Caza de brujas internacional: EEUU multa a un usuario extranjero por compartir archivos por P2P

¿Hasta dónde llega la potestad de EEUU para multar a ciudadanos que residen fuera de su territorio? Según hemos conocido hoy, el país norteamericano lo ha hecho por primera vez con un usuario de la red P2P BitTorrent residente en Canadá, al que acusa de infringir la propiedad intelectual por compartir dos películas con derechos de autor.

Si ayer conocíamos que Estados Unidos había pedido la extradición del administrador de un portal de enlaces P2P británico para juzgarle en su territorio, hoy nos sorprende otra noticia desde dentro hacia afuera de las fronteras estadounidenses. El portal TorrentFreak publica que un ciudadano canadiene ha sido multado con 60.000 dólares (más de 42.000 euros) por un tribunal de EEUU por compartir dos películas con contenido pornográfico en BitTorrent.

Alan Philips, residente en la ciudad canadiense de Calgary, fue demandado tras haber por el estudio cinematográfico californiano Corbin Fisher tras haber averiguado sus datos personales gracias a la información facilitada a la compañía por el tracker en el que Phillips había compartido las películas sin que hubiese siquiera un requerimiento judicial.

El juez rebajó la multa inicial

En un primer momento, la productora solicitó una indemnización de 100.000 dólares (70.000 euros) por infringir la propiedad intelectual, pero finalmente el juez encargado del caso decidió reducir la multa a la señalada. Aun así, la cantidad económica es muy abultada y ha sido crucial que el condenado no haya estado presente durante las vistas judiciales.

Así pues, parece que Estados Unidos no ve inconveniente en saltar las fronteras cuando se trata de defender la propiedad intelectual de sus empresas y combatir la llamada "piratería", como ha demostrado este caso. Desconocemos si los tribunales del país norteamericano empezarán a juzgar al resto de acusados de compartir contenidos en estas redes P2P y que residan más allá de sus fronteras, pero parece que podría ser así.