Desarrollan baterías que no necesitan ser recargadas

Desarrollan baterías que no necesitan ser recargadas

Javier Sanz

El avance en la potencia y las prestaciones de los nuevos dispositivos tecnológicos portátiles no se ha visto acompañado por la duración de las baterías. Sin embargo, esto podría cambiar gracias al desarrollo de unas nuevas baterías que no necesitan ser recargadas.

Una investigación llevada a cabo por la Universidad RMIT de Melbourne y la Universidad Nacional de Australia podría haber dado con la clave que permitiría que los dispositivos móviles tengan no sólo una duración mayor a la actual, sino que podrían incluso no necesitar ser recargados. De este modo, se solucionaría el que hasta ahora es el talón de Aquiles de los dispositivos móviles, que han avanzado mucho en prestaciones pero no ha sucedido lo mismo en lo que respecta a sus baterías.

Mientras los nuevos dispositivos intentan maximizar sus esfuerzos para que se consuma menos energía, las investigaciones citadas buscan baterías que no tengan que recargarse apenas. Para ello, según leemos en FayerWayer, el grupo de científicos explica sus avances al respecto. Una serie de delgadas láminas piezoeléctricas generaría electricidad suficiente como para alimentar la mayoría de los dispositivos portátiles. Bajo esta premisa, señalan que la electricidad se produce al presionar estas láminas, de modo que, por ejemplo, bastaría con incluirlas en un portátil y mientras el usuario presiona las teclas generaría la energía suficiente para abastecerlo.

"Integradas en el interior de las zapatillas para correr podrían producir electricidad suficiente como para cargar un teléfono móvil", explica el jefe del proyecto, Madhu Bhaskaran. El científico va más allá y cree que incluso "la presión sanguínea podría ser una fuente para alimentar un marcapasos". Las pantallas táctiles también podrían integrar esta tecnología y de esta manera se podrían abastecer, por ejemplo, las tabletas.

La duda se cierne ahora sobre cuándo serían lanzadas estas baterías-generadores. El jefe del grupo considera que la clave estará en función de la cobertura de la película de nanomateriales. La nueva tecnología todavía ha de ser mejorada tanto a nivel de costos de producción como de tamaño para integrarla en los dispositivos portátiles, pero no podemos sino alegrarnos por un avance que, aparte de permitir una larga vida a los dispositivos, contribuirá a la no contaminación del planeta.