La Policía admite que la detención de miembros de Anonymous no servirá para nada

El anuncio de la detención de los tres presuntos "cabecillas" del grupo Anonymous ha sido vendido ante los medios de comunicación como un triunfo sobre la delincuencia en la Red. Sin embargo, la propia Policía ha acabado por reconocer que su actuación no servirá para frenar las acciones del grupo al ser "incontrolable".

Hace unas horas se anunciaba a bombo y platillo una de las noticias del día. "La cúpula del grupo Anonymous en España ha caído", afirmaba con orgullo el portavoz de la Policía Nacional, quien no dudaba en posar orgulloso junto a la conocida máscara que identifica al grupo heredada del personaje de cómic V de Vendetta, quien a su vez la tomó en homenaje a Guy Fawkes.

"No estamos hablando de trastadas de chavales, sino de expertos informáticos que causan importantes daños con sus acciones", explicó Manuel Vázquez, comisario jefe de la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT). Como sabemos, la actividad del grupo Anonymous se ha intensificado en los últimos meses a base de lanzar ataques de denegación de servicio contra servidores de compañías, entidades o instituciones cuyas acciones iban en contra de los derechos de los ciudadanos.

El caso WikiLeaks, las polémicas leyes antidescargas como la Ley Sinde o la sangrienta represión de algunas dictaduras africanas o asiáticas fueron alguno de los motivos que impulsó a que este grupo de hacktivistas atacase de forma virtual determinados blancos. Recientemente fue nada menos que la OTAN quien puso a Anonymous en su punto de mira y advirtió sobre su supuesto peligro. Poco tardó en responder un grupo que, por mucho que hayan detenido a tres miembros no tiene líderes concretos: "Este ya no es vuestro mundo. Es nuestro mundo, el mundo de la gente", advirtieron.

Por la forma de organizarse de estos hacktivistas y su intención de continuar y poner más intensidad en sus protestas, parece poco probable que la actuación policial conocida hoy vaya a servir de mucho. "Por su propio modo de funcionar, a través de células independientes y anónimas, en un mundo tan complejo como Internet, es muy difícil de controlar", acabó reconociendo el portavoz de las autoridades españolas.

Así pues, el grupo "seguirá actuando porque es incontrolable". Parece que el desarrollo de Internet supone ya un difícil reto para unas autoridades que persiguen este tipo de protestas contra el poder establecido. ¿Cuánto tardará en volver a actuar Anonymous a pesar de estas detenciones? Por desgracia para sus víctimas, probablemente poco tiempo.