Cómo puedes grabar y subir vídeos de 360 grados

Cómo puedes grabar y subir vídeos de 360 grados

Rocío García

Los vídeos en 360 grados crean una ilusión en el espectador de estar en el lugar donde se ha tomado ese vídeo, de poder manejar las imágenes como si se encontrase en el sitio mismo donde se encuentra la cámara y sentirse rodeado por una esfera completa de vídeo, donde puede mirar en todas direcciones mientras el vídeo se reproduce y no perder detalle del ambiente en el que ha sido grabado, fijando la mirada en la atracción principal del vídeo, si es que la hay, o centrarse en otros aspectos como el paisaje, actores secundarios o simplemente ir girando la cámara como si fuera su propio cuello en el lugar de la acción.

Estos vídeos cada vez son más frecuentes y el futuro de la industria camina hacia estas nuevas perspectivas, tanto el 360 como la realidad virtual, que están llamados a ser las tecnologías del futuro en cuanto a entretenimiento. Estos vídeos 360 que podemos ver en nuestro móvil, nuestro ordenador o con la ayuda de unas gafas de realidad virtual para una mayor inmersión, nos sorprenden por no estar aún habituados a este tipo de narraciones, pero cada vez son más las opciones y herramientas que se ponen a disposición del usuario de a pie para que pueda realizar este tipo de vídeos y compartirlos.

Crear vídeos en 360 grados

Existen diferentes formas de grabar este tipo de vídeos en 360 grados y también de verlos, ya sea en el ordenador, con el uso del ratón para cambiar nuestro punto de vista, desde el móvil moviendo el dispositivo para cambiar la zona a la que miramos o con un equipo de realidad virtual con el que, girando la cabeza o moviendo los ojos arriba y abajo cambiaremos la perspectiva, siendo esta última la experiencia más realista de este tipo de vídeos.

Cómo crear un vídeo 360 con el móvil

Tu smartphone te puede servir para crear un vídeo en 360 grados, pero en realidad se trata de una pequeña trampa, ya que lo que vamos a crear es una foto, es decir, no se tratará de un vídeo propiamente dicho sino de una imagen creada con esa sensación de esfericidad que vamos a transformar posteriormente en vídeo. Hay algunos smartphones que ya disponen de este tipo de captura 360, pero si tu móvil no lo tiene, hay muchas aplicaciones que te van a ayudar a crear estas imágenes en 360 grados, ya sea uniendo muchas fotografías o ayudándote en el proceso de captura.

Google Street View

Quizás la más conocida y puede que la más sencilla. Tendremos que descargar la app, abrirla y, en la parte inferior derecha, pulsar el icono de la cámara que nos llevará al menú de Crear. Allí repetiremos el mismo paso y volveremos a pulsar sobre la cámara, para utilizar la que viene incorporada en nuestro dispositivo. Haz algunas fotos siguiendo las instrucciones que verás en pantalla, cuando hayas terminado pulsa Listo, y la aplicación montará nuestra foto 360 que se guardará en la pestaña Privado de la aplicación y en nuestro dispositivo, si hemos seleccionado esa opción.

jardines google street view

Panorama 360 Camera

Otra opción para crear imágenes en 360 grados es esta aplicación sencilla que nos permitirá cumplir con todo el proceso en poco tiempo, además de poder compartir con el resto de usuarios este tipo de imágenes. Una vez que la descargues y la inicies, pulsa la pantalla para iniciar el proceso, mueve la cámara en la dirección que se te indicará en pantalla, pulsa para detener cuando hayas finalizado el proceso y la imagen panorámica se procesará y quedará lista para compartir.

HD Panorama

Se trata de una aplicación similar a las anteriores, que ofrece una gran calidad de imagen en las fotografías de 360 grados que vamos a tomar con ella. El proceso de captura es similar a los demás, tendremos que iniciar la aplicación y seguir las instrucciones que nos dará para completar la imagen panorámica completa y después poder descargarla.

360

Photaf Panorama

Esta aplicación no supone una novedad respecto a las demás ya que el proceso es básicamente el mismo, pero dispone de una galería local y una galería web para explorar entre nuestras creaciones y las del resto del mundo. Tendremos que iniciar la aplicación, enfocar al frente y seguir las instrucciones. La app nos dirá que movamos suavemente el móvil en la dirección de la felcha y, cada poco, nos irá diciendo que nos detengamos para que pueda tomar una instantánea. Luego coserá esas fotos y lo convertirá en una imagen 360.

Una vez que hayamos creado nuestra foto en 360 grados que queremos convertir en vídeo, el siguiente paso será trabajar con ellas en un programa de edición de vídeo, para alargarlas en el tiempo tanto como queramos e incluir otros efectos como sonidos, para dar una mayor sensación de realismo, pero sin olvidar que se trata de una imagen simple y no un vídeo en movimiento, algo que sí podremos crear con una cámara especializada.

La otra opción es comprar un complemento para tu smartphone, una cámara 360 que se integre en tu móvil y que sí tenga esa capacidad de grabar vídeos en 360 grados, como puede ser la Insta360 Air en el caso de Android o la Insta360 Nano si usas los dispositivos de Apple. El vídeo capturado estará en tu móvil y podrás subirlo a aquellas plataformas que soporten la reproducción de estos vídeos, como YouTube o Facebook.

Crearlo con una cámara especializada

Existen aún pocas cámaras capaces de grabar vídeo en el formato de 360 grados. Todas ellas son capaces de capturar imágenes monoscópicas en 360, es decir, graban una única imagen plana desde un único punto de vista. Pero algunas, aunque no todas, van más allá y graban en formato estereoscópico 360, que es más caro y más complicado, pero que crea una mejor sensación de profundidad en el espectador.

Edición de vídeo

Una vez que hayamos grabado este vídeo, tenemos que pasarlo a edición. En inglés este proceso se denomina Stitching, que es algo así como dar puntadas o coser el vídeo. Lo que hace una cámara 360 es capturar con varias lentes en varias direcciones, por lo que tendremos que pasar por el proceso de ‘coser’ esas imágenes para que el resultado final sea una esfera completa de vídeo. Casi todas las cámaras que hemos visto capaces de realizar vídeos en 360 grados poseen un software para ayudarnos en este paso. Lo que va a hacer este proceso es una proyección cilíndrica equidistante, similar a un mapamundi. Sabemos que la tierra es una esfera, pero se representa en un plano de dos dimensiones.

En el caso de las cámaras capaces de grabar en formato estereoscópico 3D 360, lo que hacen es capturar dos proyecciones cilíndricas equidistantes, una por cada ojo, y se componen dejando la imagen perteneciente al ojo izquierdo en la parte superior. Este vídeo resultante se puede editar, para cortar el inicio o el final, por ejemplo, si no queremos que se nos vea encendiendo o apagando la cámara, como un vídeo normal, tanto en Adobe Premiere como en FinalCut Pro.

Consejos para grabar en 360

YouTube, a través de sus canales para Creadores, da una serie de consejos a tener en cuenta a la hora de grabar este tipo de vídeos en 360 grados, para que el resultado final sea bueno y no tiremos el tiempo y minutos de grabación a la basura. Unas directrices que nos serán muy útiles para que no veamos personas partidas por la mitad, escenas torcidas… en definitiva, vídeos de baja calidad. Si disponemos de una cámara de este tipo, que son caras, lo que buscamos es un resultado lo más profesional posible, por lo que aquí va esta lista de errores que no se deben cometer para que nuestros vídeos no sean una chapuza.

  • Descubrir las ‘Stitches areas’: Como hemos aprendido en el punto anterior, el proceso de captura crea una serie de imágenes que tendremos que coser para que el resultado final sea bueno. Si descubrimos dónde están estas áreas más difuminadas de nuestro vídeo, evitaremos ver a personas desfiguradas o partidas por la mitad. Deberemos intentar colocar a nuestros personajes lejos de estas zonas, para que se les vea perfectamente.
  • No estar demasiado cerca de la cámara: Cuando grabamos este tipo de vídeos tenemos que pensar que el espectador estará en el lugar donde esté situada la cámara. Como el usuario se puede mover y encontrarnos en toda la esfera de su campo de visión de 360 grados, deberemos evitar situarnos demasiado cerca de la cámara, ya que el espectador nos verá pegados a sus ojos, lo que creará una sensación de incomodidad. No es necesario estar cerca de la cámara, se nos va a ver bien y este gesto sólo provocará rechazo.
  • No rotar la cámara: Una de las ventajas de este tipo de grabaciones en 360 grados es la posibilidad de que el espectador elija el campo de visión que quiera. Si estamos caminando, aunque el espectador tendrá la sensación de andar junto a nosotros, le estamos dando la oportunidad de que, estando parado, nos mire a nosotros, al camino que tenemos delante, al paisaje que hemos dejado atrás, al suelo o al cielo. Pero si rotamos la cámara, además de robarle la opción de que elija dónde mirar, le estaremos mareando.
  • ¿La cámara tiene que estar completamente quieta?: No, lo que quiere decir el punto anterior es que no debemos rotar la cámara. Por supuesto que si estamos grabando un vídeo en 360 grados, la acción y el movimiento están permitidos. En el ejemplo que da YouTube, la cámara está instalada en el asiento del copiloto de un coche y, por lo tanto, sufre los vaivenes clásicos de estar dentro de un vehículo. Como el espectador tiene este contexto espacial, los ‘botes’ que dé la cámara será naturales e incorporarán realismo a la visión.
  • Mantener la cámara nivelada: Muchas veces, cuando vemos una foto con el horizonte torcido, nos molesta. Nos da la sensación de que la imagen no está nivelada y parece que las personas que aparecen en esa imagen están resbalando. Esa sensación se puede trasladar también a los vídeos 360, por lo que hay que intentar mantener la cámara nivelada si no queremos que el espectador vea las imágenes escurriéndose.
  • No llevar la cámara en la mano pegada al cuerpo: Esto es básico, si estamos permitiendo al espectador disfrutar de una visión 360 y en la mayor parte del vídeo que le proporcionamos lo que se ve es nuestra mano y nuestro cuerpo, le estamos robando una gran parte de esos 360 grados que le estamos prometiendo.
  • Situar al espectador a una altura normal: Si queremos, por ejemplo, grabar una conversación alrededor de una mesa, deberemos colocar la cámara, pensando en ella como si fuera una persona, a la misma altura de las cabezas del resto de actores. Si ponemos la cámara en el centro de la mesa, el espectador tendrá que girar el cuello hacia arriba para vernos y no se sentirá parte de la escena.

Cómo subir un vídeo 360 a YouTube

Una vez que hemos ‘cosido’ el vídeo, que lo hemos editado y que hemos decidido que es digno de ser subido a la plataforma de vídeos más popular del mundo, deberemos exportarlo de uno de los programas de edición que hayamos elegido y subirlo a Youtube como ‘No listado’. El proceso de subida y tratamiento del vídeo durará al menos una hora y, una vez completado, deberemos visionarlo con un una cardboard o un aparato de realidad virtual para comprobar que todo está correcto antes de lanzarlo al público. YouTube recomienda añadir la palabra ‘360’ al título del vídeo y añadir instrucciones de visionado, como la utilización de gafas especiales o cómo verlo si no se poseen este tipo de aparatos para que el espectador sepa cómo hacerlo y qué hacer.

Subir vídeos de 360 grados a YouTube