El Gobierno pidió a EEUU que presionase a PP, CiU y PNV para que apoyasen la Ley Sinde

Una ley a base de presiones. En esto parece haberse convertido la Ley Sinde desde su nacimiento, según se ha podido evidenciar gracias a la labor informativa de WikiLeaks. En los documentos filtrados del Departamento de Estado de Estados Unidos no sólo se puede ver cómo el país norteamericano influyó en el Gobierno para sacar adelante esta ley, sino que el propio Ejecutivo de Zapatero pidió a EEUU que interfiriese para suavizar las posturas de PP, CiU y PNV.

Mucho se ha hablado de las presiones de Estados Unidos hacia el Gobierno para que aprobase una ley en nuestro país que persiguiese la llamada "piratería" mediante el cierre de páginas web con enlaces. No obstante, tal y como publica El País, entre los cables filtrados por WikiLeaks también se ha podido comprobar que el Gobierno español interactuó con el estadounidense para que éste presionase al resto de la clase política española con el fin de apoyar la legislación que hoy se está a punto de aprobar.

Según los últimos cables publicados por el diario español, podemos ver cómo el actual ministro de Industria, Miguel Sebastián, mostraba su preocupación por el hecho de que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ya que "había estado organizando reuniones con internautas". El cable afirma que Sebastián "dijo que sería de mucha ayuda que el embajador pudiera animar a la presidenta regional a que parase. El embajador aceptó sacar el tema cuando se encuentre con la presidenta regional".

El PP se muestra de acuerdo con la posibilidad de cerrar webs

Asimismo, aparece la figura de la Coalición de Creadores, el grupo de presión de la industria cultural, y su presidente, Aldo Olcese. Este grupo se habría reunido con el número dos de la Oficina de Comercio de Estados Unidos, Christopher Wilson, con representantes del Gobierno, el PP y la industria cultural. "Miembros de la Coalición urgieron a Wilson y a la embajada a que recordaran a los diputados del PP su interés ideológico en la protección de la propiedad privada y su fuerte vínculo con Estados Unidos", señalan las filtraciones.

Por otro lado, Wilson se cita con el secretario de Economía del PP, Alvaro Nadal, quien se mostró de acuerdo con el fondo de la ley. Nadal dijo que "el PP no está lejos del Gobierno en las medidas contra el cierre de páginas web recogidas en el borrador de la Ley de Economía Sostenible. El PP apoya una fuerte protección de la propiedad intelectual y está de acuerdo en que se debe hacer algo sobre las webs piratas (…) pero quiere un proceso 100% judicial (…). La objeción del PP es puramente legal y esta es la única área de desacuerdo con la propuesta"

Wilson también se reunió con el ex secretario de Estado Francisco Ros y con el director general de Política Cultural, Guillermo Corral. Ambos le piden insisten en que medie "no sólo con el PP, sino también con dos partidos más pequeños cuyos votos podrían afectar al resultado". Los cables revelan igualmente la insistencia desde Promusicae (asociación que reúne a la industria musical en nuestro país) para que Estados Unidos sitúe a España en la lista negra de países más piratas.