Cómo cambiar la IP pública de tu conexión a Internet

Cómo cambiar la IP pública de tu conexión a Internet

Manu Iglesias

De forma resumida, una dirección IP pública es una etiqueta numérica que identifica cada conexión directa a Internet. En el caso de las instalaciones domésticas será el router el que tenga que negociar con el servicio de asignación de IPs del operador su asignación y la mantendrá siempre que el equipo siga encendido y sin perder conexión.

Si nos estamos planteando cambiar nuestra dirección IP pública, entonces seguramente sepamos qué es exactamente y qué diferencia hay entre una IP pública y una IP privada, sin embargo, puede que todavía muchos no sepan muy bien qué es y para qué sirve cada una de ellas.

Diferencias entre IP privada y pública

Básicamente, una dirección IP es una especie de DNI o matrícula con la que podemos identificar a un dispositivo dentro de una red y que permite la comunicación entre dispositivos. Ahora bien, debemos saber distinguir qué es una dirección IP privada y cuál es la dirección IP pública. Con un ejemplo seguramente lo veamos mejor.

Si en nuestra casa tenemos un router que nos da acceso a Internet a través de nuestro proveedor al que nos conectamos desde varios dispositivos como el ordenador, un móvil, una tablet, videoconsola, etc. Todos estos dispositivos crean una red privada en la que el propio router asigna una dirección IP a cada uno de ellos para poder identificarlos dentro de esa misma red, esto es lo que se denomina dirección IP privada. Sin embargo, la dirección IP pública es con la que se identifica cada dispositivo en Internet. En este caso, es la dirección IP que asigna nuestro proveedor de Internet al propio router, puesto que es a través de él desde donde salimos a Internet.

Por lo tanto, cada dispositivo que tengamos en casa conectada al router tendrá una dirección IP privada que le identifica dentro de la misma, pero todos tendrán la misma dirección IP pública con la que se les identifica en Internet, puesto que es la del router, que actúa como puerta de enlace para todos ellos.

Dicho esto, para poder cambiar tu IP pública lo primero que necesitas es saber si el operador te asigna una de forma dinámica, estática o si navegas a través de CGNAT.

La IP estática prácticamente la puedes descartar, ya que en la actualidad ningún operador la ofrece de serie, al menos no de forma gratuita, por lo que si estás pagando por ella ya lo sabrás. Si tienes una IP estática asignada por el operador no podrás cambiarla, salvo que llames a atención al cliente y lo solicites. En este caso cada operador tiene su procedimiento, pero es bastante probable que el proceso tarde varios días en completarse.

Las IPs que se utilizan actualmente escasean y por eso algunos operadores han decidido integrar CGNAT en sus redes. Esta tecnologías les permite que varios clientes compartan una única dirección IP pública, por lo que si tu operador lo utiliza tampoco la podrás cambiar. En este artículo te explicamos cómo puedes saber si estás dentro de un CGNAT o si tienes una IP pública.

La última posibilidad, que tengas una IP pública dinámica, es la situación más habitual y también la mejor para poder cambiar la dirección IP. La mayoría de operadores ofrecen este tipo de IPs a sus clientes y en este caso cambiarla es muy fácil como verás en las siguientes líneas.

Así puedes forzar el cambio de IP pública

Reiniciar router

Si estás en este último caso, el proceso para cambiar de IP pública es muy sencillo. Simplemente debes reiniciar el router. Para ello puedes acceder al panel de configuración y utilizar la opción de reinicio o hacerlo de forma manual apagando el router y encendiéndolo de nuevo pasados un par de minutos. Se recomienda incluso desconectar el dispositivo de la red eléctrica durante esos dos minutos para asegurarnos que el proceso de reinicio se realice correctamente. No es necesario resetear el router, esto significa restablecer la configuración de fábrica y no es necesario, pulsando el botón Reset se eliminarían todas las configuraciones que hayamos hecho en la red local como la modificación de las redes WiFi, contraseñas, etc.

Con estos tres pasos conseguirás que el operador te asigne una nueva dirección IP y podrás navegar de nuevo como si estuvieses en otra conexión. Esto es muy útil para saltarte la limitación por IP de los servidores de descargas, poder usar más veces herramientas que en la versión gratuita están limitadas a X usos diarios, etc.

Alternativas para modificar la IP

Si estás dentro de un CGNAT, tienes una IP fija o un reinicio no es suficiente para cambiar la IP del router, existen otras alternativas como el uso de proxys o VPN. Utilizar un servicio de este tipo no es exactamente lo mismo que cambiar de dirección IP, ya que seguirás conectado a Internet con la misma IP, aunque podrás navegar utilizando uno de estos servicios como intermediarios. Gracias a esto, cualquier web te identificará con una IP diferente, que será la que corresponde a la VPN o Proxy que estés utilizando.

Utilizar proxys

Un proxy puede entenderse como una red que hace de intermediaria entre tu equipo e Internet. Este protocolo modifica tu dirección IP pública para mantenerte en el anonimato y te otorga otra IP aleatoria ocultando la identidad de tu conexión. Muchos de los usuarios que utilicen un servidor proxy de forma simultánea pueden estar utilizando la misma IP pública por lo que el anonimato está garantizado.

Las ventajas de usar un proxy para conectarnos a Internet es que podremos saltarnos las restricciones geográficas y acceder al contenido que muchos servicios ofrecen en otros países de forma exclusiva. Generalmente se trata de servicios gratuitos, que no incluyen otras herramientas especiales de seguridad o privacidad que las VPN sí incluyen, es por ello que los riesgos de vernos infectados con cualquier tipo de Malware o experimentar conexiones especialmente lentas son habituales. De hecho, las conexiones a través de un servidor proxy no están cifradas por lo que pueden aparecer vulnerabilidades y que se terminen por filtrar nuestros datos. Algunos de los proxys más utilizados son ProxySite, KPROXY y Hidester Proxy.

red servidores proxy

Utilizar una VPN

VPN son las siglas de Virtual Private Network (red privada virtual) y se trata de una aplicación que debemos instalar en cada dispositivo que va a conectarse a Internet si queremos modificar nuestra IP pública. La mayoría de estas aplicaciones son de pago, aunque los precios son competitivos, por lo que la opción de reiniciar el router es la más interesante si queremos únicamente modificar nuestra IP. Lo que sucede es que el motivo de modificar la dirección IP que nos identifica de cara «al exterior» suele ser la privacidad, para ello las VPN son una buena opción porque aportan varias ventajas frente a las otras opciones mencionadas:

  • Mayor seguridad al conectarnos a redes públicas o privadas.
  • Eludimos restricciones geográficas.
  • Eliminamos el rastreo de los proveedores de Internet y operadoras móviles.
  • Protección contra ataques DDoS.
  • Encriptación de todo el flujo de información.

Este mayor nivel de seguridad tiene el inconveniente de que podemos encontrarnos con una menor velocidad de conexión. Si utilizamos servicios de VPN gratuitos o de baja calidad podemos correr el riesgo de que rastreen nuestros datos o que nos bloqueen el acceso a la red porque la dirección IP pública que nos ha asignado la VPN en esa conexión es compartida con otros usuarios que han provocado el bloqueo de esas conexiones.

NordVPN

Podemos aprovechar, por ejemplo, a NordVPN que es el servidor de VPN más conocido y uno de lo más usados. tenemos más de 1.000 servidores de 61 países para nosotros por lo que es de los mejores que puedes encontrar. Tiene un añadido muy interesante como es un ad-blocnker y un protector con malware. Posee una interfaz realmente muy lograda y con un montón de características que necesitan un tiempo de adaptación antes de controlarlo todo. No es gratuito, pero si es la opción más barata de cuantas te presentamos en este apartado.

nordvpn

ExpressVPN

También podemos optar por Express VPN, otro servicio de mucha calidad con el que también podremos navegar si se conozca nuestra IP. no es que precisamente barato, pero sí que nos ofrece unos servidores que están en las Islas Vírgenes Británicas por lo que así se asegura total exclusividad.

expressvpn

SurfShark

Si quieres otro ejemplo está claro que Surfshark es otro de los que mejor se adapatana todos sus usuarios con más de 800 servidores en 50 países, es compatible con la mayoría de los servicios de streaming que hay ahora mismo en el mercado, se puede programar su apagado, permite varias conexiones al mismo tiempo, además de ser ilimitadas y tiene aplicación tanto para navegadores como para terminales móviles.

surfshark

Estos servicios se configuran generalmente a nivel de dispositivo, por lo que es posible que desde un PC navegues por Internet con la IP pública de tu conexión a Internet, mientras que en otro estés utilizando la del VPN o proxy aunque realmente estés conectado a la misma red.

19 Comentarios