Telefónica, obligada a facilitar a sus rivales sus infraestructuras para el despliegue de fibra

La Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) ha decidido obligar a Telefónica a permitir el acceso a los operadores alternativos como el caso de Orange a las infraestructuras que sustentan sus cables para facilitar así el despliegue de redes de fibra óptica que permiten el acceso a Internet a alta velocidad.

La CMT da así la razón a la filial española de France Telecom, que solicitó al organismo regulador de las telecomunicaciones en nuestro país el acceso a las infraestructuras de Telefónica para desplegar sus redes de fibra óptica hasta el hogar (FTTH en sus siglas en inglés). En concreto, Orange pedía poder utilizar los soportes para sustentar los tendidos de cableados metálicos en las fachadas de los edificios.

El regulador ha dado la razón al operador alternativo y obliga a Telefónica a comunicar a Orange en un plazo no superior a las cuatro semanas desde que se solicite el acceso las condiciones en las que se podrá hacer efectivos el mismo, autorizando las obras de instalación en un plazo no superior a 8 días laborables desde la instalación. "Telefónica deberá negociar de buena fe y de manera no discriminatoria los precios y condiciones en que dicha compartición se puede llevar a cabo", contempla la resolución.

Reticencias en las comunidades de vecinos

Uno de los argumentos que esgrime la CMT es que la sustitución de anclajes o del cable soporte tiene un "escaso impacto visual" y si hubiese denegado la solicitud de Orange obligaría a duplicar la infraestructura, lo que sí tendría un impacto negativo desde el punto de vista estético en las fachadas de los edificios.

Precisamente este aspecto es el que más reticencias genera entre las comunidades de vecinos, muchas de las cuales se niegan a los despliegues por este motivo. Cada portal necesita autorizar el despliegue del cableado por la fachada y algunos interesados no pueden acceder a estas conexiones al no dar el permiso los portales adyacentes. Orange alude a que como Telefónica dispone de infraestructuras con capacidad suficiente para recoger cableados ópticos adicionales, el impacto es mínimo.

Hasta ahora, la oferta de fibra de Orange (100 megas simétricos) sólo puede ser disfrutada por 4.000 hogares en el barrio madrileño de Retiro junto a Chamberí y Vicálvaro. También es accesible en Viladecans (Barcelona) y en breve lo será en Asturias, donde más de 52.000 hogares podrán contratar la conexión más potente hasta ahora en nuestro país.