Cerrar Megaupload es un desprecio a los derechos humanos según su fundador

Cerrar Megaupload es un desprecio a los derechos humanos según su fundador

Redacción

Kim Schmitz, fundador de Megaupload -también conocido como Kim Dotcom, vio hace una semana cómo el Alto Tribunal de Nueva Zelanda denegaba la libertad condicional. En sus últimas declaraciones ha aprovechado para criticar el cierre de Megaupload, al que considera "el mayor desprecio a los derechos humanos en la historia de Internet".

Se cumplen dos semanas tras el cierre de Megaupload y la detención de varios responsables de la plataforma de descargas directas, entre ellos Kim Dotcom. Desde entonces se encuentra detenido en Nueva Zelanda, país donde residía y que le ha negado la libertad condicional a pesar de que asegura que no huiría. "¿Qué podría hacer en Alemania (país de nacimiento de Schmitz) con cinco hijos, una esposa y sin dinero?", subrayó en declaraciones recogidas por elmundo.es.

En estas declaraciones también aprovechó para criticar el cierre de Megaupload. El fundador de la plataforma considera que se trata del "mayor desprecio a los derechos humanos básicos en la historia de Internet" al haberse realizado sin un proceso judicial. Además, acusó a la Policía del país oceánico de abusos en el momento de su detención. "Me dieron puñetazos en la cara y me patearon en el suelo. Uno de ellos estaba encima de mi mano con la intención de romperme la uñas y que mi mano sangrara, todo fue muy agresivo", aseguró.

Extradición a Estados Unidos

El alemán permanecerá detenido al menos hasta el próximo 22 de febrero, momento en el cual se celebre una vista en la que se podría aprobar su extradición a Estados Unidos solicitada por las autoridades del país norteamericano. De este modo, queda cerrada la puerta a la posibilidad de una libertad bajo fianza, puesto que la Justicia neozelandesa considera que existe "un significativo riesgo de fuga de Dotcom debido a sus múltiples identidades". Esto le permitiría acceder a dinero en efectivo o cuentas bancarias.

Recordamos que si finalmente Kim Dotcom es extraditado a Estados Unidos, afrontará una acusación por crimer organizado, blanqueo de dinero y violación de los derechos de propiedad intelectual. Si el informático alemán resultase declarado culpable por estos delitos podría enfrentarse a una pena máxima de 50 años de cárcel y una multa millonaria.