González-Sinde aporta otros 11 millones y medio de euros para el cine español antes de dejar su cargo

El Gobierno saliente ha aprobado una nueva partida de ayuda a la industria cinematográfica española antes de su disolución por un valor superior a los 11 millones de euros. Lo más llamativo de todo es que se ha aprobado una vez conocidos los resultados electorales.

La ministra Angeles González-Sinde parece empeñada en seguir en el ojo del huracán hasta el mismo día que deje su cargo como titular del Ministerio de Cultura. Esta vez no tiene que ver con su polémica lucha contra las descargas no autorizadas de contenidos en la Red o su defensa del “indiscriminado” (palabras del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea) canon digital. La vuelta a la noticia por parte de González-Sinde tiene que ver con otra de sus grandes debilidades: el cine español y sus famosas subvenciones.

Ya el año pasado la mentada política de subvenciones llevada a cabo por el Ministerio de Cultura, presidido por Angeles González-Sinde, se vio salpicada por el escándalo cuando, a raíz de las declaraciones del ex-director del Instituto de Cinematografía, Ignasi Guardans, se destapaba una supuesta arbitrariedad a la hora de distribuir las ayudas al cine español, que se llegó a tildar incluso de fraude.

A pesar de que González-Sinde salió al paso de dichas declaraciones y acusaciones intentando hacer ver que las subvenciones se llevaron a cabo de manera transparente, lo cierto es que las grandes cantidades de ayudas que recibe la industria cinematográfica española desde el Estado siguen generando polémica.

Y es que hoy se ha sabido que el Gobierno saliente ha publicado en el BOE una resolución por el que se ha aprobado una nueva concesión al cine español por parte del Ministerio de Cultura, por un valor de 11.723.352 euros, destinados a la amortización de largometrajes. Lo más llamativo de esta medida no es ya que, en plena crisis, y mientras se han anunciado recortes en la administración pública (y los que están por venir) se destinen más de 11 millones y medio de los fondos del Estado a un poderoso lobby en nuestro país, sino que dicha resolución se ha tomado ya con el Gobierno en funciones, es decir, una vez que se conocieron los resultados electorales del 20-N, donde el desplome del PSOE permitirá al PP regresar a la mayoría absoluta.

En otras palabras, parece como si la futura ex-ministra intentara aprovechar hasta el último día en su cargo para favorecer a sus compañeros de profesión ante el más que probable cambio en la política de subvenciones del Ministerio de Cultura una vez en manos de los conservadores.

También se conocen cómo se repartirán esos 11,7 millones de euros (que inicialmente iban a ser 9,2 millones antes de una subida imprevista de 2,9 millones más). Por productoras, la que más dinero recibirá será Antena 3 Films, que contará con un total de 858.500 euros de fondo público, seguida de Amiguetes Enterprise, de Santiago Segura, con 800.000 euros, y, a continuación, Versátil Cinema y Telecinco Cinema, que rondan los 400.000 euros cada una. En la otra cara de la moneda, la productora catalana Eddie Saeta recibirá 2.043,40 euros.

Por otro lado, en cuanto a películas que han logrado una mayor subvención se encuentra, por encima de todas, Tensión sexual no resuelta, cuyo atractivo se encuentra, quizá, en su protagonista, Pájaros de Papel y Que se mueran los feos, todas ellas con un millón de euros cada una. Las menores cantidades de ayuda han recaído en el film La bomba del Liceo, producida por Diafragma Producciones Cinematográficas, con poco más de 8.000 y Familystrip de la mentada Eddie Saeta.