Las protestas en la calles de Polonia frenan ACTA. ¿Y España?

Las protestas en la calles de Polonia frenan ACTA. ¿Y España?

Redacción

La reacción de los ciudadanos polacos en contra de ACTA ha tenido el efecto deseado y el polémico tratado antipiratería ha sido frenado en Polonia. El Acuerdo Comercial Antifalsificación despertó protestas en las calles de Varsovia y la clase política decidió no firmar el texto.

El tratado internacional ACTA sigue levantando controversia según se acerca el momento de su firma definitiva. Este acuerdo, negociado en secreto entre 27 países pero cuyo principal impulsor es Estados Unidos, ha generado una gran polémica por la falta de claridad legal que tiene en su objetivo de establecer normas internacionales para el cumplimiento de los derechos de propiedad intelectual.

Tras dos años de negociaciones tan sólo se conocían algunos de sus puntos mediante filtraciones de borradores. Hay que reseñar que en las mesas de debate estaban importantes instituciones que representan, teóricamente, la soberanía de los ciudadanos. Es el ejemplo de los integrantes de la Comisión Europea, que han asistido a las reuniones para sacar adelante un acuerdo que será debatido en el Parlamento europeo entre el 29 de febrero y el 1 de marzo.

En los distintos países donde se ha intentado ratificar hemos asistido a varias reacciones. Por ejemplo, en México se firmó a pesar del evidente descontento con el texto por parte de los ciudadanos y alguos grupos políticos. Más recientes han sido los casos de Polonia y República Checa, en los que contra todo pronóstico la clase política ha hecho caso a las protestas que incluso han llegado a las calles. En el caso polaco, su primer ministro, Donald Tusk, ha anunciado que la ratificación sólo se producirá cuando se aclaren todos los interrogantes que la norma ha generado y ha admitido ante los internautas el error de haber suscrito el pacto sin un debate público previo.

Los ciudadanos del país del Este se han manifestado por las graves propuestas recogidas en el texto, como la anteposición de los intereses de los dueños de los derechos de autor a derechos fundamentales como la libertad de expresión o el derecho a la privacidad. Más de 100.000 personas (algunas de ellas cubriendo sus rostros con la famosa máscara de V de Vendetta, símbolo tomado por Anonymous) salieron a la calle para mostrar su rechazo a este acuerdo.

protestas polonia acta

Llegado este punto no podemos sino extrañarnos de la nula reacción que ha despertado en países como el nuestro. A pesar de que se han utilizado medios de la Red como Twitter para decir un rotundo "no" a este tratado, sorprende el desconocimiento de la ciudadanía a los tratados que firman sus supuestos representantes. Culpa de unos po falta de interés y otros por no informarles del contenido del acuerdo, la realidad es que España es uno de los países firmantes por el momento de un acuerdo que será ratificado (o no) de forma definitiva por el Parlamento europeo a mediados de año. ¿Crecerá el descontento hasta entonces para que se den reacciones como las vistas en Polonia o República Checa?