Las Juventudes del PSOE restan importancia a las presiones de EEUU para aprobar la Ley Sinde

Las Juventudes del Partido Socialista han sido las últimas en restar importancia a los cables revelados por WikiLeaks. Al igual que ha sucedido desde el Gobierno desde que se conocieron las presiones ejercidas por Estados Unidos para sacar adelante la ley antidescargas, desde las Juventudes se ha asegurado que estas revelaciones "no son un fiel reflejo de la realidad".

Según publica Portaltic.es, el secretario general de Juventudes Socialistas de España (JSE) y eurodiputado, Sergio Gutiérrez, afirmó que los cables "tienen alto interés periodístico pero no sé si alto interés ciudadano" ya que, en su opinión, "son interpretaciones de terceros". Sus declaraciones siguen la línea de lo mostrado hasta ahora por el Gobierno, donde el mutismo sobre lo revelado por la web de Julian Assange es máximo.

La industria cultural debe poner de su parte

Por otro lado, Gutiérrez quiso hacer un llamamiento a la industria cultural para que también pongan de su parte en el controvertido aspecto de las descargas, dado que "no todo se resuelve con una ley". "Tienen que hacer sus deberes para la necesaria adaptación de su negocio a las nuevas tecnologías", apuntó en manifestaciones que en este caso sí disienten del discurso dado desde su partido, en el que apenas ha habido posturas en este sentido.

El sector cultural español necesita "un cambio radical en su forma de vender y de presentar sus productos" porque "no todo se resuelve con la ley", explicó Gutiérrez. Asimismo, defendió la propuesta del Gobierno a pesar del rechazo en el Congreso, puesto que es "garantista y equilibrada", por lo que hizo un llamamiento al resto de partidos políticos para tomar "posiciones constructivas en lugar de votar no por sumarse a la ola del momento".

El secretario de las JSE también tuvo tiempo para arremeter contra la "hipocresía política" mostrada por el Partido Popular, quien no se sumó a la postura del Gobierno pero que en el Parlamento Europeo apoyó con sus votos el conocido Informe Gallo, que pretende extender a todos los países de la Unión el modelo de desconexiones a los usuarios que descarguen material protegido con derechos de autor.