Bruselas pronostica que todos los ciudadanos europeos navegarán a 80 megas en 2020

La Comisión Europea vuelve a mostrar su cara más optimista. En concreto la comisaria para las telecomunicaciones, Neelie Kroes, ha señalado que espera que todos los ciudadanos de la Unión tengan conexiones de banda ancha de al menos 80 Mbps en el año 2020, mientras que cree que la mitad accederán a 100 Mbps.

El año 2020 está marcado en el calendario del Ejecutivo comunitario como el señalado para la implantación de la banda ancha ultrarrápida en todo el territorio europeo. Según publica elmundo.es, la comisaria Neelie Kroes ha vuelto a aludir a los pronósticos de la Agenda Digital y ha asegurado que el objetivo pasa por que todos los ciudadanos de la Unión tengan conexiones de 80 megas como mínimo.

Asimismo, afirmó que este objetivo "no debería distraer de la urgente necesidad de alcanzar la total inclusión social", ya que espera que todos los ciudadanos de la Unión Europea tengan acceso a banda ancha en 2013 (no necesariamente ultrarrápida). En este sentido afirmó que la banda ancha por satélite puede ser fundamental para evitar la brecha digital que existe en zonas rurales donde los operadores no tienen desplegada su infraestructura.

Banda ancha por satélite para acabar con la brecha digital

Estas conexiones por satélite, según afirmó el consejero delegado de Eutelsat, Michel de Rosen, pueden ser ofrecidas con velocidades de 10 Mbps con independencia de la situación geográfica y con "capacidad total". "Las tecnologías por satélite ofrecen ahora un nivel de rendimiento que las convierte en una solución inmediata para sumergir a más europeos en la sociedad del conocimiento", aseguró.

Así pues, parece que el objetivo marcado para 2013 no suena tan a ciencia-ficción como el que se cita para dentro de nueve años. Algunos informes como el que publicó la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) hacen que miremos con reticencia estos pronósticos al menos a nivel de España. En nuestro país, según sus datos publicados dos años atrás, sólo tendrán acceso a conexiones ultrarrápidas un 45% de los ciudadanos pero no será ni siquiera en 2020, sino que el regulador afirmaba que sería en 2023.