Facua asegura que es posible romper la permanencia sin pagar la penalización

Los periodos de permanencia son la principal baza con la que juegan los grandes operadores para retener a sus clientes a cambio de descuentos en la factura o móviles de última generación. No obstante, la organización de consumidores Facua asegura que es posible acabar con las permanencias sin que el usuario tenga que pagar penalización a la compañía.

Según leemos en lainformación.com, el periodo de permanencia que los usuarios suelen firmar con sus compañías de telefonía móvil puede ser roto en varios casos sin que el usuario tenga que pasar por caja. Esto podría aplicarse también al sector de la banda ancha, el otro segmento de las telecomunicaciones donde aún algunos operadores obligan al usuario a permanecer en la compañía durante un determinado número de meses.

Habitualmente, el usuario ha de pagar una cantidad más o menos elevada si decide cambiar de compañía antes de la finalización de su contrato. Sin embargo, según ha informado la organización de consumidores Facua, cuando se produzca un "incumplimiento grave" del contrato por parte del operador, el usuario está en su derecho de acabar con él y tener la opción de desvincularse de la compañía sin tener que compensar económicamente a ésta.

La organización explica que los incumplimientos graves de contrato por parte de las commpañías se producen con mayor asiduidad de lo que pensamos. Cambios en la tarifa a peor sin avisar al usuario, altas en servicios sin su consentimiento o cobro de llamadas no realizadas son algunas de las prácticas en las que incurren con frecuencia los operadores y que suponen un incumplimiento grave del contrato. El portavoz de Facua, Rubén Sánchez, lo deja claro: "Son motivos de ruptura de contrato sin pagar penalización alguna. Estas situaciones se dan a menudo, pero el cliente, por desconocimiento o miedo a enfrentarse a todo un operador, decide pagar lo que sea y marcharse".

Conscientes de la realidad y la posibilidad de perder clientes, las compañías utilizan todo tipo de estrategias para retenerlos o para intentar que el usuario acabe por pagar. El argumento más utilizado es la subvención del terminal que el usuario habría recibido, pero desde Facua se explica que "en el caso de que el cliente esté utilizando un teléfono subvencionado por el operador y éste incurre en incumpliento de contrato, basta con entregar el equipo para saldar la deuda".

"Hay miles de arbitrajes favorables al cliente cuando surgen estos problemas. Por eso animamos a la gente a que defienda su derecho frente al abuso de las compañías", puntualizan desde Facua. Asimismo, se informa de otra de las prácticas habituales de las compañías cuando restan escasos meses para el fin de la permanencia: llamarles para ampliar esa permanencia, ante lo que se pide que se estudie muy bien la oferta del operador.