Probamos el Samsung Galaxy S3

Probamos el Samsung Galaxy S3

Redacción

En poco más de diez días estará en el mercado pero nuestros compañeros de Movilzona.es ya lo han podido probar a fondo. Hablamos del Samsung Galaxy S3, un equipo que cumple con las altas expectativas marcadas como vemos en esta prueba.

Samsung confía en que 2012 sea un nuevo año lleno de éxitos para la compañía y para ello ha decidido lanzar un móvil que será referente en el mercado, el Samsung Galaxy S3. La gran acogida de sus predecesores en la gama alta pone el listón muy alto tanto en calidad como en ventas del nuevo terminal, pero las primeras impresiones que nos deja el smartphone días antes de su llegada al mercado cumplen con lo esperado.

Movilzona.es publica un primer análisis tras disponer del equipo de forma previa al lanzamiento. Esta primera toma de contacto confirma el gusto con el que Samsung ha tratado a su próximo equipo, algo que sólo se pudo intuir en el evento de presentación celebrado en Londres hace una semanas ante la avalancha de periodistas y los pocos modelos que se pudieron probar. En su parte externa se observa el buen trabajo a la hora de reducir el marco que rodea a la pantalla para evitar unas dimensiones exageradas. Mientras su pantalla de 4,8 pulgadas es un 22% más grande que la del Galaxy S2, las dimensiones totales sólo son un 16% mayores a las de su antecesor.

Otro de los detalles que nos ha llamado la atención es la cercanía entre el cristal externo y el panel, lo que permite reducir el grosor del equipo respecto a versiones anteriores de display con tecnología AMOLED. Aunque se ha criticado el uso de pantalla Pentile, sus 306 ppi dejan atrás a los 214 ppi del Galaxy S3 y permiten un gran nivel de brillo.

En la parte externa comprobamos el interés por evitar las líneas rectas por parte de Samsung en este terminal. Su carcasa está realizada con un material de tácto cerámico conocido como Hyperglaze. A algunos les decepcionó que no fuese un material cerámico directamente, pero la compañía se justifica argumentando que, de haber sido así, el precio del equipo se hubiese disparado. Por cierto, que esta carcasa externa habrá que cambiarla si se quiere utilizar el cargador inalámbrico que llegará después del verano.

En lo que se refiere a software, llama la atención la tecnología SmartStay, capaz de detectar si estamos delante de la pantalla y de apagarla en caso de que no sea así. El objetivo pasa por el ahorro de batería. En breve analizaremos detalles como el rendimiento, la autonomía de la batería y la calidad de su cámara fotográfica trasera, aunque ya os podemos adelantar una imagen captada con ella.