¿No puedes entrar en Gmail? Así puedes solucionarlo

¿No puedes entrar en Gmail? Así puedes solucionarlo

Roberto Adeva

Gmail es uno de los servicios de Google más utilizados, ya que es un servicio que además de ser gratuito, ofrece funciones y características muy interesantes. Además, es posible añadir ciertas funcionalidades gracias a las múltiples extensiones disponibles para el servicio si usamos el navegador Chrome. Sin embargo, esto no quita que de buenas a primeras nos podamos encontrar con algún problema en el servicio. Si estás intentando entrar en Gmail y no puedes, esto es todo lo que puedes hacer para solucionar el problema.

Es habitual ver cómo al intentar entrar en alguna de nuestras cuentas en Internet, después de poner el nombre de usuario y contraseña, nos aparece algún error indicando que no es posible iniciar sesión. Esto es algo que nos puede ocurrir también en Gmail, pudiendo ser muchas y muy diversas las causas que están provocando esta situación tan desagradable. A continuación, os mostramos las diferentes situaciones por la que puede que nos encontremos con que no podemos entrar o iniciar sesión en Gmail y cómo podemos solucionarlas.

Consejos de seguridad para tus cuentas

Hoy en día, con todos los virus, hackers y malware que hay por la red, lo cierto es que la seguridad se ha vuelto un punto clave. Especialmente si queremos seguir manteniendo nuestros datos a salvo, además de nuestras cuentas o perfiles en redes sociales, plataformas de streaming, correo… Por lo que, si quieres evitar que roben tu cuenta o tener problemas más adelante, hay unos consejos de seguridad que podemos seguir y que son básicos y aplicables a todas las cuentas que tengas, a todos los servicios:

  • Contraseña

Usa una contraseña segura con mayúsculas, minúsculas, números. No repitas la misma contraseña de Gmail que ya estás utilizando ya que conseguirás que puedan acceder a tu correo electrónico en caso de hackear otros servicios como servidores, tiendas, etc. Pero tampoco digas a nadie tu contraseña en ningún momento ni mucho menos la escribas en un email enviado ni en borradores. Además, es aconsejable que la cambies cada cierto tiempo. Más que nada, por lo métodos que existen para descifrar contraseñas cada vez son más precisos, además de que existen diferentes maneras de que nos roben la clave sin que nos demos cuenta. Por esto mismo, es más aconsejable ir renovándola cada poco tiempo.

  • Revisa las aplicaciones a las que das acceso

Cuidado con registrarte en todas partes con tu cuenta de Google sin crear una cuenta. Esto hará que estés dando acceso a algunos servicios o apps a tus datos y que puedan acceder a permisos como leer tus emails o ver tus contactos. Debes tener cuidado a la hora de pedirte uno de estos permisos, pero también conviene que revises cada cierto tiempo qué apps pueden acceder a estos datos.

  • Activa la verificación en dos pasos

La verificación en dos pasos de Google nos permitirá tener doble seguridad: necesitan tener tu contraseña, pero también tu teléfono para acceder a tu cuenta. El segundo paso debe ser algo relacionado con tu smartphone como confirmar que eres tú el que está intentando acceder a la cuenta o utilizar códigos de verificación recibidos a través de un SMS o de una llamada.

  • Comprueba tu email y teléfono de seguridad

En ocasiones, el servicio te permite contar con un email y teléfono de seguridad para utilizar en caso de que no puedas acceder al servicio. Es importante poner tu teléfono y otra cuenta a la que tengas acceso, y revisar resto si cambias de número, quieres indicar otro, prefieres confirmar desde otro teléfono o se da alguna circunstancia nueva. Esta es una buena forma de poder volver a acceder al servicio si sucede algo.

Usa la Revisión de Seguridad de Google

Desde tu cuenta de Google ve al apartado “Sugerencias de Privacidad disponibles” y ve haciendo todo lo que te recomienda o aconsejan. Por ejemplo, eliminar el historial de ubicaciones automáticamente, eliminar el historial de YouTube automáticamente, etc. También puedes ir a “Protegemos tu cuenta” donde podrás ver en qué dispositivos se ha iniciado sesión, qué inicios de sesión hay recientes, qué aplicaciones tienen acceso a tus datos o qué contraseñas tienes guardadas. Revisa habitualmente este apartado para encontrar posibles problemas.

Para ir a la Revisión de Seguridad de Google simplemente debemos ir al enlace correspondiente e iniciar sesión con nuestra cuenta de Gmail y nuestra contraseña. Nos hará un test rápido sobre qué está bien y qué tenemos que mejorar. Hay una serie de apartados que se mostrarán con un check en verde si están correctos o con una exclamación en amarillo si es una acción recomendada que deberías vigilar:

  • Inicio de sesión y recuperación / Verificación en dos pasos.
  • Tus dispositivos en los que está iniciada la sesión.
  • Actividad de seguridad reciente como cambios de contraseña.
  • Acceso de terceros de aplicaciones o webs con acceso a tus datos.
  • Configuración de Gmail.
  • Tus contraseñas guardadas.

En el segundo apartado encontramos los dispositivos en los que se ha iniciado sesión, algo especialmente útil si quieres ver desde dónde hay una sesión iniciada a tu cuenta de Google ya sea tu teléfono móvil, un ordenador o un altavoz inteligente. Revisa que estos dispositivos sean tuyos. Si no, toca en los tres puntos junto al mismo y elige “Cerrar sesión”.

En el tercero, verás las aplicaciones con acceso de terceros. Por ejemplo, Dropbox o WhatsApp tienen acceso a tus datos, pero no deberías tener en esta sección juegos de todo tipo, aplicaciones sin importancia en el móvil y mucho menos webs que no conoces de nada y que leen tus emails. Además, lo aconsejable es que revises esta sección de «Revisión de seguridad» para evitar que haya muchos avisos o alertas de peligrosidad ya que eso podría llevarte a perder tu cuenta o no poder entrar.

Revision de seguridad

Gmail no carga

Una de las razones por las que puedes no acceder a tu cuenta Gmail es porque el servicio no carga. En primer lugar, debes comprobar que tu conexión a internet va correctamente y comprueba que estás usando un navegador que funcione con el servicio. Si accedes siempre desde él, el caso podría ser la conexión o que el servicio está caído.

Además, comprueba las aplicaciones o extensiones de navegador para conocer si alguna de ellas está dando problemas y posteriormente borra la caché y las cookies del navegador (después te comentamos cómo hacerlo). Si esto no funciona comprueba si el servicio está disponible en esta web de Google Workspace. También puedes esperar un poco a ver si va. Si te sale un error mira qué es lo que dice porque puede estar ahí la clave del no funcionamiento del servicio. Presiona sobre el signo de exclamación naranja, o lo que te aparezca para mostrar que hay un problema, y te indicará más sobre el incidente, cuándo empezó y acabó, descripción y otros datos de interés.

conectividad gmail

Una página muy conocida para conocer en tiempo real si algún servicio tiene un problema o caída es Downdetector, así que puedes comprobar también esta página para ver si Gmail va bien o no. Esto es especialmente interesante si el servicio va tan mal que no puedes acceder a la página de Google pensada para conocer si sus servicios están caídos o si tienes algún problema con ella, o simplemente para contrastar información. Lo único que tienes que hacer es escribir Gmail en el buscador y te indicará si tiene problemas, un gráfico de funcionamiento y configuración adicional. Te mostramos el enlace directo a esta información desde la web de Downdetector.

gmail downdetector

Qué hacer si no puedo entrar en Gmail

En el caso de que todavía no hayas podido acceder a tu cuenta de correo de Google. Todavía hay algunos pasos que puedes seguir si no puedes acceder a tu correo de Gmail. En este caso, dependerán de cuál es la circunstancia que se da, ya que no es lo mismo que te hayas olvidado la contraseña a que alguien haya robado tu cuenta y la haya cambiado o que el servicio no funcione. Por lo tanto, presta mucha atención a los siguientes métodos que os explicaremos a continuación:

Has olvidado tu contraseña

Si el problema es que estamos indicando una contraseña que no se corresponde con la nuestra porque se nos ha olvidado, entonces tendremos que proceder a cambiar la contraseña. Piensa bien qué contraseña habías puesto y comprueba que no tienes mayúscula activadas. Pero si nada de esto funciona, podemos cambiarla a través del enlace de recuperación sin ningún problema. Puede que simplemente no te acuerdes, que la hayas cambiado y no lo recuerdes o que alguien la haya cambiado sin decírtelo.

Para ello, vamos al siguiente enlace para la recuperación de nuestra cuenta y vamos respondiendo a todas las preguntas que nos haga Google para confirmar que somos el propietario de la cuenta. Si por cualquier cosa tenemos problemas para contestar estas preguntas de seguridad, entonces podemos echar mano de la cuenta de correo o número de teléfono alternativo para la recuperación de cuenta, siempre y cuando los hayamos dado de alta al crear nuestra cuenta de Gmail.

De cualquier forma, cuando se nos solicite el cambio de contraseña, debemos elegir una segura y que no hayamos utilizado previamente y probar a entrar de nuestro a nuestra cuenta. Cámbiala con cierta frecuencia por una segura pero que puedas recordar, y no la guardes en tu correo ni en ningún sitio al que pueda acceder otra persona.

Gmail

Has olvidado tu nombre de usuario o dirección de correo

Si lo que se nos ha olvidado es el nombre de usuario o dirección de correo de nuestra porque hace mucho que no la usamos, entonces lo primero que podemos hacer es visitar la página de búsqueda de tu dirección de correo. Generalmente no es un problema que vamos a encontrarnos en un correo electrónico que usamos cada día, pero sí puede ser que ocurra si hace mucho que no lo usas o quieres ver algo antiguo.

En ella, lo primero que tenemos que hacer es introducir la dirección de correo que recordemos o bien introducir nuestro número de teléfono asociado a dicha cuenta. Si introducimos el número de teléfono, recibiremos un código a través de un SMS que tendremos que introducir para posteriormente, mostrarnos un listado de nombres de usuario para que elijamos el nuestro.

Debemos tener en cuenta también que, si hemos indicado una dirección de correo alternativa, entonces tendremos que acceder a la bandeja de entrada de esa cuenta, ya que será donde recibamos el código de seguridad para recuperar el listado de direcciones y elegir la nuestra para proceder con su recuperación.

En el caso de que no podamos llegar a encontrar nuestro nombre de usuario, podemos probar a indicar otro número de teléfono o dirección de correo de recuperación, es posible que hayamos escrito mal nuestro nombre sin darnos cuenta o incluso a la hora de crear la cuenta. Si aun así no conseguir encontrar nuestra cuenta, es posible que no tengamos esa cuenta y, por lo tanto, lo mejor será crear una nueva si es necesario.

Gmail

Tienes problemas de sincronización en la app

Puede que se dé el caso de que intentes entrar en tu cuenta desde una aplicación móvil y te aparezca el mensaje de error de cuenta no sincronizada cuando lo intentas y la app te va demasiado lenta. Lo que puedes hacer en este caso es intentar actualizarla desde la tienda de aplicaciones de tu sistema operativo. También puedes comprobar que tienes conexión a Internet y si esta recibe suficiente señal, puedes probar intentando entrar en otros servicios o desde otros dispositivos. Otra comprobación a destacar es reiniciar tu smartphone o tablet y volver a probar.

Además, tienes que comprobar en la configuración de tu sistema operativo si tienes activada la sincronización del dispositivo. También puedes borrar datos de la app desde Configuración, en Aplicaciones, Gmail, Almacenamiento dando a Borrar datos. Con todas estas comprobaciones debería ir, si no es así puedes probar a esperar un rato.

Si necesitas acceder a tu correo puedes intentar abrirlo desde el navegador desde tu dispositivo o donde puedas. Puedes intentarlo desde el móvil de otra persona para descartar que no se trata de tu teléfono, siempre con cuidado de cerrar sesión después de hacerlo, aunque lo más probable es que reiniciando, actualizando, instalando de nuevo la app o con estas pautas logre funcionar sin problemas. Si no es así, comprueba que no hay algún error más.

Error en el inicio de sesión

Puede que, indicando nuestra cuenta de correo y contraseña correctos, no podamos entrar en la cuenta porque se nos muestre un error, la página se esté actualizando en ese momento, se nos solicite un código de verificación o bien que tengamos las cookies desactivas o la cuenta se haya suspendido o inhabilitado por algún motivo. Hay muchos motivos y no uno único por lo que dependerá del problema que apostemos por una solución u otra.

Error de usuario y contraseña incorrectos

Si nos encontramos con un mensaje que nos indica que el nombre de usuario y contraseña son incorrectos a pesar de estar seguros que estamos introduciendo bien los datos, debemos asegurarnos que el nombre y la contraseña no tengan errores, ya que nos hemos podido confundir a la hora de escribirlos sin darnos cuenta. Es posible que tengamos el bloqueo de mayúsculas activado y de ahí que nos esté indicando que la dirección y contraseña no son correctas.

También es conveniente comprobar el idioma del teclado, alguna combinación de teclado o un clic sin querer han podido cambiarlo y que esté en otro idioma. Si todo esto es correcto, entonces podemos probar a actualizar la página de inicio de sesión, por si hemos pillado un momento en el que la página se estaba actualizando. Si aun así nos seguimos encontrando con el mensaje de dirección de correo o contraseñas no válidos, entonces podemos tratar de recuperar nuestra cuenta cambiando la contraseña siguiendo los pasos descritos en el punto anterior.

La cuenta está suspendida o se ha inhabilitado

Si el mensaje de error que nos encontramos al intentar iniciar sesión en nuestra cuenta de Gmail indica que la cuenta está suspendida o inhabilitada, lo mejor será saber el motivo de esta situación y solicitar a Google que nos restaure la cuenta.

Son muchos y muy diferentes los motivos por lo que Google puede suspender nuestra cuenta de Gmail, como la práctica de phishing, piratería, uso inadecuado, distribuir contenido de carácter terrorista, etc. Un motivo que, si intentamos entrar en nuestra cuenta desde el navegador Chrome, se nos debería mostrar.

De cualquier forma, en este caso lo que tendremos que hacer es ponernos en contacto con Google para tratar de aclarar la situación. Algo que podemos hacer directamente rellenando este formulario. Podemos explicar qué problema tenemos y tendremos que ir respondiendo las diferentes preguntas que nos hace Google.

Rellenas tu dirección de correo electrónico de contacto, pero ten en cuenta que esta no debe ser la que no te permite el acceso sino otra que sí te lo permita ya que será este medio el que usen para contactar contigo. Finalmente, escribe toda la información útil que tengas… Si te la has dejado abierta y ya no puedes acceder, si crees que alguien te ha robado la cuenta.

Gmail

No puedes restablecer la contraseña

El servicio de Google nos permite restablecer la contraseña de nuestra cuenta a través de un código o mensaje de texto para verificar que somos nosotros los que queremos recuperar la contraseña y que, de esta forma, podamos establecer una nueva para entrar en la cuenta.

Si nos encontramos con problemas a la hora de intentar recuperar la cuenta mediante un código o mensaje de texto, como que hayamos cambiado el teléfono y tengamos el antiguo en la cuenta Google, entonces tendremos que responder a algunas preguntas de seguridad para confirmar que es nuestra cuenta y que habremos configurado en el momento de crear la cuenta. De esta manera, Google sabrá que somos los propietarios de la misma y podremos cambiar la contraseña.

Sospechamos que otra persona está usando la cuenta

Si pensamos que alguien se ha podido apoderar de nuestra cuenta, algo de lo que nos suele avisar el servicio diciendo que alguien se está intentando conectar para darle acceso o no, entonces habrá cambiado la contraseña de inicio de sesión para que no podamos entrar en ella. En este caso, lo que tendremos que hacer es seguir los pasos para recuperar nuestra cuenta de Gmail y cambiar la contraseña. A continuación, ya podremos probar a entrar en Gmail con la nueva contraseña y comprobar cualquier actividad que se haya podido realizar sin nuestro consentimiento.

Es recomendable activar la verificación en 2 pasos para evitar que alguien nos pueda robar la cuenta fácilmente. Debemos quitar el acceso a la otra persona al servicio y tomar medidas para que no vuelva a suceder. Para ello, debemos cerrar sesión en todos los dispositivos.

Problemas con la verificación en 2 pasos

Tener activada la verificación en dos pasos es una manera de proteger nuestra cuenta de Gmail, ya que para iniciar sesión tendremos que indicar un código de seguridad que recibimos en nuestro teléfono móvil. No obstante, es posible que nos podamos encontrar ante la situación de no poder entrar en Gmail por algún problema con la verificación de dos factores.

Si las contraseñas de aplicación no funcionan y las estamos introduciendo correctamente, podemos probar a ir a la página siguiente desde el navegador de nuestro teléfono móvil y probar si se resuelve el problema siguiendo los pasos que nos indique el propio Google.

Si no recibimos los códigos a través de SMS o llamada, es importante saber que en determinadas ubicaciones o según el proveedor del servicio, es posible que tarden en llegarnos. Pero si después de realizar una espera, los códigos siguen sin llegar, tenemos la opción de indicar que nos los envíen a un teléfono alternativo si lo hemos configurado previamente. Algo muy útil también si en ese momento no tenemos nuestro teléfono a mano, se nos ha perdido o nos lo han robado.

Puede que después de recibirlos, éstos no funcionen, algo que puede ocurrir si ha pasado mucho tiempo desde que los solicitamos o si hemos solicitado varios y no estamos introduciendo el último. De cualquier forma, si con todo esto no conseguimos entrar en Gmail, también es posible cambiar el método para recibir nuestros códigos de seguridad de la autenticación de dos factores.

verificación en dos pasos

Al intentar acceder desde servicios de terceros

Es posible que algunos de los servicios de terceros donde queremos configurar nuestra cuenta de Gmail nos bloquee el acceso a nuestra cuenta. En este caso, lo habitual es que el propio servicio nos muestre un error general que nos impide realizar el acceso o bien un error en el que se indica que nuestro nombre de usuario y contraseña no son correctos.

Además, es posible que el servicio desde el que queremos acceder no proporcione la información necesaria para comprobar nuestra identidad o bien que estemos accediendo desde una ubicación o dispositivo nuevo. En este caso, podemos probar a acceder a nuestra Cuenta de Google en ese dispositivo e intentar acceder a Gmail posteriormente.

Si estamos intentándolo desde una app, debemos asegurarnos de estar utilizando la última versión. Si todavía tenemos problemas para entrar en nuestra cuenta desde el programa, servicio o app en cuestión, debemos considerar cambiar a otro servicio de terceros que emplee tecnología de acceso segura y compatible con Google. Antes de nada, debemos comprobar que Gmail funcione, algo que podemos comprobar intentando acceder desde la web o app oficial.

Errores de inicio relacionados con nuestro ordenador

El error puede deberse a algo relacionado con nuestro ordenador, más que el propio servicio en sí, así que debemos hacer las siguientes comprobaciones, como las cookies o extensiones de navegador. Tampoco está de más revisar los programas de seguridad y firewall por si están bloqueando el servicio, aunque no suele ser habitual que suceda eso.

Las cookies están desactivadas

Si el error que se nos muestra al intentar entrar en nuestra cuenta de Gmail indica que tenemos las cookies desactivadas, entonces lo que tenemos que hacer es activarlas y probar de nuevo a iniciar sesión. Para activarlas en nuestro navegador Chrome:

  • Abrimos una ventana de Google Chrome o en nuestro navegador
  • Tocamos sobre el botón de menú del navegador y entramos en Configuración
  • Pulsamos en Mostrar configuración Avanzada
  • Nos dirigimos al apartado Privacidad y seguridad
  • Hacemos clic en Configuración de sitios web
  • Hacemos clic en Cookies y datos de sitios
  • Activamos las cookies deslizando el interruptor que aparece junto a Con bloqueo
  • Desactivamos la opción Permite que los sitios guarden y lean datos de cookies

Si después de esto se nos sigue mostrando el mismo error, entonces tendremos que borrar la memoria caché y las cookies del navegador y volver a intentarlo. Si todavía continua el problema, podemos probar a cambiar la configuración de privacidad del navegador.

Gmail

Cuidado con las extensiones de nuestro navegador

Determinadas extensiones instaladas en nuestro navegador pueden afectar a la carga de determinadas webs, incluyendo Gmail. Si hemos instalado una extensión recientemente en el navegador, lo mejor será que la eliminemos para comprobar si podemos acceder a nuestra cuenta de Google sin problemas. Otra opción, si no queremos andar desinstalando y volviendo a instalar nuestras extensiones, es probar si podemos entrar en Gmail desde el navegador en modo incógnito. Esta opción no carga las extensiones, por lo que podremos probar si es un error con alguna de ellas fácilmente.

Si el problema se encuentra con alguna extensión, la solución pasa por acceder desde otro navegador, usar el modo incógnito o desinstalar la extensión (lo más recomendable). Una vez que conocemos la fuente de problema podremos actuar. Si necesitamos la extensión podemos buscar alternativas interesantes y que no den este problema, si las hay.

Problemas para acceder a otras cuentas

No siempre tendremos algún que otro inconveniente en nuestro camino a la hora de acceder a nuestro propio correo. Sino que, en otras ocasiones, también se puede dar la situación de que intentemos entrar en otra cuenta de Google o en la de un menor y no podamos, en cuyo caso hay una solución para cada uno de ellos, así que te comentamos qué hacer.

Estamos usando otra cuenta de Google

Antes era posible entrar en nuestra cuenta personal de Google y estar identificado en una cuenta de trabajo, educativa o de otro grupo también de Google, sin embargo, actualmente el servicio utiliza la misma cookie de acceso en todo tipo de cuentas. Por lo tanto, únicamente nos permiten acceder a una cuenta de manera simultánea.

Esto quiere decir que únicamente podremos llegar a utilizar una, por lo que sí o sí, debemos cerrar sesión. Por tanto, si estamos usando una cuenta de Google de trabajo, educativa o cualquier otro grupo, tendremos que cerrar sesión en ella para poder entrar en nuestra cuenta personal de Gmail o cualquier otro servicio del gigante buscador.

No podemos entrar en una cuenta de un menor

Si el problema lo tenemos con la cuenta de nuestro hijo y no podemos acceder a ella, debemos tener en cuenta que cambiar la contraseña de esta cuenta puede forzar la salida de la cuenta en los dispositivos donde la usemos y los parámetros de supervisión que hayamos activado dejarán de funcionar hasta que nuestro hijo vuelva a acceder a su cuenta. Para recuperar la cuenta de un menor:

  • Abrimos la app de Family Link.
  • Seleccionamos a nuestro hijo.
  • En Configuración, seleccionamos la opción Administrar configuración.
  • Entramos en la opción Información de la Cuenta.
  • A continuación, elegimos Cambiar contraseña.
  • Introducimos la cuenta de Google de nuestro hijo.
  • Escribimos una nueva contraseña.
  • Pulsamos en Cambiar.

Si la cuenta de nuestro hijo tiene activada la verificación en dos pasos, entonces nos aparecerá una notificación emergente en la que tenemos que pulsar en Entendido. De esta manera, conseguiremos llegar a recuperar la cuenta del menor, o acceder al correo después de que tuviéramos ese pequeño percance para acceder a él.

¡Sé el primero en comentar!