Pablo Soto podría contraatacar y demandar a las discográficas

Pablo Soto podría contraatacar y demandar a las discográficas

Redacción

El creador de programas P2P Pablo Soto, absuelto el pasado lunes tras la demanda de cuatro grandes discográficas y de Promusicae, estudia un plan de contraataque que podría acabar en una querella contra éstas, según ha reconocido su abogado, David Bravo.

El caso que ha enfrentado al joven programador Pablo Soto con la industria discográfiaca no ha finalizado a pesar de la última sentencia judicial que no consideraba al informático infractor de la propiedad intelectual por el hecho de desarrollar programas de intercambio de archivos. Warner, Universal, Emi, Sony-BMG y la asociación Promusicae emprendieron hace tres años una persecución legal contra Soto y llegaron a pedirle 13 millones de euros por las presuntas pérdidas que en su opinión había provocado.

El fallo del Juzgado de lo Mercantil número 4 de Madrid no consideró delito la actividad de Soto y la acusación tuvo que correr con los costes del juicio, aunque pueden recurrir la sentencia. Además, las compañías podrían enfrentarse ahora a un nuevo proceso en el que acaben desembolsando una mayor cantidad al informático por daños y perjuicios.

Para ello, David Bravo, uno de los abogados del creador de programas como Manolito P2P, Piolet y Blubster, ha señalado que estudian querellarse contra los demandantes. "En el proceso hay algunos indicios de un delito contra la Administración de justicia", señala en palabras recogidas por elmundo.es.

El letrado señala que cuando iniciaron el proceso en 2008, "las compañías tenían un poder económico que se notó en el juicio" mientras que Soto tenía "como punto a favor la ley", ya que en España no era ni es ilegal el desarrollo de plataformas P2P. Además, considera que la acusación "aportó multitud de testigos y peritos" que complicaron el caso hasta hacerlo "algo imposible de desenmarañar". Prueba de ello ha sido el elevado tiempo que ha necesitado el juez para dictar la sentencia.

Para Bravo, "la propia demanda ha sido una condena", puesto que el informático ha tenido que hacer frente a los elevados costes del proceso y ha perdido inversores privados para su empresa. Soto tuvo que buscar entonces financiación pública y la ha conseguido, ya que el Gobierno le ha concedido una subvención de 1,6 millones de euros para que desarrolle su nuevo buscador Foofind, dentro del Plan Avanza2 Contenidos Digitales.