La cruzada de Anonymous contra la Ley Sinde continúa y anuncia nuevas protestas

A pesar de haber sido aprobada por el Congreso de forma definitiva, la comunidad internauta y el grupo Anonymous se resisten a permanecer callados ante la llegada de la censura a la Red. El grupo ha convocado nuevos actos de protesta por la Ley Sinde para el próximo 4 de marzo.

Continúa la lucha de Anonymous contra la polémica Ley Sinde más allá de las protestas en Internet. Si en un primer momento las acciones se centraban en los ataques masivos de denegación de servicio (DDoS) para tumbar webs como la del Ministerio de Cultura o las de los partidos políticos a favor de la norma antidescargas, los usuarios también están dispuestos a salir a la calle para continuar manifestando su opinión.

Por ahora el acto de protesta organizado por Anonymous en España que congregó a un mayor número de asistentes tuvo lugar el pasado 13 de febrero en Madrid, coincidiendo con la Ceremonia de Entrega de los Premios Goya del cine español. La ministra de Cultura y gran impulsora de la ley para cerrar páginas web que son legales según numerosas sentencias judiciales, Angeles González-Sinde, recibió una sonora pitada a su llegada al acto.

Ahora, la plataforma ha anunciado que el próximo día en el que volverá a salir a la calle será el 4 de marzo a las 6 de la tarde. "La Ley Sinde será la semilla de la censura en Internet. Porque no dejaremos que aprueben en nuestra cara la quema de libros de la era digital. No nos oyeron, hicieron caso omiso al pueblo soberano", se puede leer en uno de los blogs que anuncia la convocatoria.

Por ahora, las protestas se han organizado en Madrid (frente a la sede del PSOE en la Calle Ferraz) y Barcelona (ante la sede del PSC-PSOE en Carrer Anselm Calvé). Asimismo, se están intentando organizar en más ciudades de la geografía española como Valencia, Albacete, Granada, Cádiz o Zaragoza.

Además de las protestas de Anonymous, la Ley Sinde ha servido para promover otras iniciativas ciudadanas como No les votes, que pide que se recuerde la actuación de PSOE, PP y CiU ante las próximas elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo y se les niegue el voto a estos partidos, a los que se califica de corruptos.