El Gobierno vuelve a defender la concesión de créditos y subvenciones a la SGAE

No se han apreciado irregularidades en la documentación presentada por la SGAE para conseguir subvenciones públicas. Esta es la postura que sostiene el Gobierno, cuyo secretario de Estado de Telecomunicaciones, Juan Junquera, volvió a defender en su última aparición pública.

Junquera aseguró en el Foro Sociedad en Red de Europa Press celebrado en Madrid que todas las subvenciones destinadas a la entidad durante los últimos años se concedieron porque "presentaron la documentación necesaria que justificaba esas subvenciones". El secretario contestaba así sobre si no resultaba sorprendente descubrir que se ha gastado dinero público en contenidos que no eran públicos, en relación al presunto desvío de fondos que ha salpicado a la cúpula de la SGAE y a la compañía Microgénesis.

Cantidades millonarias

Nada menos que 900.000 euros en subvenciones y 2 millones de euros en créditos son las cifras que el Estado ha cedido a la entidad de gestión de derechos de autor. Junquera afirmó que la SGAE ha "ido devolviendo" estas cantidades y que la documentación que presentó la entidad siempre fue "totalmente correcta, por lo menos la que nosostros hemos supervisado".

No es la primera vez que desde el Gobierno se defiende la actuación de una entidad cuya reputación ha quedado seriamente dañada. La ministra de Cultura, Angeles González-Sinde, ha sido la más firme defensora de la SGAE en los últimos tiempos y una vez destapado el escándalo ha llegado a afirmar que no se debe prejuzgar a toda la entidad por la presunta actuación de unos pocos. Curiosa defensa de la presunción de inocencia mientras se mantiene una tasa como es el canon digital que ignora este precepto.

En relación a este último aspecto, Junquera afirmó que "las decisiones sobre el canon se tomarán en esta legislatura", aunque no ha avanzado ninguna novedad salvo que será sustituido por "fórmulas menos arbitrarias". Recordemos que una de estas fórmulas podría ser la aplicación del gravamen para compensar a los artistas a las conexiones de banda ancha.