A fondo: todo sobre los coches eléctricos de la Fórmula E

A fondo: todo sobre los coches eléctricos de la Fórmula E

Jorge Majdalani

Una de las competiciones que más está llamando la atención en el mundo de los coches eléctricos es la Fórmula E. Una categoría de monoplazas 100% eléctrica que ha dejado a un lado los motores de combustión tradicionales para ser utilizados, únicamente, mediante las baterías y sistemas eléctricos. Esto, para dar una imagen totalmente renovada de las carreras de coches actuales y adentrarse con buen pie en el futuro en el desarrollo de nuevas tecnologías.

La Fórmula E nació de la implementación de un cambio ecológico y moderno de las que son las carreras automovilísticas de la actualidad. Con el gran espejo de la Fórmula 1, hay quien llevaba tiempo imaginando que más tarde o más temprano la hegemonía de los coches de combustión interna llegaría a su fin. Ello abriéndose entonces paso otro tipo de tecnologías alternativas, con la electricidad como protagonista.

De hecho, a principios de la década pasada, la FIA ya empezaba a hablar de que quería carreras de coches eléctricos antes de dar paso a esta Fórmula E. Y así también se soñaba para el futuro con una competición internacional de alto nivel con coches movidos por la electricidad, y no por la gasolina. De esta manera empezó a figurar la idea de esta competición para que en 2014 se hiciera realidad. Coches de competición eléctrica como contrapunto con la Fórmula 1, que sigue considerándose la categoría reina de todas las competiciones de motor.

Qué marcas compiten

Inconfundibles por la peculiaridad de su sonido, los coches son regidos por los actuales Gen2 EVO, -la tercera generación-, que son un tipo de monoplazas de los que, gracias a su gran atractivo con el paso de los años y a su gran formato, son muchos los fabricantes que han decidido embarcarse en esta Fórmula E de coches eléctricos para su futuro verde. Esto se ve como la principal diferencia entre la Fórmula 1, aquí con cada vez más equipos privados que llenan la parrilla y menos constructores o motoristas.

Así, la Fórmula E mantiene un total de nueve fabricantes (Jaguar, Nissan, BMW, Audi, Porsche, BMW, Mercedes, DS y Mahindra), lo que hace que sea una plataforma de competición donde proveedores de movilidad y fabricantes internacionales de automóviles prueban y desarrollan las tecnologías relevantes para la industria. Embarcados en su quinta edición, han sido varias las marcas y equipos privados que buscan hacerse un hueco en la categoría de estos coches eléctricos para los próximos años. Uno de ellos es McLaren, quien, junto a Aston Martin o Bentley, estudian su entrada en unos años vista.

El coche de Fórmula E: monoplaza Gen2 EVO

El monoplaza se denomina Gen2 EVO, producto de un gran trabajo de desarrollo de años por parte de la categoría y sus proveedores, lo que significó un avance sobre los dos primeros coches que abrieron la categoría, demostrando en las características del mismo que representa a un verdadero coche de competición. En cuanto a la velocidad máxima, el Gen2 EVO se acerca a los 300km/h y tiene un aceleración de 0 a 100kmh de 2.8 segundos más rápida que su antecesor, a la vez que su potencia tope 250 kW, o lo que es lo mismo: más de 50kW más que el Gen1.

Sin embargo, el avance más destacado llegó por el lado de la batería del Gen2, provista por McLaren, que tiene el doble de duración que la del coche anterior, permitiendo que los pilotos puedan completar una distancia de carrera sin la necesidad de cambiar de vehículos, como sucedía en el pasado. Algo bastante particular de este tipo de carreras es que estos tienen un nivel de frenada regenerativa, la cual, al frenar, éste transforma la energía cinética que posee el vehículo en energía eléctrica, almacenándola en las baterías y utilizándola posteriormente para alimentar los diferentes elementos del mismo. Además, y como otra de las características más singulares de estos coches de Fórmula E Gen 2 EVO, es que han permitido ampliar su capacidad. Respecto a la potencia, también se amplió el límite a los 250 kW, equivalente a unos 340 CV.

Coches eléctricos Fórmula E Jaguar

El sistema de baterías

En este sentido, hablamos de la Fórmula E como coches eléctricos de una generación alejada completamente de lo visto anteriormente. Se enfoca en una de las bases conceptuales de diseño de estos monoplazas: su concepción modular. Esta permite que año tras año los equipos puedan ir desarrollando diversos módulos del coche. Esto para intentar exprimir al máximo la tecnología eléctrica que repercutirá en el parque de coches eléctricos que poco a poco van poblando las calles de nuestras ciudades.

En ellos tenemos un elemento esencial que no es otro que la batería. Un elemento aún estándar suministrado para todos los equipos de la parrilla, actualmente conformada por 24 coches de 12 equipos. Estas baterías, que son suministradas por Mclaren Applied Technologies, suministran 800 W con un total de energía de 52 kWh, evolución de las iniciales de 28 kWh que surgieron para los llamados Gen1 de 2014.

El sistema de carga que se utiliza en estos Fórmula E es el Enel X Juice Pump80 FE, cargador diseñado de manera específica para el campeonato. Es capaz de cargar las baterías de un monoplaza en 75 minutos. Los monoplazas pueden emplear esta cantidad total de energía a un ritmo de potencia determinado por reglamento y estrictamente monitorizado en continuo por la FIA mediante la telemetría de los coches.

Gestión de la energía

Probablemente, el aspecto más importante para el piloto a la hora de llevar el coche. Y es tener una buena gestión y saber aprovechar al máximo la energía en carrera permitirá avanzar puestos y estar lo más cerca posible de la victoria… a quedarse atrás del pelotón. Porque pilotando al máximo todo el tiempo y exprimiendo los 250 kW que el monoplaza entrega en carrera, podría colocarse en cabeza y distanciarse del resto de rivales.

Pero la energía de su batería se consumiría antes de cruzar la bandera de cuadros. De esta forma, mientras compite en los estrechos circuitos urbanos de la Fórmula E, el piloto debe tener un ojo puesto en la gestión de la energía y tratar de ahorrar y recuperar tanta electricidad como sea posible, siempre asesorado por el equipo de ingenieros y sus decisiones estratégicas y simulaciones. Para hacerlo, debe levantar el pie del acelerador… Pero sólo al final de las rectas, justo antes de la frenada, y accionar una palanca para activar la regeneración de la batería.

Chasis coches eléctricos Fórmula E

El chasis: medidas y coste

Como tal, uno de los principales enfoques de la Fórmula E que hacen que estos coches eléctricos sean tan diferentes a los Fórmula 1 y resto de monoplazas es en cuanto a chasis. Si bien los de la categoría reina tienen un peso de 746 kg y una longitud de alrededor de 5,400 mm, estos Fórmula E lo aventajan por 20 centímetros. De igual forma lo hace en el peso al sobrepasar al del Gran Circo por 198 kilogramos.

Construido por Spark Technology, es igual para todos los equipos. Tiene un aspecto futurista que le ha llevado a ganarse el apodo de Batmóvil. Como toda nueva generación de monoplazas bajo reglamento FIA, incorpora el Halo, un arco de seguridad para proteger al piloto de posibles accidentes, y que además lleva un juego de luces LED que se iluminará durante el uso del “Attack Mode” o del “Fanboost”. En cuanto a los precios, el coste total de un monoplaza de Fórmula E  ya «listo para competir» no supera los 817.300 euros, esto tal y como marca el reglamento de la FIA, mientras que el tope para la unidad potencia será de 250.000 euros.