Skoda Citigo iV: el eléctrico compacto asequible de fácil uso

Con el camino marcado hacia la movilidad sostenible y electrificada, Skoda se embarcó a ello inicialmente desde modelos como el Citigo iV, un compacto urbanita de dimensiones reducidas que les dio la respuesta sobre hacia dónde podrían llevar sus conceptos de futuro. Sobre el mismo, y aunque se trata de un coche que puede traer pocas sorpresas, destaca por sus buenas autonomías, de hasta 260 km, y su gran eficiencia energética. Conocemos su ficha técnica.

Desde antes de su llegada a los coches Cero emisiones, la marca de Skoda siempre se había mantenido como un fabricante interesante por soluciones tecnológicas en materia de vehículos que se prestaban de gran atención por el público. Y eso es lo que trajeron en 2019 con el nacimiento de su Skoda Citigo iV.

Un modelo que, aunque pueda parecer lejano a los más novedosos de la propia casa checa, se presta como un automóvil de buen calibre que podemos tener en cuenta. Como tal, se trata de un coche destinado para el uso en ciudad, como nos señalan sus formas y potencias, lo que lo hace ser una elección muy segura para los recién llegados a la movilidad electrificada.

De hecho, y adentrándose en la categoría de eléctricos compactos, tiene unos precios que ya se pueden considerar asequibles, sobre todo si les restamos las ayudas planteadas desde el Moves. Son coches que al no tener que mover una gran masa de carrocería y sobre todo de baterías que sí necesitan eléctricos de mayor tamaño pueden ajustar costes y simplificar su fabricación.

El mismo está basado en el Citigo de combustión, que la marca hizo desaparecer en favor de la versión eléctrica, y del que comparte la mayor parte de sus elementos mecánicos con el Seat Mii, su rival más inmediato. El Peugeot e-208 también podría considerarse un competidor certero para el de la casa checa. Con unas potencias de 61 kW (83 CV), permite recorrer 260 kilómetros con una única carga.

  • Tipo: 100% eléctrico.
  • Año de fabricación: 2019
  • Precio: desde 13.200
  • Capacidad: 4 plazas
  • Potencia: 61 kW
  • Aceleración: 12,5 segundos/100km/h
  • Autonomía eléctrica: 260 km.

Diseño

El Skoda Citigo iV es el primer modelo eléctrico de la historia de Skoda. Una variante del urbanita pensada para sacar el máximo provecho a su mecánica de cero emisiones en el entorno en el que más destacan este tipo de vehículos: la ciudad. Y en su diseño, el primer factor a atender, la marca checa no ha arriesgado.

Lo hace manteniéndose perfectamente reconocible, aunque modificando tanto los paragolpes como la parrilla, que ahora está completamente carenada. Compartiendo plataforma con el mismo Seat Mii en su versión eléctrica y el Volkswagen e-Up!, este pequeño urbanita iV tiene unas dimensiones reducidas de 3,6 metros de largo con 1,6 metros de ancho, y se las apaña para preservar los mismos 250 litros de capacidad de carga.

Situándose en el segmento A, solo está disponible en carrocería de cinco puertas, algo esperable teniendo en cuenta que las de tres cada vez tienen menos ventas. Entre sus detalles exteriores se pueden apreciar notables semejanzas con el de combustión, pero donde ahora, en la parrilla rediseñada, se ha decidido por acoplar las luces antiniebla y luces diurnas LED de serie. En el lateral incorpora los intermitentes en las carcasas de los retrovisores, además de que luce llantas de aleación de 16 de distinto diseño en función del acabado.

Versiones

Como decimos, esta denominación ‘iV’ engloba a una serie de modelos que se presentan con tecnologías electrificadas, bien 100% eléctricas, como este Citigo, como otros híbridos e híbridos enchufables. En el caso del compacto, ha mutado aprovechando la arquitectura que ya presentaba.

Skoda Citigo iV exterior

Esta es la plataforma NSF (New Small Family) es la misma que usan sus hermanos del Grupo Volkswagen. Contamos ahora con una versión a baterías, de iones de litio refrigerada por agua, con 36,8 kWh de capacidad. A ella se le acopla un motor eléctrico síncrono que libera 61 kW de potencia. Es la única de la variante.

En generaciones anteriores tenemos la del 2018, de combustión interna, que usan dos mecánicas tricilíndricas de 999 centímetros cúbicos. Todo con propulsor que se ofrece con dos escalas diferentes de potencia: 60 y 75 CV. Ambas variantes van unidas a un cambio manual de cinco velocidades y se muestran igualmente voluntariosas.

Motor y baterías

Metiéndonos ya en sus entrañas, lo que vemos es que la mecánica de este Skoda Citigo iV no es nada extraño. Es más; lo vemos con una atención especial aunque sus cifras puedan ser más pequeñas que las de algunos de sus rivales. Es por esto que decimos que su propulsor no tiene nada que envidiar al de sus competidores con motores de gasolina.

Lo hace con un motor eléctrico que desarrolla 61 kW de potencia, o lo que es lo mismo, 83 CV. Nada mal para un coche de poco más de 1.200 kg. Lo habitual en estos casos es que lo coches con motores de combustión tengan una potencia que no supera los 70 CV. Pero esto no acaba aquí. La entrega de potencia de un coche eléctrico como el Citigo iV de Skoda, es instantánea y constante.

A través de esos 61 kW, el pequeño modelo suma los 210 Nm de par máximo con una batería de 36,8 kWh. Esta está situada en la parte inferior del vehículo con el fin de mejorar el centro de gravedad. Gracias a ella, la versión a baterías puede recorrer hasta 260 km según ciclo WLTP sin parar a recargar. Esto le permite, además, acelerar de 0 a 100 km/h en 12,5 segundos y marcar una velocidad máxima de 130 km/h.

Consumo

Uniendo todas sus especificaciones técnicas, como su sencillo motor, baterías y autonomía, es justo decir que su consumo tampoco está tan lejos de otros coches rivales, incluso de algunos de rendimientos mayores. Hablamos de un puramente eléctrico que, según lo especificado por la marca, consume 15,9 kWh a los 100 kilómetros.

Skoda Citigo iV consumo

Unos números que no son tan altos si tenemos en cuenta que sus baterías no son tan grandes. Si echamos un vistazo rápido a la lista de los coches electrificados que menos consumen, este se posicionaría por detrás del Nissan Leaf, que lo hace con unos 15 kWh redondos, y por delante del Smart Fourtwo, que registra entre 16 y 16,3 kWh. En el caso de su rival más próximo, el Seat Mii EV, el español lo hace con números bastante cercanos (14,4 kWh/100 km).

Interior y acabados

El interior del Skoda Citigo iV es sencillo y austero. Este es un coche pensado para usarlo en el día a día, en cortos desplazamientos, por lo que carece de muchos elementos que equipan actualmente otros coches, algunos de su mismo segmento. En el salpicadero, no encontramos una pantalla del sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple Carplay, sino una especie de consola con los mandos de la radio con una pequeña pantalla monocroma y el climatizador.

Sobre el salpicadero, viene de serie un soporte para sujetar un teléfono móvil, que será la única manera de acceder a un navegador y el resto de contenidos que tengamos en el móvil. Tras el volante, está el cuadro de instrumentos, tradicional, con diseño de tres esferas y una pequeña pantalla del ordenador de a bordo.

Skoda Citigo iV interior

La calidad de los acabados es la clásica, con plásticos duros que revisten todas las zonas del habitáculo, de aspecto y tacto correcto, pero bien ensamblados. El salpicadero está revestido por una moldura de plástico mejor terminada, el volante es de cuero en el acabado Style y tiene el logo iV y la palanca del cambio luce unas costuras en color verde.

Por lo demás, el cambio al concepto eléctrico no ha supuesto ninguna novedad ni en cuanto a habitabilidad para los ocupantes, que sigue siendo buena, ni en cuanto a capacidad del maletero, que sigue siendo de 250 litros.

Equipamiento

Skoda ha preparado un equipamiento muy básico pero equilibrado para el más pequeño de sus modelos. El Citigoe iV cuenta con una única línea de equipamiento denominada Citigoe iV Style. Hace referencia al acabado más alto, y gracias a él tenemos elementos muy interesantes.

Multimedia

Algunos ejemplos son las llantas de 16 pulgadas, sensor de aparcamiento y climatizador. A eso podemos sumar detalles que nos harán la vida a bordo mucho más cómoda, como la calefacción de los asientos delanteros, la radio digital, el parabrisas térmico, el control de crucero o las luces antiniebla. Además de un pequeño y discreto paquete de asistentes a la conducción.

No podemos olvidar la conectividad, tema importante en un segmento tan popular entre los más jóvenes. En ese apartado el Skoda Citigoe iV trae siempre un soporte con conectividad para dispositivos móviles de última generación. De esta forma el móvil servirá como eje central de un sistema multimedia mediante Android Auto o Apple CarPlay.

Extras

En la lista de extras contamos con algunos detalles que, sin ser del todo vanguardistas, como tampoco sucede excesivamente en su línea de interiores y equipamiento, se aprecian para dar una forma más completa al uso. Así, lo que vemos es que se puede optar por un techo panorámico o por un sistema de navegación por satélite.

Este último, denominado ‘Move&Fun’, aúna la navegación, el teléfono, la información y el entretenimiento. El sistema se desarrolló en colaboración con ‘Navigon’, la compañía alemana especializada en sistemas de navegación. Está compuesto por una pantalla táctil que, además de mostrar la información más relevante del vehículo, como la generada por el ordenador de a bordo o el sensor de aparcamiento, en caso de equiparlo, integra el sistema de manos libres, el equipo multimedia y el navegador.

Mantenimiento

Acerca de su mantenimiento, y si estamos acostumbrados a los coches convencionales, tenemos que saber que estos no sufren tanto desgaste, por lo que este será bastante menor. En el caso de este Seat, ocurre lo mismo. Los motores eléctricos no necesitan un sistema de refrigeración como los de combustión, pero sí necesitan refrigeración y, por ello, también es necesario cambiar el líquido refrigerante.

Mantenimiento

En el caso de los coches eléctricos, es cierto que se degrada menos y no se encarga de mantener frío el motor sino otras piezas en las que el calor hace mella en su rendimiento. Esto, principalmente, en el equipo donde se efectúan los cambios de la corriente continua almacenada en las baterías y la alterna que consumen y generan los motores.

Eso sí; tampoco es que no tengamos que hacerles nada. Como cualquier cosa, necesitan sus cuidados. Por esto, la firma recomienda mandarlo a revisión cada 10.000 kilómetros para comprobar los diferentes niveles de neumáticos, filtros del habitáculo, escobillas, líquido de frenos…

Garantías

Aunque hayamos visto que el mantenimiento de estos coches es bastante inferior a uno convencional, también es cierto que pueden presentarse algunos desperfectos, bien a la hora de conducir, en la mecánica… por eso la marca también ofrece dos sistemas de garantías que harán porque estemos más que tranquilos a la hora de su uso.

Por ley, el fabricante está obligado a ofrecer dos años de garantía sin límite de kilometraje. Profundizando más en el caso del compacto eléctrico checo, nos topamos con una serie de aspectos aplicables a cualquier producto Skoda. Desde la fecha de la matriculación y sin límite de kilometraje, la marca tiene la obligación de reparar los defectos de fabricación y las averías mecánicas, eléctricas y electrónicas del vehículo de forma gratuita, salvo que se deban al desgaste de las piezas.

A la vez, los concesionarios suelen ofrecer una garantía comercial adicional por varios años más: 3, 5, 7 o hasta 10. Por norma general, se añaden nuevos servicios para hacerla más atractiva para el usuario, como la asistencia en carretera p el vehículo de sustitución. La marca expresa que con el Skoda Citigo iV su ampliación está condicionada por el propio vehículo a través de los sensores que este equipa y que analiza, entre otros parámetros, nuestra forma de conducir. Los intervalos podrán sufrir un incremento periódico de como máximo 30.000 kilómetros o dos años.

¡Sé el primero en comentar!