Volkswagen e-Golf: un eléctrico asequible y de buena autonomía

Volkswagen siempre ha tenido con este clásico modelo la gran intención del mercado, y ahora ha sabido evolucionarlo para convertirlo en un e-Golf enteramente eléctrico, y que se hace como uno de los coches más interesantes del momento. Se da como un modelo evolutivo en pequeñas dosis de sus predecesores y resto de versiones, pero del que funciona muy bien en muchos aspectos. Con un precio bastante asequible, conocemos su ficha técnica.

Volkswagen siempre ha presumido de sus Golf. Y con el que tiene que ver con la versión 100% eléctrica el e-Golf, la firma tiene con él una baza muy interesante para todo aquel que busque hacer su incursión en la variante, siendo también una opción muy factible para aquellos que hayan usado en algún momento los de tecnología híbrida convencional, HEV.

En este aspecto, contamos con un modelo que no se diferencia excesivamente de sus homólogos ni hermanos mayores. Realmente, se ve como un paso adelante de los de su generación anterior, especialmente de los de gasolina, pero sin distanciarse de manera radical o a gran vista de lo que sí lo hacen otros modelos de la casa.

Lo que sí puede reconocer a grandes rasgos es la buena alternativa mecánica que se antoja con el mismo, el cual se armoniza con unas prestaciones y rendimientos muy completos para todo tipo de usuarios. Asimismo, con ese e-Golf llegó en el pasado 2020 una buena oportunidad para desmarcar y alejar a la firma de Volkswagen de toda la polémica referida con el ‘Dieselgate’ que tanto les afectó.

La segunda (y última) generación tecnológica del Golf eléctrico viene con una autonomía mayor, más potencia, nuevos detalles de diseño y un mundo interior digitalizado. Esto, unido a unos precios no demasiado elevados, lo convierte en un modelo muy jugoso para aprovechar de la mejor manera. El mismo monta un sistema de propulsión electrificado que entrega 100 kW (136 CV) y ofrece una autonomía real de 300 kilómetros. Sus máximos rivales son el Citroën ë-C4 y el Nissan Leaf.

  • Tipo: 100% eléctrico
  • Año de fabricación: 2017-2020
  • Precio: 25.000 euros
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 100 kWh
  • Autonomía: 300 km
  • Aceleración: 9,6 segundos/100km/h

Diseño

El primer punto tiene que ver con su diseño, que a simple vista no es otro que el que ya estamos acostumbrados en los siempre míticos Golf de toda la vida. Sin embargo, también es verdad que con él se reflejan algunos detalles interesantes que le dan ese toque de vistosidad que tanto gusta en este tipo de modelos más compactos para el día a día urbano.

Así, y conformándose como un modelo con técnicas de vanguardia, también en su exterior, se da con unas líneas muy bien pronunciadas en las que destaca su presencia frontal y diversos pequeños aportes en la zona de la trasera, sobre todo en distancia de las versiones convencionales o híbridas.

Por tanto, al respecto, podemos decir que lo mejor del e-Golf de Volkswagen es que no parece un coche eléctrico. Si bien es cierto que estos años la tendencia de hacer coches eléctricos con un diseño discutible ha empezado a cambiar, durante mucho tiempo los fabricantes nos habían acostumbrado a que el concepto de coche eléctrico equivalía necesariamente a un coche pequeño y con formas extrañas… y nada que ver.

Asimismo, esta versión (la de 2ª generación) está equipada con la última tecnología. Lo vemos en sus faros full LED que reducen considerablemente el consumo de energía, mejoran la calidad lumínica y tienen una vida útil superior a los convencionales; llantas de aleación Astana fabricadas con material ultraligero, ópticos traseros LED de diseño deportivo… en definitiva, mires por donde lo mires, el e-Golf representa un concepto de diseño alternativo.

Versiones

Al respecto, y como se centra este modelo, contamos con alguna especificación más allá de la enteramente eléctrica. De hecho, en lo que concierne a la tecnología electrificada, contamos con dos vistas: una primera generación, la del 2017, y otra más reciente, la del 2019-2020 que se lleva hasta el día de hoy.

Versiones Volkswagen e-Golf

Pero de todas formas también hay que mencionar que existen otras variantes de este Volkswagen e-Golf. Aparte de las clásicas de combustión, también se hallan las híbridas convencionales, HEV, como es la denominada ‘8’, de 130 CV.

En la gama hay otras posibilidades. Una es la pura de gasolina, un bloque que no tiene hibridación ligera y se ofrece en dos niveles de potencia: con 131 y 150 CV. También se mantiene otra desde el lado diésel, aquí un único bloque de gasóleo que está disponible en dos potencias: 116 y 150 CV.

Para la que nos atañe, vemos que este e-Golf se observa realmente bien porque, a pesar de contar con unas motorizaciones eléctricas más pequeñas que otras de la marca alemana, se presenta en unos niveles bastante acordes para lo que tiene que ver, por ejemplo, con unos niveles de consumo bastante eficientes, como veremos más adelante. Así, la más reciente, llega con una entrega de potencia de 100 kW (136 CV).

Motor y baterías

Acercándonos y metiéndonos de lleno en su interior, conocemos que la motorización de este concepto es bastante completa. El e-Golf es un coche creado a partir del Golf de séptima generación, al que se le sustituye el motor de combustión por uno eléctrico que se alimenta de un paquete de baterías que le otorgan una autonomía de 300 kilómetros según el ciclo de homologación WLTP.

De esta forma, este modelo ha servido de avanzadilla para la marca, el cual no deja de ser una opción interesante en este momento. Monta un motor eléctrico que ofrece 100 kW, el que sería un equivalente a 136 CV, y toda la practicidad y calidad de construcción de un Volkswagen.

Este lo hace introduciendo una batería de iones de litio de 35,8 kWh de capacidad. Bajo las mismas condiciones de homologación WLTP, vemos que hay otros modelos rivales, como el Nissan Leaf (2016-2018), que lo hace permitiendo unas distancias de recorrido de hasta 250 km, por lo que este de la automovilística alemana se muestra en este sentido ligeramente superior.

Con un peso en vacío de 1.510 kg, ofrece una impresionante capacidad de respuesta, que se traduce en una aceleración de 0 a 100 km/h en unos 9,6 segundos. La velocidad máxima está limitada electrónicamente a 150 km/h.

Consumo

Bien es verdad que sus números de rendimiento tampoco es que sean altamente mayores que otros del mismo segmento, a pesar de contar con unas motorizaciones bastante simples si lo comparamos con otros de la competencia o de la misma casa. Así, este compacto tiene un recorrido aceptable, que no sobresaliente. Por supuesto, el rango será más bajo al tener que frenar y acelerar, si bien este no se reduce tanto como en los coches con motor convencional.

Volkswagen e-Golf consumo

Con todo, el Volkswagen e-Golf consume 12,7 kWh/100 km, según indica la marca. Este dato lo eleva a la tabla de los de mayor eficiencia energética de su clase. Además, ofrece una aceleración de 0 a 100 Km/h en 10.4 segundos, manteniendo un par constante durante todo el espectro de revoluciones.

Se ve de esta manera con unas cifras razonables en todos los casos y en la media, respecto al resto de rivales. En marcha, este responde a todo aquello que le podemos solicitar a un eléctrico moderno. Acelera con decisión, está bien insonorizado (a pesar de carecer de ruido mecánico) y es capaz de llevar a cinco ocupantes de forma cómoda y solvente.

Interior y acabados

El interior es uno de sus aspectos más importantes, y no por los buenos sistemas tecnológicos de los que incorpora, que también, sino por la amplitud de su espacio. Esto es algo que lo hace ganar enteros, tanto para la comodidad del conductor a la hora de ponerse manos al volante, como para el copiloto y resto de pasajeros traseros que viajen en él.

Volkswagen e-Golf interior

En él aparece esa gran tecnología e innovación, especialmente en iluminación ambiental, que hará que cada momento que se pase sea una experiencia muy reconfortante. Por su parte, y en lo relacionado con la tapicería, podremos elegir entre varias opciones: cuero gris ‘Vienna’ perforado, cuero ‘Vienna’ perforado negro o en antracita de color negro.

En cuanto a los sistemas de manejo, Volkswagen ha dotado a este eléctrico con las últimas novedades para ofrecerte la máxima seguridad y comodidad a bordo. Por un lado, comparte las mismas tecnologías de navegador que otros modelos como el Passat, e incorpora en su interior el sistema de Discover Pro encabezado por una pantalla táctil de 9,2 pulgadas. También destaca por sus asistentes de ayuda a la conducción, entre los que está el control de crucero adaptativo, con el que mantener la velocidad y las distancias en función del tráfico.

Equipamiento

Su interior, al tener una amplia habitabilidad, también hace porque esté equipado con los mejores asistentes. Estos son los que harán que nuestra conducción sea mucho más fácil y segura. Como, por ejemplo, el asistente Front Assist con función de frenada de emergencia City Safe y detección de peatones.

Multimedia

De todos modos, es conveniente mencionar que no hay muchos equipamientos más allá del básico o de serie que integra desde fábrica. En el cuadro de instrumentos, la personalización que tenemos a nuestra disposición desde los botones del volante incluye la opción de cambiar la información que se muestra dentro del salpicadero.

Además, dispone de un sistema de navegación Discover Pro diseñado especialmente para el e-golf y está formado por una pantalla táctil en color de 23,4cm (9,2 pulgadas) que proporciona información sobre el vehículo, así como el consumo de corriente y las estadísticas de recuperación de energía.

Extras

Para los extras, y aparte del más básico, dispone del asistente de aparcamiento Park Assist de Volkswagen, el cual maniobra el e-Golf hasta aparcarlo. Finalmente, incorpora el detector de ángulo muerto que indica la presencia de vehículos a tu alrededor y controla las zonas laterales y trasera al salir de un aparcamiento.

Junto a ello se incluyen algunos agregados que van dentro de un segundo paquete. Por ejemplo, aquí se hace presente el sistema Car-Net del Volkswagen e-Golf, que reúne los diversos servicios de conectividad como Car-net Security & Service, Car-Net App-Connect y Car-Net Guide & Inform.

Además, con el Car-Net Security & Service, podremos acceder a la información más importante del vehículo desde tu smartphone, planificando citas, envío de notificaciones automáticas en caso de accidente, llamadas por averías o sistemas de alarma de robo en línea. Toda la información acerca de la movilidad en tu smartphone.

Mantenimiento

Todas las versiones de este e-Golf, así como los que portan la tecnología híbrida, son modelos con un precio de salida bastante más bajo de los que pueden ser los ID.4 o ID.3, los hermanos 100% eléctricos más pronunciados de la clase de Volkswagen, esto en comparación con otros muchos coches eléctricos que podemos analizar.

Mantenimiento

Esto se debe, principalmente, a que sin ser precisamente coches de gran envergadura se presentan de muy buena forma en el mercado. De todos modos, el que cuenten con propulsión eléctrica, un buen equipamiento, y unos motores característicos potentes y unas prestaciones generales, tampoco hace que su mantenimiento se aleje demasiado de cualquier otro de su categoría.

Así, lo que se nota es que la diferencia en el coste de este mantenimiento respecto a uno de combustión es abismal. El vehículo eléctrico, en líneas generales, es más fácil de mantener en buen estado que un vehículo convencional. Según las marcas con modelos eléctricos en sus filas, en un coche eléctrico, el mantenimiento incluye principalmente: pastillas de freno, líquidos, neumáticos, escobillas limpiaparabrisas, batería y filtro del habitáculo. Según Audi, el primer mantenimiento debe realizarse a los 10.000 km.

Garantías

Cuando compramos un coche nuevo el fabricante está obligado por ley a ofrecer dos años de garantía. Desde la fecha de la matriculación y sin límite de kilometraje, la marca tiene la obligación de reparar los defectos de fabricación y las averías mecánicas, eléctricas y electrónicas del vehículo de forma gratuita, salvo que se deban al desgaste de las piezas. Es lo que se conoce como garantía legal.

Paralelamente, los concesionarios suelen ofrecer una garantía comercial adicional por varios años más: 3, 5, 7 o hasta 10. Por norma general, se añaden nuevos servicios para hacerla más atractiva para el usuario (asistencia en carretera, vehículo de sustitución, cobertura de mantenimiento, etc) pero también puede reducirse a aspectos concretos (corrosión de la carrocería, reparaciones específicas…)

Ahí, la de Volkswagen es igual para todos sus modelos, bien sean los e-Golf, híbridos, ID.3… Así, el grupo mantiene una garantía oficial de dos años, 24 meses extensibles hasta los 48 meses (4 años). En lo que tiene que ver con las baterías, este lo hace con un tiempo de 8 años o 160.000 km, lo que antes suceda)

¡Sé el primero en comentar!