Facebook y Google podrían interrumpir su servicio en protesta por la ley antipiratería de EEUU

Las grandes compañías de Internet están dispuestas a plantar cara a la Ley SOPA, la norma antipiratería que prepara la clase política de Estados Unidos y que introduce fuertes restricciones en Internet. Google, Facebook o Twitter entre otras podrían acordar un día de desconexión de todos sus servicios en señal de protesta.

Algunos de los proveedores de contenidos más importantes de Internet podrían interrumpir voluntariamente su servicio a modo de protesta contra la ley antipiratería que se prepara en Estados Unidos. Desde hace unas semanas, compañías como Facebook o Google vienen avisando de su postura crítica con una norma que consideran que perjudicará el desarrollo en la Red así como el "probado y largo historial de la industria en generar innovación y crear puestos de trabajo".

En los últimos días se habló del posible apagón de sus servicios y en las últimas horas parece perfilarse el día en el que los gigantes de la Red podrían llevar a cabo una acción sin parangón hasta el momento. Según publica Cnet, el apagón de sus servicios se produciría el próximo 23 de enero, un día antes de la votación de SOPA (Stop Online Piracy Act en sus siglas en inglés) en el Congreso estadounidense.

De este modo, durante dicho día no sería posible acceder a los contenidos de un buen puñado de servicios imprescindibles en la red como pueden ser los facilitados por Google o Yahoo, las redes sociales Facebook o Twitter, el portal eBay y el de pagos PayPal, las búsquedas en Wikipedia o las compras en Amazon entre otros.

El apagón, todo un ejemplo de huelga en señal de protesta contra los legisladores y las compañías que apoyan esta polémica medida, vendría a reflejar cómo sería una Internet amenazada por este tipo de censoras normas. La comunidad de usuarios lleva en pie de guerra contra SOPA desde hace semanas, pero la medida adoptada por los gigantes de Internet podría ser el golpe necesario para que la clase política encargada de aprobar la ley reflexione y la modifique.

Así pues parece que se avecinan problemas para el Gobierno estadounidense, puesto que tener en su contra a corporaciones como las citadas podría ser más problemático que escuchar los llantos de los impulsores de la norma, como son las compañías de la industria cultural y del entretenimiento, impulsoras de la ley y que se niegan a adaptar su modelo de negocio a las posibilidades que ofrece Internet. ¿Dará pie el Gobierno de EEUU a un día sin Google o Facebook?