Guerra contra la piratería: Falsear cifras y relacionarla con el narcotráfico

Como sucede en cualquier otra guerra, la verdad es la gran damnificada del conflicto abierto por la industria cultural contra la llamada "piratería". Un investigador privado relacionado con el sector ha confesado que no todas las cifras que se anuncian son verdaderas y otras estrategias propias del juego más sucio.

Desde hace un tiempo se vienen denunciando, principalmente desde Estados Unidos, las constantes violaciones de la propiedad intelectual en España. Para ellos se aportan datos de los que alguna vez hemos dudado porque la propia industria ha reconocido que sus conclusiones son un tanto arbitrarias. Desde hoy, hay más datos para dudar de su fiabilidad, a tenor de lo confesado por un antiguo investigador privado que trabajó en 2003 para la Federación Australiana Contra el Robo de Copyright (AFACT) en Australia.

Citado por Naciónred.com, Gavin Warren ha hecho público el modus operandi de esta agencia a la hora de investigar los supuestos robos de la propiedad intelectual, citando métodos y admitiendo que los datos publicados se hacen para influenciar en el poder político. En un primer momento, Warren investigó los locales donde se realizaban de forma masiva copias de CD y DVD. La agencia para la que trabajaba pronto tuvo un nuevo jefe, relacionado con la industria cinematográfica estadounidense.

Neil Gene, el susodicho, convenció a los trabajadores como Warren de la necesidad de atraer a los medios y a la policía hacia este controvertido tema y parece que poco importaban los medios, puesto que dio directrices de relacionar, por ejemplo, con el narcotráfico las informaciones sobre "piratería" así como con grupos organizados de delincuentes. Asimismo, Warren ha confesado que tenían instrucciones de exagerar el valor de lo incautado para ser más llamativos, a base de explicar "el valor que hubiese tenido esta mercancía robada en el mercado negro".

De este modo, entendemos el porqué el valor de las pérdidas causadas por la "piratería" en la última década se haya "multiplicado" hasta alcanzar los más de 1.000 millones de dólares en 2011 en Estados Unidos. "Cada copiadora realizando 10 discos por hora, multiplicado por 10 dólares por disco son, potencialmente, 100 dólares por hora, multiplicado por un número de copiadoras, por horas al año, da un potencial muy alto… Unas estadísticas muy hinchadas", explica el exinspector para que entendamos estos datos.

Y por si fuera poco, el nuevo jefe de la AFACT no tardaría en señalar a los operadores de Internet como grandes colaboradores de la "piratería" en la Red, lo que serviría para impulsar las polémicas leyes antipiratería que han nacido en varios países del mundo. ¿Quién puede creer a estas alturas que la "piratería" provoca miles de despidos al año y pérdidas multimillonarias en la industria cultural después de conocer estos datos?