Giro en Movistar para volver a liderar el mercado de la banda ancha

Domina con un amplio margen sobre sus rivales el mercado del móvil y la banda ancha. Sin embargo, en el último año ha decidido modificar su política con el fin de incrementarlo. Hablamos de Movistar, el operador histórico que vive un proceso de renovación del que espera grandes resultados.

La competencia en el mercado de las telecomunicaciones ha hecho espabilar a un gigante como Movistar. Si echamos la vista atrás, la pérdida de usuarios que sufría el operador dominante era cercana a los 40.000 clientes. La agresividad en las ofertas de sus rivales y el precio propuesto por la compañía se perfilaban como auténtico obstáculo para volver a hacerse con el timón de la situación, pero un año más tarde la situación parece haber cambiado.

El nuevo equipo gestor llegado de la mano de Luis Miguel Gilpérez impulsó el cambio de aires que permite al operador mantener su posición dominante sin ver una desbandada de usuarios en su cartera de clientes. El precio nominal de las conexiones ADSL se vio rebajado desde los 41 euros hasta los 25 euros y, además, desde la compañía se apostó por la convergencia entre servicios. El operador decidió reducir el precio para siempre a 20 euros al mes sus conexiones siempre y cuando el usuario tuviese contratada una línea móvil, algo muy probable puesto que la compañía cuenta con la mitad de los usuarios móviles de nuestro país.

Esto ha llevado a Movistar a ver una progresiva bajada en el número de usuarios que decidían portar su línea fija a otros operadores. Mientras a mediados del año pasado las cifras negativas alcanzaban la citada media, medio año más tarde la caída se reducía a 4.000 usuarios. A la rebaja en los precios le han seguido otras iniciativas que también parecen dar sus frutos. A diferencia de sus competidores, ha decidido simplificar sus promociones y no hacer rebajas temporales de ningún tipo, estrategia que parece haber funcionado y que ha coincidido con el fin de la publicidad televisiva del operador durante el mes de marzo.

La fibra óptica como motor de crecimiento

Pero a todo esto tenemos que sumarle el despliegue y el éxito conseguido en el mercado de Internet de alta velocidad. La compañía ha sabido compaginar su nueva política con el desarrollo de su red de última generación con la que ofrece conexiones de 50 y 100 megas. El operador ha potenciado la captación de clientes en las zonas donde desplegaba esta red, movimiento que parece acertado y del que está muy seguro al no ofrecer compromiso de permanencia a los usuarios. No en vano, cuesta creer que los usuarios con estas conexiones decidan regresar a las de ADSL, muy similares en precio pero muy por debajo en cantidad.

Movistar acapara ya más del 90% de las conexiones de fibra en España y sabe del acierto que supone continuar el camino emprendido, puesto que no cuenta con ningún rival a nivel nacional en conexiones FTTH. La cobertura supera ya el millón y medio de hogares y pronto conseguirá todo un hito como es hacer de Barcelona la primera ciudad española con total cobertura de fibra, objetivo marcado para este verano.