La industria musical demanda a un operador por no desconectar a los usuarios P2P

Los operadores que se niegan a desconectar a los usuarios que utilizan aplicaciones P2P en Irlanda están en el punto de mira. De este modo, la industria musical del país irlandés ha llevado a los tribunales a UPC, proveedora de Internet que, a diferencia de Eircom, se ha negado a implantar el sistema de los tres avisos para cortar las conexiones de sus clientes por compartir archivos.

Nuevo episodio de la guerra contra el P2P en Irlanda. El proveedor UPC, tercero del país con el 15% de la cuota de mercado y 150.000 clientes, ha visto cómo era llevado ante los tribunales por cinco multinacionales de la música por no desconectar a los usuarios que descarguen su música "ilegalmente" ni bloquear el acceso a sitios web con enlaces.

Las compañías argumentan que el fracaso de UPC infringe sus derechos de autor e inclumple la legislación irlandesa y europea. El abogado de los demandantes, Michael McDowell, aseguró que el operador colabora con las descargas al no prevenir. Además, afirmó que UPC había escrito a sus clientes pidiéndoles el cese de acciones legales ya que "ellos no tienen por qué entrar en lo que hacen sus usuarios".

Por otro lado, otro representante de las compañías musicales ha asegurado que cuentan con expertos que en un mero análisis hecho en 48 horas encontraron alrededor de 37.500 infracciones de copyright al mes entre los clientes de UPC.

La actitud de UPC contrasta con la de Eircom, primer operador del país, que ya ha empezado a aplicar el sistema de los tres avisos y que desconectará a los usuarios que insistan en descargar archivos a través de programas como eMule o Ares. El segundo proveedor en Irlanda, Vodafone, podría seguir los pasos de Eircom y subirse al carro de las desconexiones.