Consecuencias apocalípticas en caso de que Google pare todos sus servicios

El próximo 23 de enero podría producirse un hecho sin precedentes en la historia de Internet. Las grandes compañías de contenidos han amenazado con interrumpir todos sus servicios en caso de que el Gobierno de EEUU apruebe la ley SOPA. ¿Qué suedería un día sin los servicios de un gigante como Google?

A lo largo de los últimos años han sido varias las empresas que han crecido hasta límites insospechados en la Red. Algunos de estos ejemplos son Facebook o Google. La red social ha vivido momentos gloriosos en el último lustro, alcanzando en la actualidad una cifra cercana a los 800 millones de usuarios, algo impensable hace unos años. En su postura crítica con la ley SOPA se encuentra del lado de Google, el más claro ejemplo de crecimiento en Internet.

Cuando en la década de los 90 nació este motor de búsqueda nadie imaginaba hasta dónde sería capaz de llegar la compañía unos años más tarde. Desde su sede en Mountain View (California) han iniciado múltiples proyectos con más o menos éxito creciendo hasta un punto en el que le ha sido posible la absorción de otros gigantes como el ejemplo de YouTube. La última compra de la división móvil de Motorola por nada menos que 8.800 millones de euros es otra muestra del poder adquirido por la compañía.

En el ámbito de la Red, los servicios de Google son utilizados a diario por miles de millones de personas. En caso de producirse el apagón el próximo 23 de enero, las consecuencias podrían ser graves tanto para los usuarios como para Google y las empresas que utilizan sus servicios, lo que se traduciría en pérdidas millonarias difíciles de cuantificar.

Servicios básicos afectados

El buscador de Google puede ser el servicio más conocido de la empresa. De producirse la huelga, los millones de personas que lo utilizan a diario para realizar sus consultas y acceder a la información tendrían un problema, aunque siempre podrían recurrir a otros (aunque Yahoo se sumaría a la huelga). En el caso de otros servicios más personalizados como Gmail, el correo electrónico de la compañía, el problema es más grave, puesto que millones de usuarios no podrían acceder a sus cuentas y se verían privados de una forma de comunicación básica a día de hoy.

Otro servicio que ha ido ganando popularidad con el paso del tiempo ha sido Google Maps. Esta plataforma es una de las más utilizadas como callejero. Existen alternativas en la red, cierto es, pero habría que ver hasta qué punto las conoce la gente y cómo accede a ellas si utiliza como fuente de búsquedas Google y desconoce otros buscadores.

Muy grave sería también el cierre temporal del servicio Google Docs. Se trata de la propuesta de la compañía a un paquete de aplicaciones como Microsoft Office, permitiendo servicios de redacción de documentos, presentaciones y hojas de cálculo entre sus posibilidades. Cada día es más demandado por empresas y recientemente hemos conocido que escuelas y universidades de Estados Unidos han decidido utilizarlo en lugar del paquete Office al ofrecerse sin coste alguno para las instituciones.

La importancia para los negocios y páginas en Internet

Muchas empresas de la Red así como particulares que se ganan la vida en Internet también verían mermada seriamente su fuente de ingresos en caso de que cuenten con la plataforma AdSense de Google, que en estos años se ha convertido en la empresa líder en publicidad online.

El modo de acceso a la actualidad también se vería mermado, puesto que muchos optan por la variedad de fuentes y contenidos que ofrece Google News para mantenerse informado. Google Reader, el lector de feeds de la compañía, también es utilizado por multitud de usuarios para conocer al momento la información de los portales, blogs o páginas a los que están suscritos.

Otros servicios que también pertenecen a Google se verían interrumpidos como el caso del gestor de imágenes Picasa o la red social Google+, estrenada este año y que empieza a hacerse un hueco en el sector. Más llamativa sería la caída de YouTube, el portal de vídeos referente en Internet que fue adquirido por Google en 2006. Los últimos datos apuntan a que son 100 millones el número de visitas diarias con las que cuenta el portal, lo que nos permite imaginar la magnitud que podría tener el apagón.

¿Sufrirían Chrome y Android las consecuencias?

Por otro lado, Google también se ha abierto un espacio muy importante en otros sectores como el de los navegadores y los sistemas operativos móviles con Chrome y Android respectivamente. Su apuesta por combatir contra Internet Explorer y Firefox ha dado sus frutos y se espera que este mismo año lidere el sector, algo que ya hace con Android en el mundo de los smartphones. Habría que ver si Google decide desactivar de alguna forma estas plataformas.

La lista de servicios con los que cuenta el gigante californiano es más excelsa si cabe. No obstante, esta retahíla de plataformas que se verían afectadas por el apagón nos permite conocer cómo podría afectar esta amenaza sin parangón hasta la fecha en la Red. La postura de estas compañías frente al Gobierno de EEUU podría traer consecuencias más graves de lo que muchos pueden imaginar, pero más trágica podría ser la aprobación de una norma que busca el control total de los contenidos en Internet, cuyo carácter libre y abierto desaparece poco a poco por las presiones del poder establecido.