Volkswagen Golf 8: el icónico modelo se transforma en híbrido

Dentro de la variante híbrida, uno de los coches que más están gustando en la actualidad es el Volkswagen Golf, en concreto su número 8. Este, datado del 2019, es la séptima generación del clásico compacto alemán. Un vehículo con motorización HEV que se presenta hoy en día como la alternativa ‘low cost’ al GTI. Bien posicionado en cuanto a cifras de ventas en España, conocemos su ficha técnica.

El del Volkswagen Golf 8 2019 era, probablemente, el lanzamiento más esperado del año. Ya no solo porque debutaba con motorizaciones híbridas, sino porque la marca lo había anunciado a bombo y platillo como el coche estrella del momento. Y la verdad es que no le faltó razón al fabricante: en todo 2020 matriculó cerca de 312.000 unidades en Europa, mientras que en España lo hizo con algo más de 400.

El mismo es la evolución que ha ido encaminado desde 1974 y de haber ido transformándose generación tras generación. Esta, que no la última, tiene un aspecto muy similar a la anterior, pero con ciertos matices que hacen de él un coche totalmente atractivo… y no solo por su silueta, que también, sino por sus altas cualidades prestacionales.

Así, y aunque la marca lleva años aplicando la premisa de «si algo funciona, no lo cambies», con el Volkswagen Golf 8 se escribe de la manera más completa. Se sigue asentando sobre la plataforma MQB, una de las más utilizadas por la marca y presente en modelos como el T-Roc o el Tiguan. Contando con tres niveles de potencia (110 CV, 130 CV y 150 CV) el que nos atañe es el de cilindrada intermedia, que no peor rendimiento.

Este resultó ser el heredero de un icono que a sus 45 años ha ido dando saltos a cada cambio de generación. Actualmente se está comercializando la versión del 2021, la siguiente a este modelo. Entre los rivales con los que podemos medir a este Golf 8 destaca el Ford Focus, el Honda Civic, el Renault Mégane, el Opel Astra y el Seat León, entre otros. Una firme y feroz competencia que presta todavía más valor a este de Volkswagen.

  • Tipo: híbrido convencional (HEV).
  • Año de fabricación: 2019
  • Precio: 28.500 euros
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 130 CV
  • Aceleración: 9,2 segundos/100km/h

Versiones

Empezando por las versiones que podemos encontrar en este coche (más allá de la híbrida que desgranaremos), vemos que la firma de VW ha buscado con él no quedarse atrás en la carrera de la electrificación. Ante esto, el superventas alemán da un enorme salto tecnológico que se refleja, sobre todo, en la evolución de los motores.

Ante él veremos cinco versiones híbridas (tres microhíbridas y dos enchufables). Pero no es lo único que distingue al Golf 8. Su gran novedad en el capítulo de los motores está en el que nos atañe: su nueva versión de hibridación suave, también conocida como Mild Hybrid.

Este se presentó entonces con dos potencias: una de 110 y otra de 130 CV, la que presentamos. Aunque no es una conducción totalmente eléctrica, sí tendremos un apoyo electrificado a muy baja velocidad (estacionamiento y arranque). Lo que sí permite también es evolucionar aún más la conducción por inercia.

En la gama hay otras posibilidades. Una es la pura de gasolina, un bloque que no tiene hibridación ligera y se ofrece en dos niveles de potencia: con 131 y 150 CV. También se mantiene otra desde el lado diésel, aquí un único bloque de gasóleo que está disponible en dos potencias: 116 y 150 CV.

Diseño

Hace tiempo que un modelo deja de ser el resultado de una sola mente. Y un buen ejemplo lo hemos podido conocer de la mano de Volkswagen. Con este número 8, el modelo se viste con una elegancia reconocible como en todos los casos de la mítica generación. Así, y a diferencia de las generaciones anteriores en donde la evolución no era tan drástica, el Volkswagen Golf 8 deja en claro que se trata de un automóvil bien distinto.

Exterior Volkswagen Golf 8

Si bien guarda la esencia vista desde su nacimiento en la década de 1970, esta vez el hatchback tiene una apariencia mucho más dinámica y elegante. En la vista lateral se puede reconocer la estética de siempre, pues apenas hay cambios, al igual que en la zaga. De perfil destacan los nuevos diseños de llanta y también esa característica forma del pilar C, mientras que en la trasera hay unos pilotos LED de nueva hornada, algo más estrechos y estilizados que los anteriores.

En este llaman mucho la atención los faros delanteros, mucho más alargados y estilizados que nunca, nada que ver con los legendarios faros redondos de los primeros modelos o los rectangulares de coches como el 3. En definitiva, sigue una línea continuista respecto a su predecesor, si bien la parrilla se estrecha y los grupos ópticos son ahora mucho más agresivos. El radiador inferior pierde todo elemento divisor para ser un único conjunto. Mide 4,284 metros de largo, 1,7 metros de anchura y 1,4 de altura.

Motor y baterías

El que estamos explorando en profundidad es un híbrido suave que se da en un bloque de 1.5 y 130 CV. Su funcionamiento es bastante funcional, el cual se adapta a todos los tipos de conducción, más si venimos de un coche totalmente de combustión. Es recomendable para aquellos que suelen tener conducción suave y no requieran de fuertes aceleraciones.

Va asociado, sí o sí, al cambio automático DSG de siete relaciones y lo mejor de este bloque es sin duda su consumo, bastante comedido, como veremos seguidamente. Y es que, es este tipo de sistemas, los de Mild Hybrid, los que mejor contribuyen al ahorro de consumo y emisiones. Este híbrido estará conectado un generador y un pequeño motor eléctrico que ayudará al térmico en las fases de mayor requerimiento de potencia.

Mientras, sus baterías son de iones de litio de 48V. Así, esta generación del 2019 se celebra lo celebra con la tecnología mild hybrid de 48 volts y la última generación de motores TSI. Esta mecánica que ha desembarcado en la gama Golf 8 está disponibles para los dos únicos niveles de acabado que podemos elegir: Style y Life, que se adentran también en los diferentes niveles de equipamiento a elegir.

Consumo

Con todo, la versión híbrida de 130 CV con cambio automático DSG es, probablemente, la versión más acertada para el público que no requiera demasiada potencia, pero tampoco quedarse corto, de ahí que sea muy recomendable (no por nada se viene situando entre los más vendisos). Y es que este modelo combina una cifra de potencia elevada con un consumo que puede llegar a sorprender por lo bajo.

Volkswagen Golf 8 2019 híbrido

En este sistema, la energía que se recupera con la frenada regenerativa se almacena en la batería de iones de litio de 48V, que es la que alimenta la red de abordo de 12V y acciona el alternador de arranque. Esta máquina eléctrica hace las veces de alternador y motor de arranque, pero al mismo tiempo funciona como un motor eléctrico pequeño y ligero.

Con cifras en la mano, el consumo medio se sitúa entre los 5,5 litros a los 100 km y los 5,9. De todas formas, la marca asegura que con el mecanismo de 48 voltios, el Volkswagen Golf 8 podrá llegar a ahorrar unos 0,4 l/100 km. Esto, si lo situamos en comparativa con otros modelos similares, lo podemos ubicar entre el Hyundai Kona híbrido (5,4l/100 km) y el Toyota Camry (5,8 l/100 km).

Asimismo, el motor de combustión se desconecta tantas veces como resulte posible cuando se activa la conducción ‘a vela’ o el sistema Stop/Start. Es posible en los modos ECO y Comfort.

Interior y acabados

En el interior la calidad habitual, pero ahora salpicada de un aire tecnológico y digital que borra de un plumazo la sobriedad que siempre ha caracterizado al compacto alemán. Y todo sin perder ese arte tradicional. Con una habitabilidad igual de buena que siempre, en este Volkswagen Golf 8 híbrido se presenta muy bien un acceso directo con cinco mandos utilizados habitualmente. Todos están agrupados bajo la pantalla central para reducir tiempo y distracciones.

Interior Volkswagen Golf 8 híbrido

A su vez, contaremos con una Digital Cockpit y pantalla central de 10 pulgadas, palanca de cambios electrónica, llave digital con el móvil, wireless App-Connect sin cable… y un sinfín de avances para todo un ecosistema digital que termina de rematar el gran trabajo mecánico. Sus sistemas también se pueden accionar a través de comandos de voz o bien desde unas teclas de contacto digital.

Estas permiten modificar tanto el volumen como la climatización del vehículo ya sea a través de pulsaciones o deslizando los dedos por encima ellos a modo de barra. A su vez, el habitáculo se realza con un minimalismo superior y novedoso de la mano de su consola flotante, gracias a la utilización de un pequeño selector de cambios del sistema Shift by Wire.

Es un componente completamente automático y no cuenta con piezas mecánicas, por lo que esta palanca (sumamente pequeña) y deja mucho espacio para colocar objetos. Donde tampoco cambia su maletero, tan espaciosos como siempre. Aquí se cubican 380 litros, una gran superficie que se ve superior a la de muchos de sus rivales, que tiene hasta 370 litros. 

Equipamiento

Como mencionábamos, la elegancia de su exterior se refleja perfectamente bien en todo su interior. Y eso lo vemos con sus buenos niveles de equipamiento, que permiten que luego le sumemos otros extras. Lo que vemos es que con este Golf 8, Volkswagen hizo por reconfigurar completamente la gama hacia estos elementos y accesorios.

Estos son Golf, Life y Style, que dejan atrás los de Trendline, Comfortline y Highline. A las nuevas líneas le acompaña también una versión deportiva, la R-Line. De serie tenemos la Golf. Esta es la que equipa al 8 con elementos como: faros LED y grupos ópticos traseros LED, arranque sin llave, instrumentos digitales y un sistema de infoentretenimiento de 8,25 pulgadas.

Multimedia

También están los servicios móviles y las funciones online de We Connect y We Connect Plus, volante multifunción, climatizador automático, y el sistema de aviso de salida del carril, denominado por Volkswagen como Lane Assist. Encontramos también el equipamiento Life.

Este es el que añade llantas de aleación de 16 pulgadas, una iluminación ambiental exterior con proyección del logotipo en el suelo, una interfaz para la carga inductiva del smartphone, una iluminación ambiental interior en 10 colores y un reposabrazos central delantero. Todo, además, de las luces de autopista y de ciudad activadas automáticamente.

Por último está el Style, que es el equipamiento superior y añade detalles como las llantas de aleación de 17 pulgadas, elementos adicionales cromados en el exterior, asientos deportivos delanteros con bandas centrales de los asientos, volante y pomo de la palanca de cambios de cuero, iluminación ambiental interior en 32 colores y faros LED con luz de viraje.

Extras

Por otra parte, y siempre que el conductor lo desee, podemos optar por una serie de extras que se antojan perfectas para completar nuestro vehículo, si bien los diferentes niveles de equipamiento otorgaban un conjunto muy bien definido y cumplido.

Por tanto, y siempre que el conductor lo desee, se puede complementar aspectos como el tablier digital, esta vez un head-up display con realidad aumentada para interpretar las señales del navegador y los datos clave del vehículo. Ello se ve con las funciones de realidad aumentada, que interactuarán con una banda lumínica interior para advertir de peligros o ayudar a dirigir al conductor.

Ante esto, también podemos agregar un elemento distintivo como es la compatibilidad del sistema multimedia con Apple CarPlay y Android Auto. Aunque de serie este Volkswagen Golf 9 no permite recibir actualizaciones remotas, sí que hace porque podamos integrar una conectividad a internet.

Mantenimiento

En cuanto al mantenimiento, este es un apartado que sorprenderá a más de uno. Es verdad que puede asustarnos el hecho de llevar dos motores; pensamos que habrá que ocuparse el doble del coche. Sin embargo, el sistema híbrido no implica un mantenimiento extra.

Frontal

Sí, claro, habrá que revisarlo cuando le toque, al igual que un vehículo con motor gasolina o diesel, realizando el cambio de aceite y filtros a los kilómetros que el fabricante recomiende, pero no más a menudo ni con revisiones más costosas. Por ejemplo, coches como este Golf de hibridación suave no tienen correa de distribución ni tampoco embrague, permitiendo un ahorro extra al no tener que sustituir estos dos elementos.

Asimismo, los frenos suelen durar más kilómetros, se utilizan menos, puesto que, para frenar, antes de recurrir a los frenos hidráulicos, se opta por el frenado regenerativo. Gracias a esta tecnología, las pastillas de freno duran de media más tiempo que las pastillas de los coches con frenos convencionales. E, incluso, consumen un poco menos de aceite en el motor. A partir de ahí, solo habrá que ir revisando cada año o 15.000 kilómetros aspectos como el cambio de aceite, el cambio del filtro del aire o la revisión de la presión de los neumáticos.

Garantías

Ahora bien; a la hora de efectuar su compra, aparece un aspecto importante: ¿Qué garantías nos ofrece Volkswagen con este número 8? Pues la realidad es que no se diferencia nada del resto de modelos. Se trata de una garantía que dura dos años (sin añadir más a lo que dicta la ley) y no tiene límite de kilometraje.

Cubre la reparación de los daños que haya sufrido el vehículo, ocasionados por un fallo de fabricación. Es decir, se descartan gastos de mantenimiento o de desgaste, a no ser que sea una avería prematura de algún elemento.

¡Sé el primero en comentar!