Las bibliotecas de Madrid censuran las páginas del movimiento 15-M

Las bibliotecas de Madrid censuran las páginas del movimiento 15-M

Redacción

El movimiento 15-M sigue demostrando las dificultades que tiene la clase política y las autoridades para intentar controlarlo. En esta ocasión hemos conocido cómo las principales páginas web relacionadas con el movimiento han sido vetadas en las bibliotecas públicas de Madrid.

Las páginas web del movimiento 15-M han sido clasificadas como "contenidos no permitidos" por parte de los responsables de las bibliotecas públicas municipales. Por este motivo, al intentar entrar a Tomalaplaza.net, portal desde el que los ciudadanos informan de sus actividades y otras como Democraciarealya.es o Tomalosbarrios.net, el mensaje que muestran los ordenadores públicos es de "Acceso denegado por política de contenidos".

Desde el Ayuntamiento de Madrid se asegura que "no hay ninguna intencionalidad detrás" de este bloqueo a estas páginas web. "El servicio de informática establece una serie de filtros de acceso a Internet, bien por contenidos inapropiados, como sexo o descarga ilegal de archivos; o por seguridad, y en este caso por el motivo que sea ha afectado a estas páginas", explican desde el consistorio en declaraciones recogidas por El País.

¿Qué contenidos son apropiados?

Sin embargo, hasta donde se sabe, estas páginas no van contra la seguridad, ni incluyen contenidos sexuales, ni facilitan la descarga "ilegal" de archivos. La abstracta calificación de "contenidos inapropiados" es la que ha aplicado en este caso el Ayuntamiento, lo que ya ha sido calificado por Internet como un acto de censura. ¿Por qué impedir el acceso a estas webs y sí permitirlo al de otros grupos políticos? Para rematar su postura, desde el Ayuntamiento se afirma que no puede "hacer caso a cada usuario que se queje porque no accede a uno u otro sitio".

Este tipo de casos son una muestra de la poca delicadeza y falta de estrategia que tienen las instituciones con muchos aspectos de Internet. El acceso a Internet desde bibliotecas es bastante reducido pero con este acto, el Ayuntamiento ha conseguido que se hable más de censura y se dé bombo a una polémica que podían haberse ahorrado fácilmente.