La Comisión Europea declara ilegal el canon de los operadores para financiar RTVE

Bruselas da la espalda a Radio Televisión Española (RTVE) en la introducción del canon a los operadores de telecomunicaciones para su financiación y compensar así la falta de publicidad en el ente público. La Comisión Europeo ha declarado ilegal dicha tasa y podría llegar a emprender acciones legales si no se acata la decisión.

Salvo decisión de última hora, la Comisión Europea solicitará a España que modifique el canon televisivo al ser considerado ilegal. La petición se realizará a través de un dictamen motivado, segunda fase de un procedimiento de infracción, según informa Levante-EMV. Si España no atiende a la solicitud de modificación de su legislación en 2 meses, el órgano europeo podría llevar el caso ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo.

El proceso se confirma después de que en marzo la comisaria de Telecomunicaciones, Neelie Kroes, avisase de que el canon podía "ser incompatible con las normas de la Unión Europea al afectar indebidamente a los operadores de telecomunicaciones, pudiendo limitar sus inversiones en nuevas redes y servicios avanzados y penalizando en definitiva a sus clientes".

Ahora le toca mover ficha al Gobierno, que pretendía introducir el primer pago del canon este mismo mes de octubre, aquel que corresponde al último cuatrimestre de 2009 así como todos los pagos correspondiente al presente 2010. La ley establece que el ente público radiotelevisivo ha de ser financiado mediante un porcentaje sobre el rendimiento del impuesto sobre reserva de dominio público radioeléctrico y con tasas a los canales privados en abierto (el 3% de sus ingresos brutos), de pago (el 1,5% de sus ingresos brutos) y a empresas de telecomunicación (el 0,9% de sus ingresos).

La Asociación de Operadores de Telecomunicaciones celebró la postura de la Bruselas. Los operadores siempre han mantenido que la tasa es injusta y que además "probablemente frenaría la inversión y la innovación" en el ámbito de las telecomunicaciones.

Sin duda, esta decisión es un palo grande para el Gobierno, que tras haber formalizado el plan ve cómo puede generar un nuevo conflicto con difícil resolución más allá de recular y agachar la cabeza. Por otra parte, el Ejecutivo español no está solo en este sentido ya que la decisión de la Comisión comunitaria también afecta a Francia, donde el modelo implantado por su presidente Nicolas Sarkozy para la financiación de la televisión bebe directamente del español.