Cómo hacer que Internet funcione más rápido en Windows 10

Cómo hacer que Internet funcione más rápido en Windows 10

Carlos González

La velocidad de Internet estará limitada siempre por la infraestructura. Es decir, nunca vamos a poder navegar más rápido que la velocidad contratada con el operador; ahora bien, sí es posible que estemos perdiendo velocidad en algún punto, y uno de ellos es a nivel del propio ordenador. El sistema operativo Windows 10, por diversos motivos, puede estar provocando que Internet funcione más lento de lo deseable y de lo que debería. Te explicamos cómo conseguir que Internet funcione más rápido en Windows 10 resolviendo los problemas más habituales.

Los ‘trucos’ y procedimientos que llevaremos a cabo a lo largo de este artículo, en ningún caso permitirán que superemos la velocidad de Internet contratada con el operador. Y tampoco supondrán cambio alguno sobre la instalación de red a nivel doméstico o ajeno al domicilio. Lo que sí pueden eliminar son los problemas de conexión generados por el propio sistema operativo. Es decir, que nos ayudarán a eliminar las limitaciones que Windows 10, por unos y otros motivos, pueda estar aplicando sobre la velocidad de conexión a Internet.

Cómo mejorar la velocidad de tu conexión

Reiniciar y reubicar el router

Si de buenas a primeras nos encontramos con que nuestra velocidad a Internet es muy inferior a lo que estamos acostumbrados, puede que tengamos algún problema con nuestra red. En este caso, antes de probar más cosas, lo normal es reiniciar nuestro router y comprobar si una vez que se inicia nuevamente la velocidad de conexión vuelve a la normalidad. Si no es así, entonces podemos seguir probando con las siguientes recomendaciones.

Si recientemente hemos cambiado el router de ubicación o próximo a nuestro router hemos instalado algún otro aparato electrónico con el que pueda tener algún tipo de interferencias, entonces debemos reubicarlos de tal forma que no afecte al rendimiento de nuestra conexión.

Elegir un canal que no esté saturado

Si vivimos en una comunidad grande de vecinos y hay muchas WiFi cercanas, puede que nuestra señal se vea afectada. Esto es debido a que los routers inalámbrico operan en unos canales y puede que algunos estén más saturados que otros. En este caso, podemos probar a cambiar de canal para ver si la velocidad de nuestra conexión a Internet mejora con este cambio. Existen herramientas que nos pueden ayudar a comprobar qué canales son los que están más liberados, como es el caso de WiFi Analyzer. De esta forma, podremos saber qué canal elegir en la configuración de nuestro router.

Comprueba si alguien te está robando la WiFi

Es posible que alguien haya conseguido conectarse a nuestra WiFi y esté acaparando buena parte de nuestro ancho de banda. Hay una manera bastante sencilla de saber si alguien está conectado a nuestra red, basta con desconectar todos nuestros dispositivos de nuestra WiFi y comprobar si las luces de nuestro router parpadean indicando que hay actividad.

Ahora bien, también podemos echar mano de alguna aplicación de terceros como Wireless Network Watcher. Se trata de un software gratuito capaz de escanear nuestra conexión y mostrar todos los dispositivos conectados a ella. Si encontramos alguno que no es nuestro, esto quiere decir que hay alguien más que está usando nuestra conexión y que por lo tanto, puede estar haciendo que se reduzca la velocidad de Internet.

Elimina el límite de ancho de banda en Windows 10

En la pantalla principal del sistema operativo, en la parte inferior, usa el buscador de la barra de tareas –al lado del botón de Inicio- para introducir el comando gpedit.msc, y presiona Enter o selecciona ‘Editar directiva de grupo’ que debería ser el primer resultado de tal búsqueda. Se abrirá una ventana. En la barra lateral izquierda tendremos que localizar el apartado de Configuración del equipo y, desde aquí, localizaremos el apartado de Plantillas administrativas para, a continuación, acceder a Red. Después tendremos que ir a Programador de paquetes Qos y, a continuación, a Limitar ancho de banda reservable.

Si aparece como ‘No configurado’, que es su ajuste por defecto, en principio no debería estar aplicándose ningún tipo de restricción sobre la velocidad de conexión a Internet del ordenador con sistema operativo Windows 10. No obstante, para asegurarnos de ello, y de que conseguimos exprimir la conexión a Internet al máximo, logrando la velocidad máxima, entonces clicaremos sobre la opción para que se abra una nueva ventana. En esta nueva ventana seleccionaremos la opción ‘Habilitada’ y debajo, en el apartado de Opciones, tendremos que cambiar el valor de ‘Límite de ancho de banda (%)’ de 80 a cero. Solo nos quedará pulsar sobre aplicar y ya podremos salir de aquí.

Vacía la memoria caché de DNS

Los servidores DNS son los que se encargan de resolver los nombres de dominio. Es decir, que cuando tú pones una dirección URL en la barra de navegación de tu navegador web, un servidor DNS ‘interpreta’ esta información y la relaciona con la dirección IP del servidor asociado, de tal modo que podamos ver páginas web con normalidad. En todo esto, el sistema operativo Windows 10 –y versiones anteriores también- hace un volcado de la información de resolución DNS y la almacena de forma local en una memoria caché, con la intención de reducir los tiempos de carga de las páginas web que ya hayamos visitado anteriormente.

¿Cuál es el problema? Que en ciertas ocasiones, esta información volcada en la memoria caché del sistema puede ser incorrecta, porque se haya producido algún cambio de cualquier tipo en las páginas web que visitamos. Si esto ocurre, una entrada incorrecta puede provocar que el tiempo de carga sea mayor del normal y que, por tanto, tengamos la sensación de que la velocidad de conexión a Internet es más lenta de lo que debiera. Por eso, cuando estemos experimentando lentitud, es recomendable hacer un vaciado de la caché DNS de forma manual.

Lo haremos desde la pantalla principal del sistema operativo, en la barra de tareas en la parte inferior, usando el buscador al lado del botón de Inicio para abrir Símbolo del Sistema con clic derecho, para ‘Ejecutar como administrador’. Una vez abierta la consola de comandos, sencillamente tendremos que escribir el comando ipconfig /flushdns y pulsar sobre Enter para que, de forma directa, se vacíe la caché DNS. Hecho esto, es posible que algunos de nuestros problemas de conexión se hayan resuelto.

Limpia la carpeta TEMP del sistema

La carpeta de archivos temporales del sistema se debería de  limpiar’ cada cierto tiempo, de forma automática, para evitar problemas. Sin embargo, hay ocasiones en las que esta carpeta no se vacía con la suficiente frecuencia y el ordenador empieza a mostrar signos evidentes como, por ejemplo, una experiencia de navegación por Internet más lenta de lo normal. No obstante, podemos vaciar esta carpeta de forma temporal para asegurarnos de que el rendimiento del ordenador sea óptimo.

Para localizar esta carpeta arrancaremos en la pantalla principal del sistema operativo. En la barra de tareas, en la parte inferior, al lado del botón de Inicio, usaremos el cuadro de búsqueda para introducir %TEMP%, y seleccionaremos el primer resultado que aparece exactamente con este mismo nombre. Lo siguiente será tan sencillo como abrirse una carpeta típica, con el explorador de archivos del sistema. Y dentro de ella encontraremos todos los archivos temporales que, por un motivo u otro, ha generado el ordenador.

Deberíamos proceder con precaución si no sabemos a qué programa o función corresponden los archivos temporales con que nos vamos a encontrar. Sea como fuere, una limpieza a fondo de esta carpeta y los archivos en su interior puede ayudar, y mucho, a que el sistema operativo de nuestro ordenador vuelva a funcionar con el rendimiento que debería. Algo que, aunque de forma indirecta, también afecta a la velocidad de navegación por Internet de Windows 10.

Cambia de servidores DNS

En la guía DNS 2019 puedes ver cómo encontrar los servidores DNS más rápidos. Como comentábamos anteriormente, los servidores DNS se encargan de llevar a cabo la resolución de dominio, devolviendo la dirección IP que corresponda a los servidores de una página web. Este proceso se puede llevar a cabo de forma más lenta, o de forma más rápida, y evidentemente es algo que afectará a la experiencia de navegación por Internet en términos de velocidad. Por lo tanto, si estás experimentando algo de lentitud, deberías cambiar los servidores DNS de Windows 10 por unos más rápidos.

Para cambiar DNS en Windows 10 nos desplazaremos a la parte inferior en la pantalla principal del sistema operativo, al cuadro de búsqueda de la barra de tareas, para abrir Configuración (Windows + I). Aquí nos desplazaremos a la sección de Red e Internet, y pulsaremos en este panel principal sobre la opción Cambiar opciones del adaptador. Ahora tendremos que hacer clic derecho sobre el adaptador de red en cuestión, pulsar sobre Propiedades y en esta ventana emergente navegar a Protocolo de Internet versión 4 (TCP/IPv4), y haremos doble clic sobre esta opción.

En la parte inferior seleccionaremos la opción Usar las siguientes direcciones de servidor DNS, y aquí podremos configurar de forma manual las dos direcciones que correspondan al servidor DNS que queremos utilizar en Windows que, evidentemente, serán las del más rápido que hayamos encontrado. Una vez hecho esto, podemos volver a limpiar la caché DNS para que se apliquen los cambios correspondientes, y desconectar y volver a conectar de la red –WiFi o Ethernet- para que los cambios se apliquen de forma correcta.

Evitar problemas con el navegador

A parte de algunas de las soluciones citadas, el navegador puede ralentizarse por otros motivos. Por tanto, vamos a dar algunos consejos básicos que, no obstante, pueden ayudarnos a que no se ralentice nuestra velocidad de navegación.

Mantener el navegador actualizado

Es uno de las formas más efectivas para asegurar una buena respuesta de nuestro navegador. Tenerlo siempre actualizado y activo con las últimas versiones, supondrá que la velocidad esté siempre en su nivel más óptimo y estable.

Se trata además de una buena forma de protegernos ante los ataques y acciones de los piratas informáticos. Actualizar por tanto el navegador nos ofrece también una mejor capacidad de seguridad.

Instalar las extensiones necesarias

Sabemos que las extensiones nos pueden facilitar mucho la navegación y mejorar nuestra experiencia. No obstante, en ocasiones contar con una cantidad excesiva de ellas puede ralentizar la velocidad de nuestro navegador.

Para asegurarnos una buena respuesta del navegador, debemos contar con las extensiones justas y que realmente vayamos a sacarle partido. En caso contrario, podremos exponer al navegador a una saturación de elementos que no le vienen bien.

Pestañas excesivas

Puede parecer una nimiedad, pero es otro de los aspectos que provoca que nuestro navegador se ralentice. Mientras más cantidad de pestañas y ventanas se encuentren en uso, mucho peor. Sobre todo si, como ocurre en muchos casos, estamos usando algún equipo con los recursos un tanto limitado. Lo mismo ocurrirá con el caso de una velocidad de conexión baja o media. Muchas pestañas también provocarán en este caso una ralentización del navegador del PC.

Tener controlados los virus

Ya lo hemos citado anteriormente. Los intrusos y piratas informáticos aprovechan cualquier resquicio para atacar redes, datos o equipos. Mantener nuestro equipo protegido y actualizado con una licencia antivirus es una de las mejores formas que asegurar una buena y óptima velocidad de navegación. Asimismo, a veces descargamos e instalamos ciertos programas que pueden contener malware, aunque nosotros no seamos conscientes de ellos.

Conectarse a redes de 5GHz

Buscar la efectividad en este sentido se alcanza haciendo pruebas. Si tienes un router WIFI que emite en bandas de 2,4 GHz y de 5 GHz, lo ideal es conectarse a cada una y cotejar la velocidad que obtenemos. Las redes que funcionan a 5GHz son evidentemente mucho más rápidas. No obstante, el alcance efectivo de las mismas es menor.

Así, primero nos conectaremos a una y haremos lo propio con la segunda. Si nuestros dispositivos inalámbricos se encuentran dentro del radio de acción de la banda de 5GHz, debemos aprovechar lo máximo posible la velocidad que tenemos a nuestro alcance. Si no es la contratada real, cuanto menos que sea mayor a la lograda desde la red de 2,4GHz.

Cómo saber la velocidad de tu conexión a Internet

Puedes notar que Internet funciona lento, o que funciona rápido. Pero no hay forma más objetiva de conocer la velocidad de conexión a Internet que ejecutando un test de velocidad. Con esta herramienta, tu ordenador recibirá datos de un servidor en un primer paso para conocer la velocidad de descarga; y a continuación los enviará al mismo servidor para que puedas saber la velocidad de subida. En todo esto se medirá también el tiempo que tarda en llegar el primer bit, de tal modo que puedas conocer la latencia de tu conexión de Red.

La velocidad te será devuelta en megabits por segundo o Mbps, mientras que la latencia o PING se conoce en milisegundos o ms. Este test de velocidad de conexión a Internet es el que nos sirve para conocer si estamos navegando a tanta velocidad como hemos contratado con nuestro operador de telecomunicaciones, o si por algún motivo estamos perdiendo parte de la capacidad de la conexión. En redes ADSL es normal que la velocidad sea ligeramente inferior a la contratada, pero con un servicio de fibra óptica deberíamos recibir incluso algo más de lo contratado.

Por supuesto, todo esto también depende de que estemos conectando con el dispositivo por WiFi, que tiene capacidades más reducidas, o por cable. Ejecutar un test de velocidad de conexión a Internet nos puede ayudar a identificar problemas con la conexión a Internet. Si estamos tratando de conseguir que la conexión a Internet funcione más rápido en Windows 10, entonces es recomendable hacer una de estas pruebas antes de empezar con el proceso, y cuando hayamos terminado con los pasos recogidos en este artículo, entonces también deberíamos volver a hacer el test de velocidad para ver si las cosas han cambiado, o si los problemas de velocidad se deben a otros factores.

Qué hago si todo esto no funciona

Si todos los procedimientos anteriores no consiguen que Internet funcione más rápido en Windows 10, entonces es muy probable que la lentitud en la navegación por la Red no tenga que ver con el sistema operativo de tu ordenador. Se deberían revisar posibles problemas en la instalación doméstica, relacionados con el router, el cableado o la instalación de WiFi. De hecho, se podrían incluso revisar posibles problemas en los componentes de hardware del propio ordenador, si el resto de dispositivos sí que navegan a máxima velocidad. El adaptador de red podría estar aplicando restricciones por sus propias limitaciones técnicas o por algún problema.

Y en caso de que a nivel doméstico todo esté funcionando correctamente, entonces deberíamos consultar con nuestro proveedor de servicios de Internet. El operador de telecomunicaciones con el que tengamos contratada la conexión a Internet nos puede ayudar a resolver problemas relacionados con la velocidad de conexión a Internet.

Aceleradores de Internet

BASpeed

Este programa nos ofrece varias herramientas para optimizar nuestra conexión a Internet y hacer que sea más veloz. Está disponible para Windows, MacOS, Android y iOS. Monitorea nuestra velocidad de bajada y subida y regulariza lo necesario para aprovechar al máximo el ancho de banda que tenemos.

Cuenta con seis módulos para instalar que nos pueden ser de gran ayuda en este sentido:

  • BASpeed: se encarga de hacer test de subida y bajada.
  • BAPing: es capaz de hacer ping en los servidores de Internet.
  • BACalculator: calcula la velocidad máxima que tiene nuestra conexión a Internet.
  • BAOptimize: optimiza nuestra conexión a Internet.
  • BATrace: es capaz de detectar fallos en el ancho de banda de nuestra red.
  • BAMeter: es capaz de decirnos la velocidad de nuestra conexión en tiempo real.

BASpeed

SpeedConnect

Es un software para optimizar la conexión de nuestro ordenador que acelera nuestras descargas y consigue que naveguemos más velozmente. Es capaz optimizar los parámetros TCP/IP, haciendo que nuestro ancho de banda sea mejor y sea más fluido. Es un acelerador especializado en Windows por encima de otros sistemas operativos. Tiene una interfaz sencilla de entender, en la que podremos movernos entre diferentes opciones de optimización.

SpeedConnect