La industria musical aboga por multar a los internautas que descargan canciones

La industria musical aboga por multar a los internautas que descargan canciones

Redacción

Acabar con las descargas de archivos a través de P2P es el gran objetivo de la industria musical. Para ello y a lo largo y ancho del planeta han proclamado que se debería multar con dureza a los usuarios que lo hagan. Sin embargo, el último caso resuelto en Alemania se aleja de estas severas sanciones: 30 euros por bajar dos canciones.

El discurso de la industria musical y las entidades gestoras de derechos de autor en el que se afirma que la descarga de canciones es un robo y que habría que multar con dureza a los usuarios que lo hagan vuelve a estar de moda. Los antecedentes demuestran que en ocasiones se han impuesto elevadas cantidades económicas. Tal es el caso de una mujer que el pasado año fue sancionada en Estados Unidos a pagar 1,4 millones de euros por haber descargado 24 canciones en redes P2P.

Reducida multa en el caso de un joven alemán

No obstante, la industria no siempre gana y la sentencia que conocemos a través de Torrentfreak.com publicada en Alemania puede sentar sobre la mesa un precedente muy alejado de estas cantidades. Después de cinco años de juicios y apelaciones interpuestas por las discográficas que pedían 600 euros de sanción para un adolescente que había descargado 2 canciones, el tribunal ha minimizado de forma notable la sanción al condenar al joven a pagar 30 euros de multa.

El tribunal ha considerado varios factores para ignorar las pretensiones de las discográficas. Entre ellos la antigüedad de las canciones descargadas ("Angel" de Rammstein y "Roll Over not" de Marius Müller-Westernhagen), que no tienen una fuerte demanda por este motivo por que no es tan grave su descarga. Además, al haberlos compartido por poco tiempo la corte ha deducido que habrían tenido una difusión mínima.

De este modo, el juez del tribunal de Hamburgo ha sentado un precedente importante en este sentido, al limitar las cantidades que pueden exigir las compañías muy lejos de sus intenciones, aunque no deja de declarar ilegal el compartir archivos protegidos con derechos de autor en la Red.

En Francia pidieron 3.000 euros de multa

Otro país donde se ha querido potenciar las sanciones a los usuarios de redes P2P como BitTorrent ha sido Francia. Allí también se pidieron fuertes sanciones (aunque no tanto como en el citado caso que se dio en Estados Unidos). En concreto se llegaron a pedir hasta 3.000 euros de sanción por la descarga de material con copyright.

Por el momento, en el caso de España no ha habido sanciones de este tipo, sino que el objetivo se ha centrado sobre las páginas con enlaces a archivos que circulan en redes P2P y la Ley Sinde atenderá a esta petición a pesar de las numerosas sentencias judiciales. Eso sí, si este método no funciona el lobby de la cultura, la Coalición de Creadores, ya ha pedido que se persiga a los usuarios y se les desconecte si la ley no da los frutos esperados.