Bruselas responde al Gobierno con informes sobre banda ancha

Bruselas responde al Gobierno con informes sobre banda ancha

Javier Sanz

Francisco Ros, secretario de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información afirmó ayer en el Foro Sociedad en Red que es «absolutamente falso que la banda ancha española sea un 20 por ciento más cara que en Europa«. Hoy La Comisión Europea ha replicado al Gobierno que los datos que indican que los consumidores españoles pagan un 20% más por la banda ancha que la media de la UE proceden de Telefónica y coinciden con estimaciones similares realizadas por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, la OCDE, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) y consultoras privadas.

«La comisaria Neelie Kroes se quedó sorprendida por la afirmación realizada por el secretario de Estado de Telecomunicaciones«, dijo su portavoz, Jonathan Todd, en rueda de prensa.

Según publica El Mundo, Telefónica presentó a la Comisión una serie de argumentos para explicar por qué los consumidores españoles pagan un 20% más que la media europea por la banda ancha, pero el Ejecutivo comunitario los consideró «inaceptables». La Comisión concluyó que el motivo de este alto precio era que el operador cobraba a sus rivales precios excesivos por el alquiler de su infraestructura de red y les dejaba un margen insuficiente de beneficios, según recordó el portavoz.

Todd insistió en que las cifras proporcionadas por Telefónica «están respaldadas» por la CMT, que a su vez «determinó que los precios de la banda ancha española estaban un 25% por encima de la media europea» y por ello decidió en diciembre de 2006 obligar al operador español a reducir sus precios mayoristas.

El Ejecutivo comunitario afirmó que los datos de la OCDE, de la OCU y de consultoras privadas como Forrester o Teligen respaldan también que «los consumidores españoles pagan un precio demasiado alto por la banda ancha». Además el portavoz recordó además que la penetración de la banda ancha en España es un 20% inferior a la media de la UE-25 y que el crecimiento en el uso de esta tecnología es un 30% inferior a la media de la UE-15. «Puedo confirmar que la comisaria Kroes no se inventó las cifras», concluyó Todd.