Nueva tecnología espiará a los usuarios para impedir que suban canciones a Internet

Vuelta de tuerca en la persecución a quienes suben archivos protegidos con derechos de autor a Internet. Una nueva tecnología desarrollada en Japón permitirá identificar de forma automática a quienes suben estos contenidos sin permiso de los titulares del copyright para bloquear esta actividad.

La semana pasada os avanzamos la nueva legislación antipiratería que pretende poner en marcha Japón a partir de octubre de este mismo año. La gran novedad de ésta pasa por el endurecimiento en la persecución legal a quienes bajan y suben contenidos que infringen la propiedad intelectual. Aquellos que sean declarados culpables podrían tener una pena de hasta 2 años de prisión en caso de descargar material con copyright y nada menos que hasta 10 años si son quienes lo ponen a disposición del resto de internautas sin permiso de los titulares de los derechos de autor.

Para esto último, la industria discográfica del país asiático pretende que los operadores instalen una nueva tecnología que bloquearía todo intento de subir canciones con derechos de autor a Internet sin su permiso. Según recoge Torrentfreak, el sistema sería capaz de detectar de forma automática la música subida por los usuarios de forma no autorizada a redes de intercambio de archivos P2P o los conocidos cyberlockers para que otros internautas las descarguen.

La tecnología sería implementada por los operadores de banda ancha de modo que los usuarios del país nipón serían espiados por ésta. El sistema compararía los datos que éstos suben a Internet con huellas digitales que serían evaluados en una base de datos externa. Si los datos coinciden con material con copyright los poseedores de los derechos de autor de dicha canción pedirían a los operadores el bloqueo automático de este contenido infractor.

Se trata por tanto de un nuevo paso adelante a la hora de espiar toda actividad de los internautas con la lucha contra la llamada "piratería" por bandera. Hasta el momento habíamos asistido al rastreo de usuarios en aquellos países donde se aplican legislaciones antipiratería que optan por los tres avisos antes de la desconexión. El nuevo método parece más eficaz para la industria, aunque es sin duda mucho más invasivo para la actividad del usuario en Internet al quedar bajo mínimos la privacidad en la Red.

¿Importarán los gobiernos europeos este polémico sistema? ¿Hasta qué punto es legal un bloqueo automático de los datos que el usuario sube a Internet sin que medie la figura judicial? Por ahora, en nuestro continente los intentos de la industria por implementar sistemas que monitoricen toda la actividad de los internautas han sido declarados ilegales pero quién sabe si a base de insistir la industria consigue su objetivo.