Jazztel pide que la regulación en banda ancha incluya las redes de fibra óptica

Jazztel ha sido el último operador que ha solicitado a la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) una regulación en banda ancha que incluya las redes de fibra óptica, con el fin de garantizar la competencia real y efectiva también en las conexiones más veloces.

El consejero delegado de Jazztel, José Miguel García, ha indicado en una entrevista concedida a la agencia EFE la necesidad de la colaboración entre los diversos operadores para mejorar la infraestructura en banda ancha en nuestro país. Para ello, otro agente como es el regulador de las telecomunicaciones en nuestro país, la CMT, ha de intervenir revisando la actual regulación del sector de la banda ancha ante uno de los grandes retos del presente y del futuro: el despliegue de las redes de fibra óptica.

García insistió en la "necesidad de que haya una regulación" que les permita "fomentar la competencia", y para ello considera que se han de incluir en ésta normativa las redes de fibra óptica que permiten acceder a Internet a velocidades ultrarrápidas. De este modo, la regulación que sugieren tanto Jazztel como otros operadores alternativos como Vodafone, que ya han pedido en más de una ocasión esta revisión, permitiría usar las infraestrucutras existentes y que los operadores que a partir de ahora construyan redes "puedan tener un retorno adecuado de su inversión".

El límite, fijado en 30 Mbps

En estos momentos la CMT se encuentra en la tesitura sobre la creación de esta regulación. Movistar ya ha amenazado con frenar la inversión en infraestructuras si el regulador le obliga a compartir las redes de última generación que ya ha desplegado. Desde 2009 la CMT estableció en 30 megas el límite de las conexiones que el exmonopolio está obligado a compartir con los alternativos y a partir de esa velocidad no tenía obligación de hacerlo.

Con este panorama, los operadores alternativos solicitan a la CMT una decisión al respecto que podría afectar de lleno al futuro de la banda ancha en nuestro país. Otra solución por la que abogan estas compañías es por compartir las redes desplegadas hasta ahora y hacerlo de forma conjunta con las que vayan a instalarse, de modo que cada operador no tenga que desplegar su propia infraestructura, con el fin de compartir gastos y generar el menor perjuicio a los ciudadanos así como una rápida implantación de la banda ancha ultrarrápida en España.

¿Qué decisión tomará finalmente el regulador? ¿Obligará a los operadores a remar en la misma dirección subidos en el mismo bote o tendrán que hacerlo cada uno en el suyo propio?