Cómo saber o comprobar la velocidad de nuestra red WiFi

Cómo saber o comprobar la velocidad de nuestra red WiFi

Roberto Adeva

Cuando nos disponemos a contratar el servicio de Internet en nuestra casa, lo normal es comprobar las ofertas que nos ofrecen los diferentes operadores en ese momento. Uno de los aspectos en los que más nos solemos fijar es la velocidad de la conexión, ya que todos queremos que nuestra conexión a Internet sea lo más rápida posible. Ahora bien, la velocidad de nuestra conexión depende de muchos factores. Si queremos saber cuál es exactamente la velocidad de nuestra conexión, vamos a mostrar a continuación cómo medir la velocidad de nuestra WiFi.

Lo cierto es que la mayoría de personas nos solemos conectar a Internet en casa a través del WiFi, aunque usemos el ordenador para navegar, ya que en pocas ocasiones solemos tener el router pegado el ordenador para poderlo conectar por cable Ethernet. Y es que además, cada vez es más habitual ubicar el router en el salón de casa para que esté cerca de los dispositivos móviles desde los que nos conectamos a él cuando estamos en casa u otros dispositivos como videoconsolas, etc, así como el uso de portátiles.

Lo cierto es que resulta mucho más cómodo y así evitamos tener que andar tirando cable por casa, pero lo cierto es que el uso del WiFi puede hacer que el rendimiento o la velocidad de nuestra conexión se vea mermada. Y es que la señal WiFi se va perdiendo a medida que nos alejamos del router y también se puede ver afectada por las interferencias.

router-wifi-casa wifi

El uso de ciertos electrodomésticos puede afectar a la WiFi de casa, ya que se pueden producir interferencias según la frecuencia de las ondas. Pero eso no es todo, ya que las propias paredes de nuestro hogar son un impedimento para que la señal llegue correctamente a cualquier rincón. Sin embargo, basta con hacer un test de la velocidad de nuestro WiFi para saber la velocidad de conexión en cada una de las estancias de nuestro hogar.

Para ello, lo más rápido y fiable es echar mano de un test de velocidad. Se trata de una herramienta online capaz de medir la velocidad de nuestra conexión WiFi en cualquier momento de una forma muy sencilla, para que cualquier pueda hacerlo sin ningún problema.

Cómo funcionan los test de velocidad WiFi

Lo habitual es que, para medir la velocidad de nuestra conexión, a través de nuestro navegador se realice una descarga de gran cantidad de datos de algunos de los servidores propios del test. De esta forma, podrá medir el tiempo que se tarda en recibir dicha información. Cuanto más rápida sea la conexión, menos tiempo tardarán en descargarse los datos, con lo cual, podrá medir la velocidad de bajada de nuestra conexión.

Después de esto, el propio test hará que esos mismos datos se envíen de vuelta al servidor, midiendo nuevamente el tiempo que tarda en completar el proceso y por lo tanto, medir la velocidad de subida que nos ofrece nuestra conexión WiFi.

Fiabilidad

Dicho de esta manera, todo apunta a que los datos que nos ofrecen los test de velocidad son bastante fiables, no obstante, hay ciertos factores que pueden alterar los resultados:

  • Interferencias en nuestra conexión
  • Saturación en la central.
  • Problemas en nuestro dispositivo o navegador desde el que realizamos el test.
  • Problemas en el servicio por parte del operador en esos momentos.

Tiendo esto en cuenta, lo mejor antes de proceder a ejecutar un test para mediar la velocidad de nuestro WiFi será que cerremos todos los programas o aplicaciones abiertos en el equipo, todas las pestañas que tengamos abiertas en el navegador y comprobar que nadie más esté usando la WiFi en esos momentos. En ese momento, ya estaremos dispuestos a realizar el test de velocidad de mi WiFi y obtener unos resultados más fiables en lo que a velocidad y latencia se refiere.

Medir la velocidad de tu conexión WiFi es así de fácil

Para medir la velocidad del WiFi de nuestra casa, lo único que tenemos que hacer es preparar todo según lo mencionado anteriormente y a continuación, visitar alguno de los test más fiables como el que encontramos en testdevelocidad.es. Por lo tanto, visitamos la web desde el enlace anterior y a continuación pulsamos en Iniciar Test de velocidad.

Automáticamente, comenzará el test y iniciará el proceso de descarga de información para medir la velocidad WiFi de subida. Una vez realizado, procederá con el proceso de subida de los mismos datos para medir el tiempo que tarda y calcular la velocidad de subida.

Una vez finalizado todo el proceso, se nos mostrará la información con los resultados obtenidos, indicando la velocidad de subida, de bajada, el pin de nuestra conexión, el operador y la fecha en la que realizamos el test.

Cómo interpretar o entender los resultados

La velocidad de nuestra conexión se mide en megabits por segundo (Mbps o Mb/s) que es la misma medición que se muestra en las ofertas de los operadores a la hora de mostrar la velocidad de la conexión a Internet, 100Mbps, 300Mbps, 600MBps, etc.

En este caso, debemos saber también si dicha conexión es simétrica o no. Esto significa que una conexión a Internet simétrica es la que nos ofrece la misma velocidad de subida y de bajada, mientras que si no es así, la velocidad que se nos ofrece es la velocidad de bajada, siendo siempre inferior la velocidad de subida. Por lo tanto, antes de realizar el test que mide la velocidad WiFi de nuestra conexión, es importante saber qué tipo de conexión tenemos contratada con nuestro operador.

  • Velocidad de bajada: La velocidad de bajada es la que indica la velocidad a la que se descarga la información. Para visitar cualquier web, debemos solicitar dicha información desde el navegador y que se descargue para poderse mostrar. Es por lo tanto, la velocidad que muestran los operadores en sus ofertas y por lo tanto, la que influye directamente en la velocidad a la que se cargan los sitios que visitamos, los archivos que descargamos o la que influye a la hora de ver películas o contenidos en streaming.
  • Velocidad de subida: En esta ocasión, la velocidad de subida es la que hace referencia justamente a todo lo contrario, la velocidad con la que se sube información a la red. Esta velocidad influye para jugar online, subir archivos a la nube, hacer videollamadas, etc. Para la navegación normal, no es una velocidad que nos influya tanto como la de bajada. En conexiones de fibra simétrica, la velocidad de subida y bajada pueden ser la misma. En otros casos, la velocidad de subida es muy inferior a la de bajada.
  • Latencia: La latencia se mide en milisegundos y hace referencia al tiempo en el que tardamos en recibir un paquete de datos. Cuanto más baja sea mucho mejor y además más estable nuestra conexión.

Consejos para mejorar la velocidad de nuestra conexión

Es habitual encontrarnos con que, pasado un tiempo, puede que empecemos a notar còmo la velocidad de nuestra conexión puede disminuir considerablemente, algo que por otro lado puede estar provocado por numerosas y diversas causas. En ese caso, estas son algunas recomendaciones o consejos a seguir para mejorar nuestra conexión:

  • Reiniciar el router: Un simple reinicio puede solucionar algunos problemas puntuales en el router y por lo tanto, con nuestra conexión.
  • Reducir el número de dispositivos conectados: Puede que tengamos muchos dispositivos conectados y consumiendo ancho de banda que en un momento determinado no necesitamos tener conectados.
  • Reubicarlo por si hay algo que esté generando algún tipo de interferencia: Siempre es recomendable situar el router en una zona o posición elevada, alejado de aparatos eléctricos u objetos que puedan dificultar la expansión de la señal inalámbrica.
  • Elegir un canal que no esté saturado: Comprobar el canal que utiliza nuestra conexión y verificar el menos saturado en nuestra zona puede ayudarnos a mejorar la velocidad de nuestra WIFI.
  • Comprobar si alguien conectado a nuestra conexión: Es importante verificar si no hay algún intruso en nuestra red que esté ocupando gran parte de nuestro ancho de banda. En este caso, debemos bloquearlo por dirección MAC para que no pueda volver a conectarse.
  • Vaciar la memoria caché de DNS: Los servidores DNS se encargan de resolver los nombres de los dominios y almacena dicha información para que posteriormente podamos acceder de forma más rápida. Si en algún momento esta información no es correcta, puede provocar que el tiempo de carga de las webs aumente o incluso no carguen.
  • Utilizar unos servidores DNS alternativos: Podemos probar a usar unos servidores DNS alternativos como los de Google o Cloudflare en lugar de los configurados de forma predeterminada por nuestro proveedor de Internet.
  • Actualizar el navegador que usamos frecuentemente: es importante tener la herramienta con la que navegamos siempre debidamente actualizada.
  • Verificar el estado del router y el cableado.