Crónica del fin de la tarifa plana del ADSL y las políticas de uso razonables

El fin de las tarifas planas de ADSL de Movistar que se percibe en el horizonte tras haber conocido que la compañía ha comenzado a aplicar políticas de uso razonable sólo es un nuevo episodio en una larga historia de informaciones y consiguientes desmentidos. El operador insiste en restar veracidad a la información publicada pero desde el propio operador ya se ha mantenido que el actual modelo no es sostenible para la compañía.

La supresión de las tarifas planas por parte de Movistar vuelve a saltar a la palestra. Nos encontramos en el mes de febrero de 2011 pero es una estrategia que la compañía lleva barajando desde varios años atrás y que incluso ya se ha encargado de aplicar en otros países como Reino Unido. El objetivo de acabar con este modelo es que los usuarios que más descargan acaben pagando más.

Después de confirmarse que la política de uso razonable FUP (Fair Usage Policy en sus siglas en inglés) existe (aunque según el departamento de comunicación de la operadora no se aplica), hemos de echar la vista atrás dado que se trata de una larga e intensa historia. En junio de 2010 anunciábamos que Movistar podría comenzar a reducir la velocidad de los usuarios o limitar el tráfico en sus redes para evitar la saturación de las mismas. Meses más tarde (septiembre de 2010), la filial británica de Telefónica, O2, acababa con las tarifas planas ilimitadas en banda ancha fija, reduciendo la velocidad de navegación de los usuarios superados los 20 GB de tráfico al mes y pudiendo llegar incluso a las desconexiones en casos de consumo excesivo.

http://cdn.adslzone.net/pub/adslzone.net/noticias/uk-tarifaplana.png

Días más tarde, os informábamos de que O2 procedía a la ralentización de las conexiones de aquellos usuarios que utilizasen servicios peer to peer así como streaming de vídeo (portales como Youtube o Megavideo)."Durante los intervalos más congestionados del día (en especial la tarde y la noche) gestionaremos el tráfico P2P hasta dar un máximo de 50 Kbps", confirmaba la compañía en las condiciones del contrato.

Movistar desmiente la información

Pero volvamos a la primera aparición de las políticas FUP en los planes del operador. La primera reacción de la compañía, al igual que ha sucedido inmediatamente a la información que hemos publicado, fue lanzar un desmentido público a través de elmundo.es. El operador calificó entonces la noticia de "mentira" y afirmó que "no se plantea modificar sus condiciones de tarifa plana ni ahora ni para más adelante".

Apenas dos meses más tarde regresaba la polémica. Julio Linares, consejero delegado de Telefónica, declaraba que el actual modelo de Internet "no es sostenible en un futuro porque el enorme crecimiento del tráfico va a seguir, cada día va a haber más uso de banda ancha". "El usuario medio está subsidiando el usuario intensivo", afirmaba Linares y de este modo la solución planteada pasaría por que los usuarios que más utilicen las redes paguen más por ello. En la misma línea también tenemos la postura de la patronal de los operadores, Redtel -donde Telefónica está representada-, que afirmaba en mayo de 2010 que había que "reconsiderar las tarifas planas, porque no se puede cobrar lo mismo a un usuario intensivo en consumo de tráfico que a otros".

Lo cierto es que el tráfico de datos está creciendo de forma exponencial y la propia Telefónica, a través de su presidente, César Alierta, fue quien en febrero de 2010 hizo un llamamiento a los proveedores de contenidos en Internet como Google para que colaborasen en la financiación de las infraestructuras. Moldear las tarifas planas de cara al usuario podría ser otra opción para el operador.

La progresiva segmentación de las tarifas en banda ancha móvil

Del crecimiento en los datos que circulan en la Red de forma exponencial puede dar buena fe la banda ancha móvil. Las compañías ya aplican unas tarifas "onduladas" -aunque las siguen vendiendo como tarifas planas- con límites de navegación a máxima velocidad y pasando a reducirla una vez superado este tope. Vodafone ha sido el último en optar por el fin de su tarifa plana móvil, pero la solución de los operadores podría pasar por aumentar el precio de las conexiones de banda ancha si se quiere mantener el actual modelo de tarifas.

Más desmentidos y algún precedente

En esta ocasión, Telefónica ha querido volver a responder con un desmentido a la información publicada. A través del diario elmundo.es, la compañía insiste en que el documento interno facilitado "tiene más de cuatro años, es antiguo, y proviene incluso de una dirección -Integración Comercial, Planificación y Procesos Trasversales- que ni siquiera existe ya en el organigrama de la compañía". Asimismo, señala que "la asignación de la FUP es general y existe la posibilidad de aplicarse, pero no se hace en España. Además, no existen planes en este sentido".

Sin embargo, no sería la primera vez en la que el ex monopolio desmiente una información que con el paso del tiempo se confirma de forma oficial. Ya sucedió con la compra de la red social Tuenti por parte de Telefónica. En mayo de 2010 anunciábamos que Telefónica estaba dispuesta a comprar Tuenti, información que rápidamente desmentía el operador categóricamente. Meses más tarde, agosto de 2010, la información se tornaba realidad con la compra de la red social por parte de la compañía presidida por Alierta.

No obstante, lo que Telefónica no ha desmentido ha sido la existencia esta política de uso razonable FUP. Unicamente se ha limitado a afirmar que por ahora no lo están utilizando. Las herramientas para limitar el tráfico en sus conexiones están ahí y no tiene sentido su existencia sin una potencial aplicación. Seguiremos informando de esta polémica puntualmente, aunque cada vez cuesta más creer que la tarifa plana en banda ancha fija sea el modelo elegido por esta compañía de cara al futuro.

¿Filtrado de conexiones?

Por último y para no dejar nada en el tintero, Telefónica ha hablado de respetar el tráfico ilimitado en las conexiones de ADSL, sin embargo la política de uso razonable es otra cosa. Consiste en ralentizar la velocidad en momentos puntuales y esto es precisamente lo que la operadora podría estar haciendo. La realidad es que hemos hecho un pedido de VDSL, aparecía en la página web el FUP y en los foros oficiales de la compañía uno de sus moderadores reconocía que se estaba aplicando de forma general. El tiempo dirá si Telefónica opta por respetar las conexiones de ADSL tal y como las conocemos o el aumento de tráfico de datos provoca cambios en el servicio.