Los usuarios pagarán los 300 millones de euros de la nueva reantenización de la TDT

La Televisión Digital Terrestre (TDT) seguirá siendo costeada por los usuarios de forma íntegra. Así lo ha confirmado el ministro de Industria, quien ha declarado que los 300 millones de la nueva reantenización serán asumidos íntegramente por los ciudadanos.

Las comunidades de vecinos tendrán que costear el total de los 300 millones de euros que costará la resintonización de 1,4 millones de antenas. Esta será necesaria por el nuevo apagón digital que se producirá el 1 de enero de 2014, nueva fecha confirmada por el propio ministro tras adelantarla desde el 1 de enero de 2015 como estaba fijada en primera instancia.

Aunque el anterior Gobierno del PSOE se había comprometido a que la reantenización de la TDT no supondría un coste en el bolsillo del consumidor, el actual Ejecutivo ha roto dicha promesa. En un primer momento el importe se cubriría con los ingresos generados por los operadores de telefonía móvil, quienes compitieron hace un año para asignarse las franjas de frecuencias liberadas en el dividendo digital para el despliegue de la banda ancha móvil 4G. Hasta 1.800 millones de euros fueron recaudados en dichas pujas, pero el Gobierno ha decidido quedarse con estas cantidades excusándose en que "no puede responder de lo que hizo el anterior".

El ministro Soria afirmó que su intención es "mejorar la gestión" y que por ello se ha disminuido el coste de la reantenización, cifrado en 800 millones de euros por el PSOE y que ahora se ha estimado en 300 millones. El ahorro parece considerable, pero no para el bolsillo de los usuarios, muchos de los cuales tendrán que pagar para adaptar sus antenas colectivas a lo largo del próximo año para seguir sintonizando los canales como hasta ahora.

No obstante, el Gobierno pretende aportar un fondo de subvenciones a las comunidades de vecinos que ascenderá a 45 millones de euros, con lo que espera ayudar de forma puntual a algunas de ellas. Asimismo, señalar que as organizaciones de consumidores no cierran la puerta a la denuncia de estos procedimientos si consideran que el Gobierno ha incumplido la ley desviando los fondos a la reducción del déficit en lugar de a pagar la resintonización de la TDT como estaba estimado en un principio.

Así pues, una nueva muestra del caótico desarrollo de la TDT en nuestro país, que solo ha supuesto elevados costes a la ciudadanía desde el primer apagón analógico allá por abril de 2010. Todo ello para encontrarnos con una televisión de baja calidad plagada de canales de teletienda, con polémicos contenidos como la brujería y en el que las grandes cadenas anuncian de manera fraudulenta emisiones en HD sin ofrecer esta calidad de imagen.