Google defiende a Hotfile para protegerse así misma de Hollywood

Google defiende a Hotfile para protegerse así misma de Hollywood

Javier Sanz

Hollywood demandó en febrero a Hotfile ante un juez, pidiéndole que cierre el servicio de alojamiento de archivos por permitir la vulneración de la propiedad intelectual. Ahora Google, que no es parte en el caso, ha presentado una alegación en la que rechaza las acusaciones de la industria del cine. No en vano, si ganan las productoras, el próximo puede ser él.

La Motion Picture Associaton of America interpuso la demanda en un juzgado de Florida. En ella acusa a Hotfile de promover un robo digital masivo. Según sus argumentos, las páginas de alojamiento de archivos como Hotfile o Megaupload no pueden estar amparadas por la DMCA.

En esta ley estadounidense de hace más de una década descansa la protección del copyright en la era digital. Establece, entre otras cosas, una especie de puerto seguro para los responsables de servicios de internet por el que no son responsables de lo que cuelgan en sus servidores sus usuarios. Pero, al mismo tiempo, deben actuar con diligencia cuando un propietario de un derecho solicite la retirada de un archivo no autorizado.

Para Hollywood, Hotfile es usado fundamentalmente para violar su propiedad intelectual y pide una sentencia rápida que cierre el sitio.

Sin embargo, Google ha presentado un escrito ante el juez que lleva el caso en el que se pone del lado de Hotfile. Llegan a decir que, como han demostrado casos anteriores, no se le puede retirar la protección que otorga la DMCA a un sitio aunque haya una consciencia generalizada de que viola el copyright. Pide al juez que no se deje engañar por los abogados de Hollywood: la carga de la prueba sigue estando del lado del propietario del derecho. Si encuentra un archivo que vulnera su propiedad, debe solicitar su retirada y no, como pide la industria del cine, convertir a los proveedores de servicios de internet en policías de sus contenidos.

Google mantiene que, si se invierte la filosofía de la DMCA, servicios como YouTube, Facebook, Twitter o la Wikipedia se verían obligados a revolucionar su forma de trabajar hasta hacerlos inviables.

La posición de Google puede sorprender a algunos, pero está llena de toda lógica. Ya el año pasado envió un escrito similar en el caso contra isoHunt. En el asunto de Megaupload, la mala prensa y las acusaciones de enriquecimiento y lavado de dinero, han evitado que Google se acerque al caso. Pero, sabe que, defendiendo a estas páginas, defiende una ley, la DMCA, que ampara la esencia de su negocio, los enlaces, y la esencia misma de internet.