Hollywood baja los brazos en su lucha contra la piratería

Hollywood baja los brazos en su lucha contra la piratería

Redacción

La industria cinematográfica empieza a mostrar sus primeros síntomas de agotamiento en su lucha contra la llamada "piratería". Así se deduce de la drástica reducción del presupuesto destinado a financiar a la MPAA, asociación que se ha mostrado como su brazo armado contra las descargas.

Los últimos registros de impuestos en Estados Unidos confirman cómo las grandes compañías de Hollywood empiezan a darse por vencidas en su lucha contra la "piratería" online. Si hace unos días era la RIAA, asociación que agrupa a la industria discográfica estadounidense, la que veía reducidos sus ingresos por las cuotas de las compañías a esta asociación, en esta ocasión es su homóloga en la industria del cine, la MPAA, la que ve cómo le afectan los recortes en los presupuestos de los estudios de Hollywood.

En los últimos años los ingresos de la MPAA han mostrado un progresivo declive. En solo tres años han pasado de contar con 92,8 millones de dólares a 49,6 millones. Esto ha llevado a la asociación a rebajar el salario de sus empleados, a quienes hace unos años destinaba 29 millones de dólares y en el último año redujo a 18,2 millones. Esta reducción afectaría incluso a los altos cargos de la asociación, con salarios millonarios por defender un discurso muy reaccionario en lo que a descargas en Internet se refiere.

Como vemos en los datos publicados por Torrentfreak, los bufetes de abogados que eran contratados por la MPAA en sus numerosos frentes contra la "piratería" también han visto reducido su presupuesto considerablemente, desde los 13 millones de hace unos años a los actuales 5 millones. Sin embargo, su presupuesto para actuar como grupo de presión con los políticos estadounidenses se ha mantenido estable y esto ha reportado algunas victorias al grupo antipiratería entre la que destaca por encima de todos el cierre de Megaupload.

No obstante, cuesta creer que la MPAA siga teniendo la misma capacidad de influencia en un futuro si las compañías de Hollywood optan por encauzar sus presupuestos hacia otros objetivos más rentables. Las compañías empiezan a ver cómo pagar cantidades millonarias a esta asociación no ha servido para que los supuestos altos índices de "piratería" en la Red desciendan. Es más, sus niveles de ingresos no se ven mermados por las copias ilegales en la Red en muchos casos puesto que los usuarios no han dejado de consumir sus productos y existe una predisposición a pagar por los contenidos a pesar de que el discurso de la MPAA asegura lo contrario.

Adaptar el modelo de negocio a Internet debe ser el principal objetivo de estas compañías. Un ejemplo de convivencia rentable con el P2P y otro tipo de descargas es el éxito de plataformas como Netflix. Lo mismo sucede en el mercado musical, donde las discográficas ven cómo servicios como iTunes y Spotify ya les reportan una gran cantidad de sus beneficios. Después del gran esfuerzo económico con nulos resultados, pareque que la industria del entretenimiento comienza a vislumbrar otros horizontes alejados de infundados y polémicos argumentos que plantean un panorama catastrófico que poco tiene que ver con la realidad.