Windows : Microsoft asegura que el futuro de Windows pasa por las tabletas y los móviles

La recién clausurada Feria de la Electrónica de Consumo (CES en sus siglas en inglés) de Las Vegas nos deja los trazos de las estrategias de las grandes compañías tecnológicas para el futuro a medio plazo. Desde Microsoft se ha confirmado el futuro de su sistema operativo Windows, que pasará por la adaptación a tabletas y smartphones.

El director ejecutivo de la compañía de Redmond, Steve Ballmer, confirmó la entrada de lleno de Microsoft en el mercado de los tablets y los teléfonos móviles, tal y como están haciendo sus grandes rivales como Apple y Google. Estos ya han tomado ventaja en el sector al responsable de Windows, pero Ballmer considera que no es demasiado tarde aún para subirse a un carro que parece liderar el futuro de los nuevos dispositivos.

Ballmer aseguró que gracias a los nuevos procesadores diminutos de máxima potencia y mínimo consumo, denominados "System on a Chip" (SoC) podrán condensar la esencia de su exitoso sistema operativo en pequeños chips para conseguir que "Windows esté disponible en cualquier plataforma existente". Esto es un paso adelante por parte de la compañía estadounidense, ya que hasta ahora, Windows sólo funcionaba adecuadamente en procesadores de arquitectura x86 como los fabricados por Intel y AMD. De este modo, también podrá ser utilizado en los chips de NVIDIA, Qualcomm y Texas Instruments con que se equipan las últimas tabletas y smartphones.

En su conferencia, Ballmer evitó hablar del futuro Windows 8 que podría llegar el próximo año y que, tal y como os anunciamos, exigirá el doble de recursos de hardware que su predecesor, el exitoso Windows 7. Tras conocerse este último detalle las críticas por parte de los usuarios no se han hecho esperar, ya que un gran número de ellos se vería obligado a cambiar de ordenador para poder mover el nuevo sistema operativo de Microsoft.

Por otro lado, Steve Ballmer se refirió a las elevadas cifras de ventas de su videoconsola Xbox 360, la más vendida en todo el mundo en la segunda mitad de 2010. Esto se ha debido, sin duda, al lanzamiento de la última e innovadora apuesta de la compañía en el sector del entretenimiento doméstico: Kinect. El periférico que permite al jugador disfrutar sin mandos de la consola de Microsoft ha superado las previsiones de Microsoft, con 8 millones de ventas en apenas dos meses.