Un nuevo estudio sitúa a España como 45 del mundo en ADSL

Un nuevo estudio sitúa a España como 45 del mundo en ADSL

Redacción

Si hace apenas unos días el ministro de Industria, Miguel Sebastián, se vanagloriaba del desarrollo de la banda ancha en nuestro país, otros datos apuntan a que todavía hay mucho por mejorar, especialmente en velocidad y precio. Según un estudio realizado por la empresa OOkla, España se encuentra en una mediocre 45 posición de un ranking que mide la velocidad de conexión de 154 países.

La clasificación fue creada por OOkla a partir del test de velocidad Speedtest.net y desde 2007 la empresa asegura que ha realizado alrededor de 1.500 millones de pruebas de velocidad entre usuarios de todo el mundo. La media de velocidad que consigue nuestro país no está más en la línea de países como Ghana o Georgia -teóricamente menos desarrollados que España- que en la de otros países supuestamente de nuestro mismo nivel económico.

La velocidad media alcanzada por los usuarios españoles, según el test de velocidad, es de 5,80 Mbps, cifra muy lejana a los 34,14 Mbps que alcanza el líder del ranking, Corea del Sur. Por detrás de los asiáticos estarían Letonia (24,29 Mbps), Moldavia (21,37 Mbps), otro asiático como Japón (20,29 Mbps), Suecia (19,78 Mbps) y Rumanía (18,56 Mbps). Tampoco hay ninguna ciudad entre las 30 más rápidas de la clasificación, donde destacan Seúl, Riga y Hamburgo.

Las conexiones españolas, entre las más lentas y caras de Europa

Pero si bien la velocidad es lenta, lo más doloroso para nuestros bolsillos es el precio de las conexiones. España es uno de los países más caros en comparación con otros europeos. Mientras en nuestro país los operadores ofrecen conexiones de 6 Mbps por más de 50 euros, en países como Portugal podemos encontrar conexiones de fibra de 50 Mbps y 3 Mbps por casi el mismo precio.

Otros países como Italia subvencionan las conexiones de sus ciudadanos con 50 euros y, además, planean desplegar fibra para la mitad de los hogares del país en 2015. Sólo escasas excepciones en Europa están por detrás de España, como podría ser el caso de Irlanda o Grecia. Suecia u Holanda parecen inalcanzables a día de hoy.