Cómo configurar una cuenta de correo de empresa en Outlook

Cómo configurar una cuenta de correo de empresa en Outlook

Roberto Adeva

Cuando queremos crearnos una cuenta para uso personal, lo normal es echar mano de Gmail o algún servicio de correo electrónico que nos permita crear una cuenta de coreo de forma totalmente gratuita. Sin embargo, cuando queremos dar una imagen más seria o corporativa, entonces tenemos que hacer uso de alguno de los servicios de correo que nos permiten reservar un nombre de dominio y crear diferentes cuentas de correo. Esto es algo que también podemos hacer cuando contratamos algún hosting para nuestra página web. De cualquier forma, el acceso a estos correos corporativos suelen ser a través de algún cliente web, lo cual no es algo del agrado de muchas personas. A continuación, vamos a mostrar los pasos a seguir para configurar una cuenta de correo de empresa en Outlook.

De esta forma, vamos a poder gestionar todos nuestros mensajes de correo en Outlook y olvidarnos de los clientes web de correo que nos ofrecen este tipo de servicios.

Configurar una cuenta de correo externa en Outlook

Desde el PC

Lo primero que tenemos que hacer para configurar una cuenta de correo de empresa en Outlook es abrir la herramienta de Microsoft y desde la opción de menú Archivo, hacemos clic sobre la pestaña que se muestra en la opción Configuración de la cuenta y seleccionamos la opción Configuración de la cuenta nuevamente.

correo de empresa en Outlook

Esto nos abrirá la ventana de configuración de la cuenta, que como podremos ver está organizada en varias pestañas. Entre todas ellas, hacemos clic en Correo electrónico y a continuación pulsamos sobre el botón Nuevo. Podemos evitar estos pasos si desde la opción de menú Archivo de Outlook hacemos clic directamente sobre la opción Agregar cuenta.

De cualquier forma, lo siguiente que nos aparecerá es otra ventana en la que tenemos que indicar la dirección de correo de empresa que queremos configurar en Outlook. Revisamos que esté bien escrita y pulsamos Enter. En el siguiente paso, debemos indicar si queremos configurar nuestra cuenta de correo por POP3 o IMAP.

En este caso, debemos saber que el protocolo IMAP trabaja directamente sobre el servidor de correo. Por lo tanto, cuando envían un correo es almacenado en el servidor y es accesible desde cualquier otro dispositivo desde el que consultemos el correo. De esta forma, cualquier cambió es visible desde todos los dispositivos que accedan a la cuenta y ante cualquier problema, no perderemos los mensajes de correo ya que estarán almacenados directamente en el servidor.

Un cliente de correo configurado como POP3 conecta al servidor y descargar los correos al dispositivo local. Por lo que, eliminará los mensajes descargados del servidor, estando únicamente disponibles de forma local.

Si queremos tener acceso a nuestro correo desde cualquier dispositivo y en cualquier momento, es recomendable realizar una configuración IMAP. Por lo tanto, seleccionamos dicha opción y pulsarmos en Siguiente.

Ahora, nos pedirá que indiquemos los datos del servidor de correo entrante y saliente, así como los puertos para cada uno de ellos y el método de cifrado. Esta información nos la tendrá que facilitar el servicio donde hemos contratado nuestro hosting, dominio o servicio de correo corporativo. Una vez los tengamos, los introducimos y pulsamos en Siguiente. Por último, se procederá a la sincronización de todos los mensajes de correo y ya tendremos configurada nuestra cuenta de correo de empresa en Outlook.

Desde el móvil

Si usas el correo para tu trabajo, con mayor motivo querrás tener acceso a tus mensajes desde el móvil. Así podrás estar al tanto de todos los mensajes que te llegan incluso puedes contestar a tus clientes allá donde estés. Para configurar una cuenta de correo de empresa en Outlook desde el móvil, lo primero que tenemos que hacer es descargar e instalar Microsoft Outlook en nuestro dispositivo (iOS, Android).

Una vez instalada, la primera vez que la abrimos nos pedirá que indiquemos la dirección de correo de la cuenta que queremos añadir. Por lo tanto, escribimos la dirección de nuestra cuenta de correo de empresa y pulsamos en Continuar. En el siguiente paso, elegimos que queremos configurar  esta cuenta por IMAP y entonces nos solicitará la clave de nuestra cuenta de correo, el nombre que queremos que se muestre y una descripción.

En la parte inferior de la pantalla veremos una interruptor que nos permite activar las opciones avanzadas y donde tendremos que indicar los datos de servidor de correo entrante y saliente de nuestra cuenta coorporativa. Estos datos los encontraremos en el servicio en el que hemos contratado el hosting, el dominio o el servicio de correo.

Una vez que tengamos estos datos, los introducimos y finalizamos el proceso. Automáticamente se sincronizarán todos los mensajes de nuestra cuenta de correo de empresa en Outlook y ya podremos comenzar a gestionar todos nuestros mensajes de correo también desde el móvil sin ningún problema.

Problemas con tu correo en Outlook

Una vez que hemos configurado nuestra cuenta de correo en el cliente de Microsoft, puede que nos encontremos con algunos problemas en el funcionamiento de la misma. Uno de los más habituales es que nuestro correo no se sincroniza.

A pesar de haber revisado la configuración de la misma y ver que todo es correcto, puede que nos encontremos con este problema. Y es que en ciertas ocasiones, por motivos de seguridad, algunos proveedores de correo bloquean aplicaciones como Outlook, lo que hace que al iniciar la aplicación y sin que haya habido cambios en la configuración y sea correcta, la sincronización no se realice. Ahora bien, para solucionar esto, en la mayoría de ocasiones basta con acceder a nuestro correo desde el navegador e iniciar sesión desde la web.

Otro problema habitual es no poder recibir nuevos mensajes de correo. En este caso, debemos fijarnos en la parte inferior de la ventana de Outlook y comprobar si vemos el texto Trabajando sin conexión. Si es así, entonces seleccionamos la pestaña Enviar y recibir del menú principal del cliente y a continuación hacemos clic en el botón Trabajar sin conexión para deshabilitar el modo sin conexión.

Si no está activada la opción pero seguimos sin recibir nuevos mensajes, debemos comprobar que no tenemos un problema en nuestra conexión a Internet. Basta con abrir un navegar e intentar acceder a cualquier web para verificar si tenemos conexión o no. Si no hay ningún problema y los mensajes no nos llegan, entonces tendremos que revisar la configuración de la cuenta, nombre de servidor POP e IMAP, así como la contraseña.

Si los mensajes no salen y se quedan en la bandeja de salida sin ser enviados, entonces tendremos que comprobar nuevamente que no tengamos el modo Trabajar sin conexión activado. Ahora bien, si se nos muestra un error que dice que Outlook está tratando de enviar el mensaje pero no puede, entonces lo mejor será que cerremos el cliente de correo, lo volvamos a abrir, confirmemos que tenemos conexión a Internet y por último, desde el menú Enviar y recibir, pulsamos sobre la opción Enviar todo.

Si los mensajes siguen sin poderse enviar, tendremos que revisar la configuración de la cuenta, sobre todo el correo saliente, servidor POP e IMAP y contraseña.