Kia Sportage, un SUV híbrido moderno y de gran rendimiento

Desde que Kia se enroló en la variante híbrida, allá por el 2016 con su Niro, poco después asaltó el mercado con su simbólico Kia Sportage. Este es un coche que, junto a su hermano mayor, configuran lo mejor de la firma surcoreana en lo que es la tecnología híbrida convencional, la HEV. En general, estamos ante un vehículo SUV que se caracteriza por poseer grandes prestaciones a precios económicos. Conocemos su ficha técnica.

Tratándose de su cuarta generación, nada más y nada menos que 28 años, no es de extrañar cómo Kia tiene con el Sportage uno de los modelos más atractivos del segmento HEV, coches que combinan un motor de gasolina y un motor eléctrico. Con este concepto datado del 2016, dos años más tarde recibió un cambio de mecánica e imagen que lo muestran con un interés superlativo para el público.

De hecho, y aunque ya lleva su tiempo por nuestras carreteras, en la actualidad se sigue viendo entre los vehículos más buscados y vendidos. Este es el SUV de tamaño medio de la marca coreana. Se ubica por encima de su primo Stonic y de su hermano Niro. Gracias a versiones con hibridación ligera puede obtener la etiqueta ECO de la DGT, el resto de las motorizaciones tiene el distintivo medioambiental C.

En esas, su estética se rediseñó con una renovación exterior e interior, al tiempo que llegó con actualizaciones en forma de nuevas tecnologías de seguridad y conectividad, así como nuevos sistemas de propulsión que cumplen las normativas de emisiones. En aquel tiempo, esta actualización fue muy esperada y necesaria, puesto que hoy por hoy sigue representando un 25% de las ventas totales de Kia en el viejo continente. Durante el pasado año se vendieron más de 131.000 unidades del SUV surcoreano.

Es verdad que los años pasan para todos, y en cuestión de coches eso se nota todavía más. Sin embargo, y como algo que escenifica y ejemplariza muy bien este modelo, es que es de esos vehículos que no pasan de moda. Con potencias combinadas de 185 CV, dentro de su categoría SUV, rivaliza con competidores directos como el Toyota C-HR, el Seat Azteca o el Nissan Qashqai.

  • Tipo: híbrido convencional (HEV).
  • Año de fabricación: 2018
  • Precio: 28.000 euros
  • Capacidad: 5 plazas
  • Potencia: 185 CV
  • Aceleración: 11,5 segundos/100km/h

Diseño

Lo primero que resalta de este coche es su figura. Estilizada y musculosa, ha cambiado bastante con los de su generación anterior. De hecho, algunas líneas más agresivas que se observan en el mismo, como en la parte de la zaga, resultó tan atrayente que ciertas marcas copiaron su concepto, de ahí que sea bastante habitual hallar modelos SUV’s con ideas similares.

En el frontal destacan la parrilla, el paragolpes, las entradas de aire y las luces LED, elementos todos de nueva factura. Mientras tanto, la trasera queda definida por unos pilotos rediseñados, un paragolpes nuevo y otros elementos más estéticos que funcionales como el difusor -antes inexistente- que aporta un toque de deportividad al conjunto.

Con medidas de 4,4 metros, el mismo añade nuevos diseños de llantas de aleación de 16, 17 y 19 pulgadas para dotarle de un carácter más deportivo. Además, ofrece en opción estribos cromados, protectores de bajos metálicos y cinco nuevos tonos de pintura. La trasera, además, incorpora salidas dobles de escape y luces antiniebla led de nuevo diseño también. Igualmente incorpora un marco negro mate o brillante a su distintiva parrilla.

Versiones

Como rescatamos al inicio, la historia del Kia Sportage es muy longeva. La primera versión de su historia aparece en 1994 con su primera generación, un vehículo que portaba motor de gasolina. Desde siempre, incluso con el más actual, la marca quiso aunar sus características de todo terreno 4×4, combinado con un buen desempeño en la ciudad.

Exterior Kia Sportage HEV 2018

Cuenta con todas las ventajas de la modalidad: tamaño mediano, mayor altura que un automóvil de pasajeros, buen rendimiento de combustible y apariencia atractiva en su segunda y tercera generación, la que desgranamos. Más allá de las versiones de combustión interna que podemos hallar, este se caracteriza porque tenemos dos modelos híbridos.

Uno es que el que te presentamos. Un vehículo con una potencia combinada de 185 CV al que le complementa un motor eléctrico de 12kW. Para su hermano gemelo contaremos con potencias más pequeñas, esta vez de 115 CV, con funciones eléctricas también de 12 kW.

Motor y baterías

Entrando de lleno en el apartado mecánico de este Kia Sportage 2018, el HEV que mejores números aporta hoy a la firma, damos unas prestaciones que hacen de él que sea un coche de gran rendimiento para todos los usos, tanto para ciudad, carretera, terrenos más difíciles…

Apostando por el diésel como base, solo puede combinarse con el motor 2.0 CRDi de la gama que se asocia siempre con el sistema de tracción total. El mismo puede optar por la caja de cambios manual de seis marchas o la automática de ocho. En total entrega 185 CV y 400 Nm de par.

Su objetivo es aumentar el rendimiento en carretera de los modelos con motor de combustión interna, mediante la energía eléctrica que se utiliza y se recupera. Esto se consigue equipando una batería de iones de litio de 0,44 kWh y 48V, así como conjunto de alternador y motor de arranque. En el primero añade una potencia de 12 kW para mejorar la aceleración y quitarle carga al motor de combustión, que reduce así consumo.

En el segundo, que se activa de manera automática al frenar o usar el freno motor, recupera energía y la almacena. Esta tecnología la traerá un bloque diésel de 2 litros que apagará el motor en función de las condiciones, resultando en un ahorro en las emisiones de CO2 de hasta el 4%.

Consumo

Al respecto del consumo, es importante matizar que, dados los grandes resultados en lo que se refiere a esta mecánica híbrida de 185 Cv con motores de 12kW y baterías de 0,44 kWh, la marca ha querido implementar el mismo sistema en otros coches, como ocurrió entonces con el que resultó con el Kia Cee’d, y también a otros motores de la gama Sportage.

Consumo Kia Sportage HEV 2018

El 1.6 CRDI (2020), por ejemplo, que es el hermano mayor de este, apostó claramente al sistema con claras intenciones de reducir de emisiones. Es ahí donde el consumo forma una característica muy ventajosa con este Kia. Lo hace registrando cifras de entre 5,9 y 6,1 litros a los 100 kilómetros.

A su vez, este consumo de combustible puede disminuir drásticamente en su uso por ciudad hasta, incluso, los 5,0 l/100 km. Podemos decir con esto que tampoco anda muy lejos del resto en comparación, sobre todo teniendo en cuenta que es un SUV con medidas bastante pronunciadas. Por delante de él solo se sitúa su primo Niro, con 4,8 l/100, el Hyundai Ioniq híbrido con 4,3 litros cada 100 km, y los Toyota Corolla y Prius, con 4,3 y 4,1 litros/100 km, respectivamente.

Interior y acabados

Considerando el interior de este Kia, tenemos que prestar atención a varios puntos, por ejemplo su habitabilidad y practicidad. En ambos casos es muy buena, sobre todo observando que sus amplias medidas también se transportan dentro, otorgando un buen manejo a la hora de conducir y un confort tanto para el copiloto como para los pasajeros traseros.

Interior Kia Sportage 2018 HEV

En el habitáculo del Kia Sportage 2018 hay pequeños cambios estéticos. Así, las salidas de aire de la consola tienen un diseño ligeramente distinto a las del 2016. En la instrumentación hay una nueva pantalla central (entre el velocímetro y el cuentarrevoluciones), que puede ser de hasta 4,2 pulgadas y tiene gráficos modernizados.

También resalta por su buen maletero, ahora con una capacidad total (y real) de hasta 503 litros y un ambiente puesto al día. Junto a un nuevo volante, nuevas tapicerías y revestimientos y un salpicadero ligeramente rediseñado para ofrecer más comodidad de uso, el nuevo Sportage ofrece equipamientos tecnológicos completamente actualizados.

Equipamiento

Algo que destaca muy bien este coche de la firma surcoreana es su equipamiento. Y, aunque de inicio no aporte muchas soluciones ni tipos a elegir, como sí puede suceder con otras marcas, tenemos que decir que porta una serie de elementos básicos, satisfactorios y, en muchos casos, más que suficientes.

Multimedia

Esto lo vemos también desde el punto del que su generación anterior, la del 2016, no traía más que lo fundamental, por lo que aquí se observa una mejora bien examinada. Entre las más relevantes se incluyen un nuevo sistema de información y entretenimiento con pantalla táctil de siete pulgadas.

Esto, además de algunas mejoras en el paquete de asistencias en carretera, tales como control de velocidad con limitador, detector de fatiga del conductor, asistente al aparcamiento con sistema de cámaras periféricas… lo que sí es una opción elegible es el sistema de visión cenital del vehículo. Es una imagen que se genera con cuatro cámaras y sirve para funciones como dejar el coche bien centrado en una plaza de aparcamiento el batería. También podemos optar por un programador de velocidad activo con función de parada y arranque automático en detenciones breves.

Extras

En lo que tiene que ver con los extras, y a pesar de que el equipamiento será casi siempre el mismo, este Kia Sportage permite acceder a tres tipos de extras. Estos son todos aquellos elementos que no están incluidos de serie en el mismo y que el usuario puede incorporar en el momento de la adquisición del vehículo, o bien posteriormente.

En esas, la marca se dirige a nosotros con los de Concept, Drive, Emotion, GT Essential y GT Xtreme, los cuales también hacen por cambiar algunas piezas de la carrocería, mejorando o adaptando algunos niveles del exterior. En particular, los sistemas multimedia disponibles tienen cámara de visión trasera, así como son compatibles con Android Auto y Apple CarPlay.

El sistema básico, el Concept, se maneja a través de una pantalla táctil a color de siete pulgadas y no tiene navegador. Los intermedios, Drive y Emotion,  también tienen una pantalla de siete pulgadas y sistema de navegación por GPS, mientras que los más avanzados, los GT, son igual, pero con una pantalla de ocho pulgadas y un sistema de audio de mayor potencia.

Por otra parte, cabe la posibilidad de incluir el sistema de las versiones más nuevas, por ejemplo, el Drive Plus, quien añade a todo lo conocido unas lunas oscurecidas y un cargador de USB.

Mantenimiento

Algo bastante característico de toda la gama Kia híbrida, ya sea Niro o Sportage, es que tenemos una atención igual para todos, al tiempo que también estaremos cubiertos por una garantía más que amplia. En este aspecto, los híbridos, al prescindir de elementos mecánicos sujetos al desgaste, los costes de mantenimiento se reducen al ser más sencillos desde el punto de vista tecnológico.

Frontal

Por ejemplo, entre varios otros, el Sportage es de los HEV que no cuentan con relaciones de cambio, tal y como sucede en los vehículos con cambio manual, o bien en otros vehículos con cambio automático de convertidor de par o de doble embrague. También se elimina el alternador, las correas de servicio… Aquí, y según nos dice Kia, lo más habitual es que las revisiones de mantenimiento se produzcan entre los 15.000 y los 30.000 km.

Garantías

En nuestro país, por ley, los fabricantes tienen que prestar una garantía de los coches por dos años como mínimo. Generalmente, hay marcas que, bien por las baterías, por el vehículo en sí o por los componentes que pueden ser más o menos tecnológicos, suelen ofrecer más años y tiempos de servicio.

Y una de ellas es precisamente Kia. Así, la de Corea del Sur llega con todos sus modelos nuevos, como puede ser este Sportage, con una garantía para todos los componentes del sistema híbrido de 7 años o 100.000 km, lo que antes suceda. Los componentes híbridos cubiertos son: la batería híbrida, módulo de control de la batería híbrida, inversor con conversor y la transmisión híbrida.

Por su parte, el fabricante tiene a bien ofrecer una cubierta anti-perforación de 12 años. También repararán o sustituirán cualquier pieza perforada por óxido durante 8 años desde la fecha de entrega del vehículo.

¡Sé el primero en comentar!