¿Qué impuestos pagan los coches eléctricos?

¿Qué impuestos pagan los coches eléctricos?

Jorge Majdalani

Uno de los puntos más a considerar a la hora de comprar coches eléctricos está en que su precio, IVA y otros impuestos lo hacen una de las adquisiciones más elevadas que una persona o familia se ve a desembolsar. Actualmente, y únicamente por detrás de ser dueño de una vivienda, enrolarse para hacerse con un vehículo electrificado está muy sujeto a cargas impositivas,

En más de una ocasión suelen aparecer elementos externos, más allá de promociones, que pueden indicar si conviene adelantar la compra de coches eléctricos, como puede ser el IVA (hoy del 21%). Es el caso del momento actual. De cara a 2021 hay a la vista ciertos cambios normativos que podrían hacer por abaratar el mercado. Porque sí: comprar un coche y pagar impuestos parece algo indisoluble.

Los coches eléctricos suponen cargos de impuestos

Se presenta como algo que tiene que ir necesariamente de la mano, y no de una forma demasiado agradable para nuestro bolsillo. Todos sabemos (más o menos) cuánto pagaremos de impuestos al comprar un coche de combustión entre el IVA, impuesto de matriculación, impuesto de circulación, los impuestos que gravan la gasolina y un enorme etcétera, pero… ¿qué pasa con los coches eléctricos? ¿Pagan tantos impuestos? ¿De qué forma?

El sector automotriz lleva años buscando una solución, un vehículo que sea eficiente y a la misma vez no contaminante. Como es el ejemplo de Toyota. Y es que la marca japonesa patentó, en 1974, la tecnología híbrida con el primer modelo presentado en 1997. Este momento histórico ha sido clave en la lucha para sacar al mercado los innovadores coches híbridos y eléctricos.

Cada día más fabricantes del sector se unen a esta iniciativa. Hoy en día, muchas marcas de vehículos están diseñando este tipo de automóviles. Ciertamente está en pleno auge, por ello, el coste es algo elevado. También hemos notado cómo el gobierno intenta incentivar la compra y uso de estos, al implementar planes como es el Renove o el Moves. Estos planes ofrecen ayudas, ya sea para actualizar un vehículo con ciertos años de antigüedad, u ofrecer ayudas monetarias para poder adquirir un coche más respetuoso con el medio ambiente y además que cuente con las últimas tecnologías.

21% de IVA para comprar un coche eléctrico

Más allá de que sea una de las alternativas más favorables para el medio ambiente, su coste sigue siendo bastante elevado. De igual manera se debate sobre el tema del IVA de los coches híbridos y eléctricos, que hasta la fecha se mantiene en un 21%. En el caso de que lo adquieran personas con movilidad reducida, se reducirá al 4%. Y es que, el precio de los coches aumenta al tratarse de un vehículo que cuenta con la última tecnología.

Impuestos circulación IVA coches eléctricos

O lo que es lo mismo: al comprar nuestros coches eléctricos deberemos abonar un 21% de IVA en forma de impuestos. Además, teniendo en cuenta la diferencia entre el 21% que actualmente tienen, o los IVA reducidos, el coste final podría ser significativamente más bajo. De hecho, desde hace varios años, el sector de automoción lleva pidiendo al Gobierno una reducción del IVA del 21 al 10 por ciento. Esto para impulsar de esta forma la compra de un tipo de vehículo que sigue siendo poco accesible para la mayoría.

La posibilidad de eliminar el IVA entre los impuestos a los coches eléctricos no es nueva. En países como Noruega, la compra de estos tiene menos carga fiscal y desde otros países de la Unión Europea ya se ha planteado esta opción en el pasado. El último en hacerlo ha sido Bruno Le Maire, ministro de Economía francés, quien en una reciente entrevista defendía los «incentivos a la compra de vehículos limpios». Entre los motivos más favorables, se encuentran que una reducción del IVA en los coches eléctricos haría para acabar de asentar el crecimiento de las matriculaciones.

Los impuestos de matriculación

Y si impuestos como el IVA siguen generando polémica en el momento de la compra de coches eléctricos, hay otros como el de matriculación de los que también se ha buscado una rebaja. El mismo, y como viene ocurriendo con los anteriores de combustión, es una tasa que se aplica en el momento de la compra del coche. España es, junto a Francia, Portugal o Italia, otro de los países que grava a los vehículos nuevos con el impuesto de matriculación.

Su cuantía se establece en función de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) homologadas por el fabricante, pero Hacienda quiere actualizar el baremo, de manera que los coches contaminantes paguen más. Actualmente, hay cuatro tramos que hacen diferenciarse ampliamente. Por lo tanto, y en vista a cómo sea nuestro vehículo, pagaremos una cantidad u otra.

  • Emisiones inferiores a 120 gr/km CO2. Estos vehículos eléctricos son los más provechosos, por lo que no pagan impuestos de matriculación.
  • Emisiones mayores de 120 gr/km CO2 y menores de 160 gr/km CO2. Este tipo de coches tendrán que aplicar el 4,75% del precio franco fábrica.
  • Emisiones mayores o iguales a 160 km/h. Para estos coches se deberá pagar el 9,75%. También se regula, con el mismo porcentaje, para los automóviles cuyas emisiones sean menores de 200 gr/km CO2.Emisiones mayores emisiones son mayores o iguales a 200 gr/km CO2. Estos deben pagar el 14,75% de su valor por la matriculación.

El impuesto de circulación

También llamado Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM), es el siguiente de los impuestos a los que tendremos que enfrentarnos al momento de comprar coches eléctricos. Esta, y a diferencia de la de los vehículos convencionales de combustión, es la tasa municipal anual que, en nuestro caso, tendrá hasta un 75% de bonificación para todos los automóviles eléctricos.

Esto dependerá siempre de las ordenanzas de cada municipio, ya que no en todos se aplican las mismas ventajas fiscales. Tal y como explica la ITV (Inspección Técnica del Vehículo), tiene validez del 1 de enero al 31 de diciembre del año siguiente. Lo habitual es que se cargue en el último trimestre del año, aunque cada ayuntamiento puede tener una forma distinta de su administración. Deberás abonarlo al mismo tiempo que el de matriculación. En el caso de los vehículos híbridos, éstos no pagan impuesto de circulación.

El impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF)

En el caso de tener una empresa y ceder uno de estos vehículos a un empleado, sea por motivos de trabajo o personales, los beneficiarios de la adquisición de coches eléctricos tienen también alguna que otra ventaja sobre impuestos. Tanto, que se podrán a acoger a una retribución en especie sobre el impuesto del trabajador, entre otros.

Ayudas subvenciones coches eléctricos

En este sentido, la reducción que se puede conseguir es de hasta el 30 % en vehículos nuevos que no superen los 40.000 € antes del pago de impuestos. En el caso de los autónomos, éstos también pueden acogerse a deducciones, aunque tendrán que aportar una cantidad de datos bastante amplia para ello, como facturas y otros documentos de interés general. Por su parte, las personas que no estén en ninguna de las situaciones mencionadas anteriormente se beneficiarán de algunas reducciones. De esta forma, el reglamento del IRPF especifica una reducción del 30 % para los vehículos eléctricos de batería.

Ayudas y subvenciones

Como mencionábamos, y debido a que sus precios suelen ser algo elevados debido al IVA y al resto de impuestos, el Gobierno ha mantenido una línea de ayudas con el fin de facilitar la compra de este tipo de coches eléctricos. Lo hicieron anteriormente con el Plan Renove, y actualmente con el Moves, éste último recién lanzado.

En el caso del Moves, cuenta con una dotación de 450 millones para la compra de coches nuevos. Este plan está englobado en el rescate que plantea el Gobierno a la industria del automóvil, seriamente golpeada por la crisis sanitaria. En su caso, está destinado a los que son vehículos eléctricos, híbridos enchufables y de pila de combustible de hidrógeno. La cantidad de dinero que puedes ahorrarte varía en función del vehículo, método de propulsión y autonomía, pero en ningún caso superará los 6.500 €. Así pues, dispondrás de una importante ayuda para comprar uno de estos vehículos.

En el caso del Renove, éste es una ayuda o subvención estatal destinada a la reparación o sustitución de equipos tecnológicamente antiguos con el fin de reemplazarlos por modelos nuevos y más eficientes. Este plan contaba con varias novedades respecto a los modelos que incluye. Por primera vez en varios años se podían beneficiar de él los vehículos de gasolina o diésel eficientes, los coches híbridos, los híbridos enchufables, los de gas y los eléctricos.