La aplicación de mapas de Apple en iOS 6 defrauda a los usuarios

La aplicación de mapas de Apple en iOS 6 defrauda a los usuarios

Javier Sanz

Una de las grandes novedades que ofrece la nueva versión del sistema operativo para la movilidad de Apple, iOS 6, tiene un buen número de novedades (más o menos unas 200). Pero, de entre todas ellas, la que ha despertado más interés es la aplicación propia de Mapas de los de Cupertino (que, en realidad, no es más que una amalgama de trabajos de terceras compañías dedicadas a la geolocalización).

Hay que recordar que en esta nueva versión de iOS, Apple ha decidido dejar de lado Google Maps, que ofrecía un desarrollo nativo dentro del sistema operativo desde el año 2007 y que, desde la nueva versión, ya no está disponible. Por lo tanto, lo usuarios de iPhone 5 y el restos dispositivos que pueden tener instalado iOS 6 ya no la utilizarán de forma directa.

Evidentemente, esta decisión tiene claramente un objetivo: separarse lo máximo posible de la compañía creadora de Android. Y tiene todo el sentido del mundo, ya que este sistema operativo es el gran rival de Apple en el mercado de la movilidad. Eso sí, las dudas existentes respecto al desarrollo de la aplicación eran lógicas, ya que la experiencia de Google en este terreno es muy grande y la empresa liderada por Tim Cook en este apartado es una recién llegada. Y, por lo que parece después de las primeras opiniones, la experiencia con los Mapas de Apple no es la mejor posible.

Problemas de todo tipo

Este es el resultado generalizado de los usuarios cuando han utilizado la nueva aplicación de Apple. Y es así desde el primer momento que se utiliza, ya que el primer problema que se aprecia es que el tiempo de carga del programa es muy elevado, mucho más que el del antiguo Google Maps (y esto es así independientemente del modo en el que se utilice). Y este tiempo no disminuye al buscar una localización, encontrando en este apartado un problema adicional: en la pantalla aparecen unos cuadros grises vacíos en los que no se ve nada del mapa solicitado, tardando una enormidad en que estos desaparezcan.

Es decir, que parece que la primera incursión de los de Cupertino en las aplicaciones de mapas y geolocalización, "han pinchado en hueso". Tal es el grado de descontento, que una portavoz la compañía, Trudy Muller, ha tenido que salir al paso de los comentarios y pedir "paciencia a los usuario", ya que "estamos todavía depurando esta novedad".

Pero, la verdad, es que los fallos son de todo tipo. Aparte de dar la sensación de que la cartografía no es muy amplia, ya que al realizar búsquedas de localizaciones en España es habitual que no encuentre lo pedido. Además, la información es escasa, ya que apenas aparecen lugares importantes o las líneas de transporte publico cercanas, se aprecian algunos problemas de traducción. Un ejemplo, si se busca Petra en Jordania, el resultado muestra todos elementos de alrededor en árabe.

Quejas por todo el mundo

Por lo tanto, no es de extrañar que estos problemas sean la "comidilla" en Internet, y ya se ha abierto apartado específico en Tumbrl para postear los fallos que se encuentra de la aplicación de Mapas de Apple. Y hay casos variopintos: desaparecen paradas de metro en Londres, monumentos perdidos por toda Europa o problemas con las playas en Australia. Incluso, hay comentarios al respecto en el foro de la propia Apple.

Es decir, que por ahora los usuarios añoran a Google Maps y algunos han tomado la determinación que, hasta que se solucionen estos problemas, accederán a la versión de navegador del cliente de Google. Ciertamente funciona más despacio pero, como se indica en un post en un foro: "al menos funciona". Habrá que ver como reacciona Apple ante esta avalancha de quejas y problemas.