SGAE: De momento, no denunciaremos por intercambiar canciones

SGAE: De momento, no denunciaremos por intercambiar canciones

Javier Sanz

Ava nos cuenta: » Podemos leer en la web de Telecinco una entrevista con Pedro Farré López director del gabinete de relaciones institucionales de la Sociedad General de Autores y Editores en donde afirma que NO quieren un canon para el ADSL y tampoco van a denunciar DE MOMENTO a los internautas que se bajen o intercambien canciones a través de redes peer to peer (emule, kazaa…) a continuación podéis leer la entrevista:

¿Qué opina del Plan Antipiratería que ha presentado el Gobierno?

Nosotros lo calificamos como un plan muy ambicioso, un plan que contempla medidas para combatir no sólo la piratería física, la del top manta, sino también la piratería digital, la que está destruyendo al sector también en el seno de las redes digitales, de Internet.

Desde la SGAE, ¿qué hubieran añadido o quitado a ese plan?

A nosotros nos parece un plan muy completo. En el plano de la piratería física contempla la aplicación rigurosa de la legislación vigente a través de los jueces y de las fuerzas policiales para acabar con esas mafias que operan en las calles. Y en segundo lugar, porque contempla medidas muy significativas para combatir la piratería en el plano digital.

AITEC, la asociación que agrupa a las empresas de tecnologías de la información, ha criticado el plan porque en él se hace responsable a los operadores de lo que circula por sus redes. ¿Qué opina de esta crítica?

Eso no es así. Nosotros lo que creemos es que un cierto grado de responsabilidad tienen que tener los intermediarios de la Sociedad de la Información del mismo modo que, en el mundo físico, un quiosquero es responsable cuando vende una revista que en la que se contienen fotografías de pornografía infantil, por ejemplo. No sólo es responsable el autor de la fotografía o quien editó la revista, sino también el propio quiosquero.

Nosotros entendemos que, en el mundo de Internet, los intermediarios también deben tener algún grado de responsabilidad. Desde luego, no queremos que se erijan en la policía de Internet. Pero algún cierto grado de responsabilidad, de control, sí que deben ejercer sobre los contenidos que se divulgan en las redes digitales.

¿Tiene intención la SGAE de denunciar a usuarios particulares que intercambian canciones por Internet como ya han hecho en otros países discográficas y sociedades de gestión?

No, no tenemos esa intención. Nosotros creemos que estamos en una fase distinta a la de los alemanes, norteamericanos o japoneses. Por cierto, en Japón una sentencia acaba de condenar también no a usuarios, que ya existían anteriormente, sino que se acaba de condenar a un intermediario de la Sociedad de la Información, a una teleco, por permitir los programas “Peer to peer», por no evitar que se intercambiaran archivos en sus servidores. Pero aquí estamos en una fase distinta. En España, tenemos niveles de piratería física que han superado por momentos el 30% del mercado, todavía se nos discute lo que en otros países está absolutamente aceptado desde hace tiempo, que los derechos de autor son esenciales para el propio progreso cultural.

Cuando eso sucede en España, nosotros no podemos empezar a demandar aquí, ahora, aunque haya base legal para hacerlo, a esos usuarios que son además en su mayoría jóvenes. Y que se intercambian ficheros en Internet en ese gran zoco para el trueque global que son esos “peer to peer” sin conocer muchas veces que eso es ilegal, que uno no puede poner a disposición del público, a disposición de una pluralidad de individuos que uno no conoce, obras que no son suyas. Que eso es ilegal y que es, con arreglo a la legislación vigente, incluso un delito, según nuestra interpretación. Sin embargo, nosotros no vamos a demandar, como decía, de momento, a esos usuarios porque creemos que hay todavía un espacio para convencerles de que efectivamente eso es primero ilegal y segundo injusto.

Recientemente el presidente de EGEDA, otra entidad de gestión de derechos como la SGAE, pedía que se aplicase mano dura contra la piratería y que se aplicase la misma pena que condena el robo de un banco a la descarga de canciones de Internet. ¿Cree que hay que llegar a ese extremo?

No, yo creo que hay que distinguir entre descargarse un fichero y poner a disposición del público ficheros. Hoy en España no se castiga ni penal ni civil ni administrativamente al que compra un CD pirata en la calle. Del mismo modo, no podemos castigar a quien hace un doble clic en un fichero MP3 aunque éste sea ilegal. Yo creo que lo que hay que perseguir es, por una parte, a quienes distribuyan CDs piratas en la calle y, por otra, a quienes ponen a disposición del público sin autorización obras protegidas por propiedad intelectual.

Pero en muchos programas de intercambio “peer to peer” desde el mismo momento en el que el usuario comienza a descargase un fichero ya lo está poniendo a disposición de otros internautas. Es decir, cuando haces doble clic en la canción te vuelves autor de esa infracción que según usted se produce al poner obras protegidas a disposición de otros usuarios.

Pues en los “peer to peer” en los que suceda eso, si de verdad desde un punto de vista jurídico el usuario es oferente de ficheros, se estaría cometiendo un acto ilegal.

La gran mayoría de los programas de intercambio de ficheros que se usan en España, como Emule, es de esta clase.

Pues eso es ilegal.

¿Y es tan grave como robar un banco?

No, yo creo que tampoco hay que ir a esos extremos. Yo creo que es un acto ilegal, que es un fraude que causa daños, pero no hay que compararlo con otros delitos. Cada ilícito tiene su propia tipología, su propia gravedad y su propio reproche social, moral y legal.

¿La SGAE ha pedido un canon al ADSL?

No, nunca lo hemos pedido y nos sorprende que nos hayan atribuido esa demanda. No, nosotros lo que pedimos solamente son dos cosas. Primero, que se respeten los derechos de autor en cualquier ámbito, que se erradique la piratería tanto física como digital. Y creemos que los poderes públicos tienen esa obligación constitucionalmente establecida. Y en segundo lugar, lo que pedimos es que no se discuta todos los días sobre el canon de copia privada cuando ésta es una medida prevista por la legislación de todos los países de nuestro entorno desde hace más de 30 años.

Pero cuando se grababa en cintas o en vídeos domésticos sí que era cierto que la mayor parte de las copias se destinaban a duplicar obras protegidas. Sin embargo, el CD virgen se utiliza para muchas más cosas, no sólo para duplicar discos musicales. ¿No cree que eso debería cambiar la manera de interpretar la compensación por copia privada?

Los informes realizados por empresas independientes que la SGAE presentó ante los tribunales de justicia en todas las ocasiones en las que éstos han estudiado el tema del canon de copia privada decían que el 80% de los soportes vírgenes se emplean hoy en España para almacenar obras protegidas por propiedad intelectual, el 80%.

Claro, nosotros creemos que en la medida que esos informes se vayan desvirtuando pues tendremos que cambiar nuestra opinión, y también los jueces. Pero lo cierto es que hoy no ha habido ni un solo informe aportado que contradiga aquellos informes que nosotros presentamos ante los jueces. Y de ahí que todas las sentencias, y son más de seis, incluida la del Tribunal de Defensa de la Competencia, nos hayan dado hasta ahora la razón en este tema.

¿Cuánto recaudaron el año pasado por el canon del CD?

La cifra concreta no la sé, pero sí le puedo decir que superó el 8% del total recaudado (300 millones de euros). En torno al 8% de lo que ingresa la SGAE se debió a la renumeración compensatoria por copia privada.

¿Qué opina de la decisión del Partido Popular de presentar una reforma de la ley para eliminar el canon del CD?

Pues sólo lo podemos calificar como descabellado. No sé de dónde se lo han sacado, pero verdaderamente es una iniciativa que no se corresponde con el discurrir de las cosas en otros países europeos donde no sólo se está consolidando el canon de los CDs vírgenes sino que además se está extendiendo hacia otros dispositivos. Por ejemplo, recientemente en Alemania los discos duros de los ordenadores también tienen que pagar ese canon compensatorio. El futuro en Europa no es suprimir ese canon compensatorio por copia privada sino reconocer que si existe la legitimidad de hacer copias en el ámbito doméstico a cambio es de justicia pagar una compensación.

¿Se plantea la SGAE pedir un canon al disco duro como en Alemania?

No, tampoco. Nosotros queremos que se consolide lo que ahora tenemos y de momento no nos planteamos extenderlo a otros soportes o dispositivos. No nos lo hemos planteado.

En los últimos cinco años, los ingresos por conciertos que recauda la SGAE se han duplicado. ¿Cree que esto es una consecuencia beneficiosa de la piratería? ¿Cree que el hecho de que hoy se consuma más música grabada que nunca –original o pirata– ha provocado que aumente la demanda de música en directo?

No, nosotros no hacemos esa interpretación. Nosotros lo que creemos es que en la vida está cada vez más presente la música. La música es cada vez más significativa en la vida de las personas. La música es cada vez más importante. Ello ha traído consigo que, por ejemplo, haya cada vez más revistas que se dedican a la música en los kioscos. O que cada vez haya más conciertos. Cada vez la gente consume más música.

Pero esto que dice contradice estas teorías que aseguran que la música está en crisis o que la piratería va a acabar con la música, algo que han dicho en numerosas ocasiones tanto la SGAE como las discográficas españolas. ¿Cómo es posible que la música se esté muriendo cuando cada vez está más presente en la vida de las personas y genera más ingresos?

Nosotros nunca hemos dicho que la música se esté muriendo, al contrario. Nosotros lo que decimos es que el sector musical está viviendo un momento de gravedad, un momento de crisis, pero nosotros siempre hemos afirmado que estamos muy esperanzados con el futuro, muy optimistas. Por varias razones: porque tenemos el convencimiento de que cada vez más la gente respetará los derechos de autor, porque también estamos convencidos de que los poderes públicos van a poner cada vez más armas en la erradicación de la piratería y también porque estamos convencidos de que la música cada vez significará más, sobre todo cuando va en formato digital, en la vida de las personas. Internet lo que hace es que la distribución de la música se pueda realizar sin trabas, sin límites de espacio ni de tiempo. Y eso a nosotros, a los miembros de la SGAE, a todo el sector audiovisual, sólo nos puede reportar beneficios y ventajas.

¿Qué opina de las licencias Creative Commons?

Pues verdaderamente nos parece bien. Si los creadores, si los autores, deciden que quieren regalar su esfuerzo, su trabajo, sus obras, nosotros no tenemos nada que oponer a eso. Ahora bien, nosotros lo que pedimos es que se respete también a esos autores, que hoy son la inmensa mayoría, que creen que deben recibir una remuneración por el talento y el esfuerzo que han depositado en una creación intelectual.

Pero una licencia Creative Commons no implica regalar todo tu esfuerzo. Son un tipo de licencias que establecen una gama de grises desde el gratis total al todos los derechos reservados. ¿Puede un autor en España regalar sus canciones en Internet a su público pero cobrar a las radios que hagan un uso comercial de su obra o a las películas que utilicen su música?

Lo que puede haber es distintas entidades y una puede ser Creative Commons si algún día se consolida y que esa entidad tenga sus reglas y que éstas sean distintas de las que tiene la SGAE. Supongo que ese proyecto de consolidarse en el mundo pues tendrá unos socios y nosotros tendremos otros. Y cada unos con unas condiciones. Y creo que todas son respetables.

Es decir, que si un artista decide regalar su música en Internet pero cobrar otros usos necesitaría una entidad de gestión que no va a ser la SGAE

Claro. Pero también hay que entender que es perfectamente respetable el que uno quiera cobrar, decidir cuándo cómo y a cambio de qué se puede distribuir sus obras. Porque al final en la obra uno deposita un esfuerzo. Y la forma de cobrar ese esfuerzo son los derechos de autor. Tiene que ser cada creador el que decida en qué condiciones se puede distribuir esta obra.

¿Qué opina del modelo de negocio que hoy siguen algunos autores de regalar su música grabada por Internet para generar así más conciertos? ¿Vamos hacia un modelo en el que la música grabada será gratis ya que su precio, con la distribución digital, hace que sea muy barato regalarla o cree que en el futuro la música grabada seguirá siendo igual de cara que con el CD?

Vamos a un modelo abierto en cuanto a las modalidades de distribución. Caben esas que está usted apuntando. Pero vamos también hacia un modelo en el que tecnológica y jurídicamente los derechos de autor sean plenamente respetados en Internet.

¿Qué opina del reciente comunicado que presentaron distintas asociación de consumidores y empresas sobre el canon digital?

Ese manifiesto sobre el canon del CD no dice nada.

Pero esas mismas asociaciones ya han manifestado en distintos comunicados su oposición sobre el canon del CD.

Sí, pero se ponen la venda antes de la herida y hablan de ese canon que creen que el gobierno quiere poner a las líneas ADSL del que yo no he oído hablar nunca, esta entidad nunca ha dicho que quiera que ese canon se establezca en las líneas ADSL. A mí lo que me sorprende muy negativamente de ese manifiesto es la percepción que tienen de las cosas.

En ese manifiesto se hace una afirmación que a mí me pone los pelos de punta que es que los órganos vitales de la Sociedad de la información son las redes, lo satélites, los dispositivos en los cuales uno disfruta de información. No, no. Esa percepción es radicalmente errónea. La base de la sociedad de la información y el conocimiento son los mensajes que circulan por las redes. Sin mensajes, todo lo demás no es necesario, no sirve para nada. Luego donde hay que poner el acento es en los contenidos, en que haya contenidos atractivos para que la gente siga disfrutando de ese gran avance que es Internet.

¿Un canon al ADSL sería considerar el intercambio de canciones por Internet como copia privada? Si se cobrase ese canon, ¿supondría legalizar esas redes?

Ciertamente. El “peer to peer” no es copia privada y por lo tanto ahí no hay ni que hablar de la renumeración compensatoria. Efectivamente. Esa interpretación es la que nosotros hacemos.