Alemania prohíbe el cobro de tiempo de espera en llamadas a servicios de atención al cliente

Los ciudadanos alemanes dirán adiós a los prolongados tiempos de espera al teléfono cuando llamen a los servicios de atención al cliente de las compañías gracias a la nueva Ley de Telecomunicaciones germana, que prohibirá el cobro de estos minutos. Estos números de teléfono suele ser de tarificiación adicional, por lo que las llamadas suelen salir por un precio exagerado a los usuarios.

Según podemos leer en elmundo.es, Alemania toma medidas para evitar uno de los abusos más frecuentes de las compañías en su servicio de atención al cliente: mantener a la espera a los usuarios que llaman a estos números para generar así más ingresos, al ser números de tarificación adicional en gran parte de los casos. El Gobierno de la canciller Angela Merkel ha dicho basta al respecto, en una medida que busca la defensa de los ciudadanos.

"Hemos logrado acabar con el problema de las esperas al teléfono. Si la empresa no ofrece ningún servicio, el usuario tampoco tiene por qué pagar", sentenció la ministra de Consumo, Ilse Aigner, mientras explicaba las características de la nueva Ley de Telecomunicaciones. La entrada en vigor de la nueva normativa se producirá una vez se apruebe la ley en las dos cámaras del Parlamento alemán y desde entonces se concederá un año al sector para que lleve a cabo todos los ajustes técnicos necesarios.

La medida también fue aplaudida desde otras carteras ministeriales. Rainer Brüderle, ministro alemán de Economía, señaló que la aprobación de la ley es muy buena noticia para los usuarios ya que éstos podrán, además, cambiarse de operador telefónico con mayor facilidad. "Los problemas que teníamos ahora para cambiar de operador pertenecen ahora al pasado. Eso fortalece la confianza en el mercado y la competencia", explicó Brüderle.

No podemos negar que leer noticias de esta índole despierta cierta envidia, dado que en nuestro país suele ser frecuente que las compañías abusen en las llamadas que los usuarios realizan y que suelen durar tiempos exasperantes de hasta 15 minutos para resolver incidencias o consultas. Ojalá el Gobierno español tome ejemplo y proceda a aprobar una normativa similar.