Razones que explican la caída de beneficios en la industria del videojuego en España

El sector del videojuego ha visto reducido un 15% sus beneficios respecto al año pasado. A pesar de haber facturado 980 millones de euros el pasado año en el país, la crisis económica ha incidido de una forma notoria en un mercado que sigue teniendo unos precios superiores a los de otros países europeos.

La Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (aDeSe) ha hecho públicas las cifras de facturación de la industria del videojuego en España en 2011. En total se consiguieron 980 millones de euros durante el pasado año, una facturación que es un 15% inferior a la del año anterior según unas cifras que ahora estima en 1.153 millones de euros cuando hace un año había asegurado que eran de 1.245 millones de euros.

En cualquier caso, la caída es evidente pero el de los videojuegos sigue siendo el sector de ocio en España con mayor volumen de facturación, por encima del cine y la música. La mitad de estas ventas corresponden a videojuegos en formato físico (estas estadísticas aún no reflejan las ventas digitales, por lo que la facturación fue mayor en 2011 de esos 980 millones). Por su parte, el 37% de la facturación corresponde a la venta de videoconsolas, mientras que el 11%, 107 millones de euros, se generó gracias a los periféricos. En total se vendieron 22 millones de unidades incluyendo software, hardware y periféricos.

En interés de los usuarios en las consolas de sobremesa y portátiles es muy parejo, puesto que se vendieron algo más de 1 millón de unidades de PlayStation 3, Xbox 360 y Wii por 833.000 unidades de portátiles como Nintendo DS, 3DS o PSP. Por lo que respecta a la venta de videojuegos, el 88% de los títulos se vendieron para consola y el porcentaje restante para PC, a pesar de las diferencias de precio entre unas plataformas y el ordenador.

¿A qué se debe esta caída en ventas en el último año? Todo indica que la crisis económica que atraviesa el país se ha dejado notar en la venta de consolas y videojuegos. El paro se disparó en 2011 y con ello descendió el poder adquisitivo de las familias. Esto conlleva que los usarios se corten a la hora de adquirir productos que no son de primera necesidad. Además, el elevado precio tanto a nivel de hardware como de software deja a muchos usuarios sin la posibilidad de acceder a este mercado.

Precisamente sobre el precio del videojuego en España hemos hablado en varias ocasiones. Si comparamos con el precio en países como Reino Unido, la diferencia de precio por un mismo título es abismal en algunos casos. Algunos juegos que en nuestro país sobrepasan los 60 euros, en tiendas británicas se pueden encontrar por entre 40 y 45 euros. El motivo de esta diferencia lo encontramos en los intermediarios y editoras españolas, que encarecen el producto final bajo la excusa de la "elevada piratería" que hay en España. Este hecho, unido a la citada situación económica, propicia que muchos acudan a tiendas online para adquirir sus productos.

Así pues, los motivos para la caída en los beneficios de una industria cuya rentabilidad está fuera de toda duda, habría que encontrarlos en parte dentro del propio sector, cuya adaptación a la realidad económica del país ha brillado por su ausencia. Los precios de los títulos de estreno no se han reducido -incluso se han encarecido en algunos casos- respecto a años anteriores en los que la situación económica del país no era castigada por esta crisis. ¿Servirán estos datos para que la industria cambie su estrategia?