Claves para instalar puntos de recarga de coches eléctricos

Claves para instalar puntos de recarga de coches eléctricos

Jorge Majdalani

La compra de coches eléctricos sigue planteando dudas y preguntas, entre ellas el coste de instalación de puntos de recarga. Este, un aspecto cuanto menos interesante y necesario en el día a día, se hace bastante inevitable para recurrir a él en ubicaciones estratégicas, como en estaciones de servicio o aparcamientos… pero también es posible hacerlo cerca de nuestro domicilio.

Aunque el despliegue de puntos de recarga de coches eléctricos avanza de manera favorable en España, sigue centrado en niveles de potencia de carga lenta. Una vertiente que se quiere seguir mejorando desde los ayuntamientos y comunidades autónomas. Por esto, y como ya ocurre en otros países, es posible instalar puntos de recarga haciéndolo cerca de nuestro hogar, como en el garaje, probablemente la opción más cómoda si somos propietarios de un coche eléctrico.

Dónde podemos recargar nuestros coches eléctricos

Pasarse a este tipo de transporte, aún en proceso de desarrollo, no tiene por qué limitarnos a la hora de ponernos a conducir. Bien es cierto que en la actualidad todavía no se presentan facilidades al alcance de todos como sí ocurre con el resto de coches de combustión. Aun así, son muchas las ciudades que optan cada vez más por hacer más sencilla la labor a los nuevos conductores de este tipo de vehículos de nueva generación. Uno de ellos es a la hora de cargarlos. ¿Dónde podemos hacerlo?

Gracias a la tecnología actual, a esa pregunta sobre en qué lugar cargar tu coche eléctrico tiene muchas respuestas. Con todo, y siendo uno de los condicionantes que más interesan a la hora de utilizar un vehículo de estas características, en términos generales existen tres lugares donde se permiten recargarlos: en casa (recarga vinculada), en el trabajo, hoteles, centros comerciales… (recarga de oportunidad), o electrolineras.

  • En casa. Es el primer lugar al que nos podemos dirigir, y del que te hablaremos a continuación. Denominado como puntos de recarga vinculada para coches eléctricos, siempre nos facilitará las cosas. Si vives en una casa particular con una plaza de garaje o en una vivienda con garaje comunitario, lo más práctico será instalar un wallbox.
  • En el trabajo, centros comerciales… Bien visto como uno de los puntos estratégicos más habituales para cargar nuestros automóviles, se le conoce también como recarga de oportunidad. La recarga, en gran parte de los casos, suele ser lenta, y no está pensada para que se recargue por completo la batería. Suelen estar limitados a una serie de horas.
  • Electrolineras. De igual forma que si fueran gasolineras, estas estaciones servicio para coches eléctricos son una buena forma de hacerlo. El precio medio en las electrolineras se mantiene en torno a los 0,50 euros por kWh recargado, aunque hay variaciones dependiendo de cada establecimiento. Una recarga de 40 kWh nos arrojaría un coste de 20 euros. (tarifas de enero 2021).

El punto de carga propio, el más cómodo

Igual que sucede a la hora de cargar tu teléfono móvil, auriculares inalámbricos u otros dispositivos electrónicos, a los vehículos eléctricos les ocurre lo mismo. La única y principal diferencia es que no debemos conectarlos a cualquier enchufe en nuestro hogar como sí hacemos con ellos. Para hacerlo, nos centraremos en los que pueden ser nuestros puntos de recarga en el domicilio y su instalación.

Cuánto cuesta instalar recarga coches eléctricos

Por tanto, si vives en una casa unifamiliar o bien tienes tu plaza de garaje en una comunidad de propietarios, puedes solicitar la instalación de tu propio equipo o punto de recarga residencial para coches eléctricos. Con total seguridad, el más cómodo de los tres posibles anteriormente mencionados, y que lo hará totalmente satisfactorio para tus intereses.

Eso sí: la instalación de puntos de recarga para el vehículo eléctrico implica una mayor demanda de potencia y por tanto, hay que tomar las medidas oportunas para evitar sobrecargas y fallos en el suministro eléctrico del conjunto del edificio. Una solución viable para minimizar este riesgo es el sistema de protección de la línea general de alimentación. Este evita la fusión de los fusibles de la caja general de protección si la instalación demanda en algún momento una potencia de intensidad superior a la máxima admisible. Su forma de actuación dependerá de los modos de recarga que tenga la instalación.

¿Cuánto cuesta instalarlos?

Para su instalación, antes de nada, es conveniente saber que su coste no será igual para todos los equipos que podemos instalar. Como tal, el cargador debe estar instalada en una plaza individual, de ahí que hacerlo en el garaje suela ser la solución más práctica y cómoda para nuestros intereses.

Es sabido que gran parte de los fabricantes que venden coches eléctricos ofrecen promociones y ofertas para instalar el punto de carga en tu casa, incluso (algunos) regalan el punto de carga y la propia instalación. A veces, desde el concesionario te orientan para realizar la instalación y sobre el punto de carga que necesita tu vehículo en función de la batería del coche eléctrico. Sin embargo, no siempre el concesionario se hace cargo, por lo que se deberá contratar los servicios de un instalador electricista autorizado, así como cumplir la normativa.

Así, un punto de recarga básica para garaje particular puede ser un enchufe común como los que tenemos en casa. Esta es la opción más barata pero también la más lenta. También se puede hacer de la mano de un dispositivo fijo en la pared, como los Wallbox que, generalmente, son monofásicos. Tienen una potencia de entre 2,3 y 7,3 kW, y su coste oscila entre los 500 y 1.500 euros.

Por su parte, hay otras opciones más caras e innecesarias para uso particular. Un punto de recarga semi-rápida de 22 kW en trifásico, los de la vía pública, puede tener un coste a partir de 2.500 euros, mientras que los puntos de recarga rápida, habitualmente en corriente continua de 50 kW (los de electrolineras), tienen un coste entre 20.000 y 30.000 euros. Por último, los puntos de carga súper-rápida, con una potencia entre 100 y 150 kW (como los Súpercargadores de Tesla), tienen un coste que puede superar los 100.000 euros.

Tipos de carga

En lo que tiene que ver con los tipos de carga, así como los conectores, estos se hacen ver como uno de los aspectos clave, también porque no todos los coches pueden soportar la misma carga ni establecen los mismos conectores. En este sentido, puede haber de dos tipos: bien carga lenta o carga rápida, aunque para nuestro garaje nos centramos en dos variantes.

Instalación puntos recarga coches eléctricos

  • Recarga lenta o normal: Es la más común y la más recomendable. Perfecta para hacerlo durante la noche, la carga hace a 16 A y desde los 3,6 kW de potencia hasta los 7,4 kW. Un coche de 24 kWh podría recargarse en 8 horas.
  • Recarga semi-rápida: Se realiza con una potencia desde los 11 kW hasta los 22 kW. Con esta recarga un coche de 24 kWh podría tener llenas sus baterías en aproximadamente una hora.

Conectores y modos

En el mercado actual existen distintos tipos de conectores destinados a los coches eléctricos. Como bien ocurre con los distintos tipos de carga y equipos para su instalación, los mismos no sirven para todos por igual. Para ello, se mencionan tipos como los de Schuko o CHAdeMO, aptos para nuestras plazas.

  • Conector Schuko. El conector Schuko es un estándar europeo para la conexión de aparatos eléctricos en baja tensión con corrientes monofásicas. Diseñados para soportar corrientes de hasta 16A durante periodos cortos de tiempo, se recomienda no sobrepasar los 12A o 13A para cargas parciales, y 10A para cargas completas, sobre todo para no sufrir sobrecalentamientos. Es especial para cargas lentas o normales.
  • Conector ChadeMo. Se trata de un conector para realizar recargas rápidas en corriente continua, diseñado para soportar hasta 50 kW de potencia y una intensidad de 125 A de corriente continua. La mayoría de vehículos eléctricos japoneses disponen de este conector para posibilitar las recargas rápidas

En cuanto a los modos de carga para la instalación de nuestros coches eléctricos, estos servirán para la que el vehículo e infraestructura de recarga estén comunicados. A través de los sus tres modos (cuatro dependiendo del equipo), se puede controlar el estado de la recarga, cuánta potencia debe transmitirse del punto de recarga al coche y saber si hay algún problema, así como que el sistema pueda interrumpir la transmisión de energía. A más modo de carga, el nivel de comunicación será mayor.

Requisitos para la instalación

A la hora de realizar la instalación, es preciso conocer que contamos con el Real Decreto para regular los puntos de carga en el que trabaja el Gobierno. En él, se establece la obligación de que los edificios de nueva construcción y los que sufran una intervención importante cuenten con una precanalización de cableado para el 100% de las plazas de aparcamiento adscritas, en el caso de edificios residenciales privados, y para el 20% de las plazas en el resto de edificios.

Ahora bien, ¿debemos tener en cuenta algo en particular para su disposición? Más allá de ponernos en contacto con el electricista y con la comunicación a los vecinos, esto en caso de ser un garaje comunitario, no necesariamente. La comunidad no podrá oponerse a la instalación, aunque será el interesado quien pague la instalación y la energía que consuma. Si es para una vivienda unifamiliar, es más sencillo: dónde, cuándo y como tú decidas. El tiempo de instalación es de unos pocos días.

Entre las condiciones para instalar los puntos de recarga para nuestros coches eléctricos, sí es necesario que exista un punto de suministro a 230/400 VAC dotado de conexión a tierra, con cuadro general de mando y protección y equipo de medida. Por norma general, se suele realizar una conexión desde el contador, sobre todo porque la distancia a la plaza de garaje es menor que si se realiza desde el cuadro general de mando.