La lucha contra el P2P frena la venta de música y películas

La lucha contra el P2P frena la venta de música y películas

Redacción

La decidida lucha que han emprendido algunos gobiernos para acabar con el intercambio de archivos (P2P) ha traído consigo una reducción de este tipo de tráfico. Sin embargo, nos deja un palpable daño colateral: los ingresos por venta de música y películas también han descendido.

Hace un año y medio el Gobierno de Francia impulsaba la llamada Ley Hadopi, su gran proyecto para acabar con las descargas en Internet de material protegido con derechos de autor. Mediante la puesta en marcha de un sistema de rastreo a los usuarios que utilizasen redes como eMule o BitTorrent se detectaba el intercambio de contenidos con copyright para pasar a avisar a dicho internauta. Si éste no ceja en este tipo de prácticas después de varios avisos, corre el riesgo de ser privado de su conexión a Internet y del pago de una multa.

Con esta medida, las autoridades francesas aseguran haber frenado el tráfico P2P de forma "significativa" según han dado a conocer en un informe en el que hablan de los resultados conseguidos por la comisión Hadopi. Entre los datos que subraya dicho texto está el importante descenso en el tráfico a través de redes peer to peer (hasta el 66%) así como el fuerte bajón que han sufrido en número de visitantes los sitios con enlaces a contenidos que circulan en estas redes (en torno al 29%).

No obstante, el informe presentado ignora otra realidad paralela y que afecta a la industria promotora de esta ley: la industria cultural y del entretenimiento. Los ingresos que ha logrado este sector en el último año han caído a la vez que se ha reducido el tráfico P2P, de modo que la industria del cine perdió un 2,7% y la discográfica bajó un 3,9%. Esta tendencia viene a demostrar que este tipo de leyes no afectan de forma directa a la hora de aumentar los beneficios de las grandes compañías del cine y la música.

Por más que se insista en la persecución del P2P, webs como Megaupload o páginas de enlaces, la solución a los problemas que vive el sector está en sus propias manos. Así lo demuestra el éxito que han tenido plataformas como Spotify o Netflix, en las que se ve cómo los usuarios sí están dispuestos a pagar por los contenidos siempre que estos tengan unos precios accesibles y razonables.

Igualmente, no podemos obviar los numerosos estudios que hablan del beneficio que el P2P puede producir en los creadores, puesto que sirve como vehículo de difusión de sus obras para una posterior comercialización de sus productos. "Hay que tener en cuenta lo que Internet nos ha dado a los músicos: mucha proyección, conciertos en el extranjero y que la gente tenga acceso a tu música sin mediar una distribuidora y una casa de discos", afirmaba hace unos meses el músico Nacho Vegas. ¿Serán capaces industria y gobiernos de ver esta realidad?